Manuales y llamamientos
12. Primaria


“12. Primaria”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2020.

“12. Primaria”, Manual General.

Imagen

12.

Primaria

12.1

Propósito y organización

La Primaria es una organización centrada en el hogar y apoyada por la Iglesia. Es para niños y niñas desde los dieciocho meses hasta los once años de edad. En el hogar, los padres enseñan a los niños el Evangelio. En la Iglesia, los líderes y maestros de la Primaria apoyan a los padres mediante lecciones, música y actividades.

12.1.1

Propósitos

La Primaria ayuda a los niños a:

  • Sentir el amor de su Padre Celestial y aprender acerca de Su plan de felicidad.

  • Aprender acerca de Jesucristo y Su función en el plan del Padre Celestial.

  • Aprender y vivir el evangelio de Jesucristo.

  • Sentir y reconocer la influencia del Espíritu Santo y actuar de conformidad con ella.

  • Prepararse para los convenios sagrados, hacerlos y cumplirlos.

  • Participar en la obra de salvación y exaltación.

12.1.2

El lema de la Primaria

Enseñar a los niños es un privilegio sagrado. Jesucristo enseñó: “Mirad a vuestros pequeñitos” y “apacienta mis corderos” (3 Nefi 17:23; Juan 21:15). Al seguir esas invitaciones, las líderes de la Primaria aman y enseñan a los niños a la manera del Salvador.

El lema de la Primaria es un recordatorio de las bendiciones de servir en la Primaria:

“Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y grande será la paz de tus hijos” (Isaías 54:13; 3 Nefi 22:13).

12.1.3

Imagen
Las clases

Las clases de la Primaria se organizan según la edad y el número de maestros disponibles. En las unidades con pocos niños o maestros, se pueden combinar en una clase dos o más grupos etarios. En las unidades más grandes, las líderes de la Primaria pueden organizar más de una clase por grupo etario y más de una guardería.

Cuando hay suficientes niños, se les divide en clases según su edad al 31 de diciembre del año anterior, tal como se muestra a continuación.

Edad al 31 de diciembre del año anterior

Clase el 1 de enero

Edad al 31 de diciembre del año anterior

2

Clase el 1 de enero

Guardería (los niños ingresan en la guardería a los dieciocho meses)

Edad al 31 de diciembre del año anterior

3

Clase el 1 de enero

Rayitos de sol

Edad al 31 de diciembre del año anterior

4

Clase el 1 de enero

HLJ 4

Edad al 31 de diciembre del año anterior

5

Clase el 1 de enero

HLJ 5

Edad al 31 de diciembre del año anterior

6

Clase el 1 de enero

HLJ 6

Edad al 31 de diciembre del año anterior

7

Clase el 1 de enero

HLJ 7

Edad al 31 de diciembre del año anterior

8

Clase el 1 de enero

Valientes 8

Edad al 31 de diciembre del año anterior

9

Clase el 1 de enero

Valientes 9

Edad al 31 de diciembre del año anterior

10

Clase el 1 de enero

Valientes 10

Por lo general, los niños avanzan de la Primaria a las Mujeres Jóvenes o al cuórum de diáconos en enero del año en que cumplen doce años. Puede otorgárseles un certificado de adelantamiento, los cuales se pueden generar en el sistema Fuentes de recursos para líderes y secretarios.

En algunas circunstancias, puede que un niño o una niña de once años no esté listo o lista para salir de la Primaria. El obispo, los padres y el menor deliberan juntos para determinar el momento en que deba hacerlo.

Los niños no pueden terminar la Primaria antes de enero del año en que cumplan doce años. Tampoco se debe ordenar a los hombres jóvenes al oficio de diácono antes de ese momento.

12.1.4

Tiempo para cantar

El tiempo para cantar ayuda a los niños a sentir el amor del Padre Celestial y aprender acerca de Su plan de felicidad. Cuando los niños cantan sobre los principios del Evangelio, el Espíritu Santo les testifica de su veracidad. La letra y la música permanecerán en la mente y el corazón de los niños a lo largo de la vida.

El tiempo para cantar es distinto del tiempo de clase. Durante el tiempo para cantar, los niños aprenden mientras participan cantando de manera activa. Los líderes de música de la Primaria enseñan los principios del Evangelio, pero lo hacen principalmente por medio de la música.

La presidencia de la Primaria y el o la líder de música seleccionan canciones para cada mes que reafirmen los principios que los niños estén aprendiendo en sus clases y en el hogar. En Ven, sígueme — Para la Primaria también se sugieren canciones que refuerzan esos principios.

