2015
El presidente Monson hace un llamado a que tengamos valor
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Mensaje de la Primera Presidencia

El presidente Monson hace un llamado para que tengamos valor

Courage

Ilustración por iStock/Thinkstock.

El presidente Thomas S. Monson ha señalado que ni siquiera pasa una hora del día sin que no tengamos que tomar decisiones de una u otra índole.

Él enseña que para tomar decisiones correctas necesitamos tener valor: “…el valor para decir no, y el valor para decir sí. Las decisiones [verdaderamente] determinan nuestro destino”1.

En los siguientes pasajes, el presidente Monson recuerda a los Santos de los Últimos Días que necesitan valor para defender la verdad y la rectitud, para defender lo que creen y para enfrentarse a un mundo que rechaza los principios y los valores eternos.

“El llamado al valor nos llega constantemente a cada uno de nosotros”, ha dicho. “Siempre ha sido así, y siempre lo será”2.

El tener valor trae la aprobación de Dios

“Todos sentiremos temor, seremos ridiculizados y afrontaremos oposición. Tengamos todos nosotros el valor de desafiar la opinión popular, la valentía de defender nuestros principios. El tener valor, no el transigir, es lo que trae la aprobación de Dios. La valentía se convierte en una virtud viva y atractiva cuando se considera no sólo como la voluntad de morir con dignidad, sino como la determinación de vivir honorablemente. A medida que sigamos adelante, procurando vivir como debemos, con toda seguridad recibiremos la ayuda del Señor y encontraremos consuelo en Sus palabras”3.

Soportar con valor

“¿Qué significa perseverar? Me encanta esta definición: Soportar con valor. Tal vez necesiten valor para creer; a veces será necesario al obedecer. Con seguridad les será requerido para perseverar hasta el día en que abandonen esta existencia mortal”4.

Tengan valor para defender la verdad

“…que tengan el valor para defender la verdad y la rectitud. Debido a que la tendencia de la sociedad de hoy está alejada de los valores y principios que el Señor nos ha dado, casi con certeza tendrán que defender aquello en lo que creen. A menos que las raíces de su testimonio estén firmemente arraigadas, les resultará difícil soportar las burlas de los que cuestionen su fe. Si su testimonio del evangelio del Salvador y de nuestro Padre Celestial está bien cimentado, influirá en todo lo que hagan a lo largo de la vida”5.

Necesitamos valor espiritual y moral

“Los mensajes que se presentan en la televisión, en las películas y en los otros medios de comunicación están muchas veces totalmente opuestos a lo que deseamos que nuestros hijos acepten y guarden en gran estima. Nuestra responsabilidad no sólo es la de enseñarles a ser sanos en espíritu y en doctrina, sino también a que se mantengan de esa forma, pese a las fuerzas externas que puedan encontrar. Eso exigirá mucho tiempo y empeño de nuestra parte y, a fin de ayudar a los demás, nosotros mismos necesitamos la valentía espiritual y moral para resistir la maldad que vemos por todas partes”6.

Siempre mostremos valor

“Al vivir nuestro día a día, es casi inevitable que nuestra fe se ponga en tela de juicio. A veces estaremos rodeados de otras personas y, sin embargo, seremos la minoría o incluso seremos los únicos con un criterio distinto en cuanto a lo que es aceptable y lo que no lo es…

“Que siempre seamos valientes y estemos preparados para defender lo que creemos, y si tenemos que estar solos en el proceso, que lo hagamos con valor, con esa fortaleza que viene del conocimiento de que en realidad nunca estamos solos cuando estamos con nuestro Padre Celestial”7.