2015
Cómo ser sabio
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Cómo ser sabio

De un discurso pronunciado en una ceremonia de graduación de la Universidad Brigham Young – Idaho, el 10 de abril de 2009.

Ante la avalancha de información en la actualidad, necesitamos urgentemente sabiduría: la sabiduría para catalogar y discernir la manera de aplicar lo que estamos aprendiendo.

Recordemos:

  1. Debemos buscar sabiduría.

  2. La sabiduría tiene varias dimensiones y viene en diversos tamaños y colores.

  3. La sabiduría que se adquiere a temprana edad produce enormes bendiciones.

  4. La sabiduría que se adquiere en un tema tal vez no se pueda trasladar a otro.

  5. La sabiduría del mundo es muy útil en muchos casos, pero lo es más cuando se inclina ante la sabiduría de Dios.

Las Escrituras describen dos clases de sabiduría: la sabiduría del mundo y la sabiduría de Dios. La sabiduría del mundo tiene un elemento positivo así como uno negativo. En su peor aspecto, se la podría describir como una verdad parcial, mezclada con inteligencia y manipulación con el fin de lograr propósitos egoístas o malos.

Hay otro tipo de sabiduría del mundo que no es tan perversa; de hecho, es muy positiva. Esta sabiduría se adquiere en forma deliberada mediante el estudio, la reflexión, la observación y el esfuerzo diligente. Es muy valiosa y útil en las cosas que llevamos a cabo. Las personas buenas y honradas la adquirimos durante la experiencia de la vida mortal.

Lo que es más importante, la sabiduría que proporciona éxito en el mundo debe estar dispuesta a supeditarse a la sabiduría de Dios y no pensar que puede sustituirla.

No toda la sabiduría es igual; debemos aprender que cuando hay conflicto entre la sabiduría del mundo y la sabiduría de Dios, debemos someter nuestra voluntad a la sabiduría de Dios.

Sugiero que piensen en algunos de los problemas que afrontan actualmente. Tracen una línea vertical en el centro de la página; en el lado izquierdo, escriban la sabiduría del mundo, y en el lado derecho, la sabiduría de Dios. Anoten aquello donde las dos sabidurías entran en conflicto.

¿Qué elecciones están haciendo?

En la sección 45 de Doctrina y Convenios, que trata de los acontecimientos que llevarán a la segunda venida del Salvador, el Señor vuelve a contar la historia de las diez vírgenes y después nos deja estas palabras: “Porque aquellos que son prudentes [sabios] y han recibido la verdad, y han tomado al Santo Espíritu por guía, y no han sido engañados, de cierto os digo que éstos no serán talados ni echados al fuego, sino que aguantarán el día” (véase D. y C. 45:57).

Busquemos la sabiduría de Dios. Ahora mismo, hay mucho que podemos aprender sobre la sabiduría. Yo les prometo que las bendiciones del Señor los acompañarán a medida que procuren obtener sabiduría, la sabiduría de Dios. Él desea impartirnos Su sabiduría, y si somos obedientes y procuramos sabiduría mediante la oración, la recibiremos.