Imagen

Para obtener más información, véanse “Instrucciones para el Tiempo para cantar y para la Presentación de los niños en la reunión sacramental”, 12.2.1.2 y 12.3.4.

12.1.5

Guardería

En la guardería se ayuda a los niños de entre dieciocho meses y tres años a sentir el amor del Padre Celestial y aprender acerca de Su plan de felicidad.

Los líderes de la guardería aman, enseñan y ministran a los niños, y garantizan su seguridad y bienestar.

Debe llamarse por lo menos a dos personas por cada clase de la guardería. Si no se puede llamar a un esposo y su esposa como líderes de la guardería, entonces esas dos personas deben ser del mismo sexo. Los líderes de la guardería se encargan de la seguridad y el bienestar de los niños.

El tiempo de la guardería es igual al que se programa para la Primaria. Para obtener más información, véanse 12.1.3 y 12.3.5.

12.2

Participar en la obra de salvación y exaltación

Dios invita a todos a venir a Cristo y ayudar en Su obra por medio de:

  • Vivir el evangelio de Jesucristo.

  • Cuidar de los necesitados.

  • Invitar a todos a recibir el Evangelio.

  • Unir a las familias por la eternidad.

La Primaria ayuda a los niños, las familias, las líderes y los maestros a llevar a cabo esta obra. Para obtener más información acerca de la obra de salvación y exaltación, estudie el capítulo 1.

12.2.1

Vivir el evangelio de Jesucristo

12.2.1.1

Las funciones de los padres y líderes

Los padres tienen la responsabilidad de enseñar el Evangelio a sus hijos y de ayudarlos a vivirlo (véase Doctrina y Convenios 68:25–28). Los líderes y maestros de la Primaria apoyan a los padres en esa responsabilidad de la manera siguiente:

  • Se aseguran de que las lecciones de la Primaria, el tiempo para cantar y el servicio y las actividades ayuden a los niños a seguir el ejemplo del Salvador.

  • Ayudan a los niños a prepararse para el bautismo y la confirmación.

  • Ayudan a los jovencitos a prepararse para la ordenación al sacerdocio.

  • Ayudan a los niños a prepararse para recibir la recomendación para el templo y las ordenanzas del templo.

  • Enseñan a los niños acerca de las bendiciones de compartir el Evangelio, incluso el servicio misional de tiempo completo.

Los líderes deben ser considerados con los niños que no cuenten con apoyo familiar para vivir el Evangelio.

Los padres y los líderes se esfuerzan por ser buenos ejemplos para los niños y los alientan en sus esfuerzos por llegar a ser más semejantes a Jesucristo. El programa Niños y Jóvenes es un recurso para ayudar a los niños de entre ocho y once años (véase NiñosyJóvenes.LaIglesiadeJesucristo.org).

Imagen

12.2.1.2

El aprendizaje del Evangelio

Los líderes y maestros de la Primaria alientan a los niños y a sus familias a aprender el Evangelio en el hogar. Dichos líderes y maestros estudian el Evangelio y comparten con los niños lo que aprenden, e invitan a los niños a compartir en la Iglesia lo que están aprendiendo en el hogar.

Las reuniones dominicales de la Primaria. Las reuniones dominicales de la Primaria ayudan a los niños a cumplir con los propósitos de la Primaria (véase 12.1.1). Una miembro de la presidencia de la Primaria dirige la apertura, el líder de la música dirige el Tiempo para cantar y Los maestros de la Primaria enseñan a los niños durante las clases.

Las reuniones de la Primaria para niños de tres a once años de edad se llevan a cabo todos los domingos durante 50 minutos mientras los adultos y los jóvenes asisten a sus clases. El horario es el siguiente:

Parte de la reunión

Duración

Parte de la reunión

Apertura (oración, pasaje de las Escrituras o Artículo de Fe, y discurso, todo ello realizado por los niños)

Duración

5 minutos

Parte de la reunión

Tiempo para cantar

Duración

20 minutos

Parte de la reunión

Transición a las clases

Duración

5 minutos

Parte de la reunión

Clases y oración final

Duración

20 minutos

En los barrios donde haya muchos niños, las líderes de la Primaria podrían dividirlos en dos grupos. Uno estará en sus clases mientras que el otro tendrá el tiempo para cantar. Luego, ambos grupos intercambiarán lugares. Las líderes ajustan el tiempo según sea necesario

La guardería, para niños de dieciocho meses a tres años de edad, dura 50 minutos. Mirad a vuestros pequeñitos provee un horario como sugerencia. Los niños pueden comenzar a asistir a la guardería en cuanto cumplan los dieciocho meses de edad.

