2015
El ejemplo de obediencia del Salvador
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

El ejemplo de obediencia del Salvador

Su ejemplo establece el modelo que todos nosotros debemos seguir.

Jesus Christ. Portraits

“De todas las lecciones que aprendemos de la vida del Salvador, ninguna es más clara y poderosa que la lección de la obediencia”, enseñó el élder Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles, en la Conferencia General de abril de 2014. El ejemplo del Salvador nos enseña no sólo por qué es importante obedecer al Padre Celestial, sino también cómo podemos ser obedientes. A medida que repases los siguientes ejemplos de Su ministerio, piensa en cómo podrían establecer un camino que puedes seguir en la vida.

The Baptism of Christ

1. Aunque Jesús no cometió pecados, se sometió al bautismo “para cumplir con toda justicia” (Mateo 3:13–17; véanse también 2 Nefi 31:4–7; Juan 3:5).

Boy Jesus in the Temple

2. A la edad de 12 años, cuando José y María encontraron a Jesús enseñando en el templo, Él “estaba sujeto a ellos” y regresó obedientemente a su casa con ellos (véase Lucas 2:42–51).

3. Aunque preguntó si la copa podía pasar de Él, se sometió al sufrimiento en el jardín de Getsemaní (véanse Mateo 26:36–44; Lucas 22:39–54).

4. Guardó el día de reposo y asistió a los servicios en la sinagoga (véase Lucas 4:16–44).

5. Jesús se sometió a ser juzgado por los hombres para que la obra y la gloria del Padre se llevaran a cabo (véanse Isaías 53:7; Mateo 26:53; Moisés 1:39).

6. Para finalizar Su obra, permitió que hombres inicuos lo crucificaran (véanse Mateo 27:35; Juan 10:17–18; Gálatas 1:3–5).

Christ in the midst

7. Siempre obediente a Su Padre, Jesús fue al mundo de los espíritus y allí organizó la obra misional (véase 1 Pedro 3:18–20; 4:6).

Get Thee Hence Satan

8. Jesús fue tentado por Satanás, pero no cedió a la tentación (véanse Mateo 4:1–11; D. y C. 20:22).

Joseph Smith's First Vision

9. Él continúa haciendo la voluntad del Padre y dirige la Iglesia (véanse José Smith—Historia 1:16–17; D. y C. 19:2, 24).