Presentación de los niños en la reunión sacramental. La presentación anual de los niños en la reunión sacramental se lleva a cabo durante los últimos meses del año. Los niños presentan lo que han aprendido en casa y en la Iglesia en el transcurso del año. Ayudan a la congregación a centrarse en el Padre Celestial, el Salvador y Sus enseñanzas.

La presidencia de la Primaria y el líder de la música planifican la presentación con espíritu de oración. El obispado da guía y orientación. Los niños pueden cantar, dar discursos y compartir relatos, pasajes de las Escrituras o testimonios.

La presentación podría tomar todo el tiempo de la reunión o parte de esta después de la Santa Cena. En las unidades donde haya pocos niños se podría invitar a participar a sus familiares.

Por motivo del carácter sagrado de la reunión sacramental, la presentación no debe incluir ayudas visuales, disfraces ni presentaciones multimedia.

Para obtener más información, véase “Instrucciones para el Tiempo para cantar y para la Presentación de los niños en la reunión sacramental” en Ven, sígueme — Para la Primaria.

La reunión de preparación para el templo y el sacerdocio. Los padres tienen la responsabilidad primordial de enseñar a sus hijos acerca del templo y el sacerdocio. A fin de brindarles apoyo, la presidencia de la Primaria planifica una reunión de preparación para el templo y el sacerdocio cada año. El obispado da guía y orientación. La reunión es para los niños de la clase Valientes 10. Los padres están invitados a ella. Esta reunión tiene los propósitos siguientes:

  • Ayudar a los niños a entender los propósitos, las responsabilidades y las bendiciones del sacerdocio.

  • Ayudar a los niños a participar en la obra del templo e historia familiar, y prepararse para hacer convenios sagrados y cumplirlos.

  • Ayudar a los jovencitos a prepararse para recibir el Sacerdocio Aarónico.

  • Ayudar a los niños a prepararse para recibir la recomendación para el templo.

La reunión se puede llevar a cabo un domingo durante la Primaria, a otra hora de ese día o en otro horario. La dirige un miembro del obispado y asiste al menos una miembro de la presidencia de la Primaria.

Si en una unidad hay pocos niños, la reunión se podría llevar a cabo bajo la dirección de la presidencia de estaca, y algunos o todos los barrios de la estaca se reunirían juntos.

Véase Preparación para el templo y el sacerdocio en LaIglesiadeJesucristo.org para obtener más información.

12.2.1.3

El servicio y las actividades

Los niños pueden comenzar a asistir a las actividades de la Primaria a partir de enero del año en que cumplen ocho años. Para consultar las pautas generales sobre actividades, véase el capítulo 20.

Los líderes de actividades de la Primaria planean proyectos de servicio y actividades que sirvan para llevar a cabo la obra de salvación y exaltación. El servicio y las actividades deben edificar el testimonio, fortalecer a las familias y proporcionar oportunidades de bendecir a los demás. Deben cubrir equilibradamente cuatro aspectos del desarrollo personal: espiritual, social, físico e intelectual.

Las actividades de la Primaria se llevan a cabo en días que no son domingo ni lunes por la noche. Los líderes adultos contribuyen a garantizar que las actividades sean seguras (véase safety.ChurchofJesusChrist.org; véase también 20.7 en este manual). Debe haber al menos dos líderes adultos responsables presentes en todas las actividades (véase 12.5.1).

Las pautas siguientes podrían adaptarse a las circunstancias locales:

  • Las actividades de la Primaria se llevan a cabo dos veces al mes, si es posible, aunque se pueden realizar con mayor o menor frecuencia. Los líderes toman en consideración las circunstancias familiares, las distancias y los costos de viaje, así como la seguridad.

  • Por lo general, se organiza a los niños por grupos de edades. Los niños y las niñas suelen reunirse por separado. Sin embargo, pueden combinarse para ciertas actividades o en lugares donde haya pocos niños.

  • Los líderes pueden decidir planear y llevar a cabo campamentos anuales de un día para los niños de la Primaria de ocho a once años, aunque estos son opcionales. En las actividades de la Primaria, incluso en los campamentos diurnos, no se pernocta.

Todos los suministros y las actividades, incluso los campamentos opcionales de un día, se pagan con el presupuesto del barrio. Ni el viaje ni los gastos han de ser excesivos.

El obispado se asegura de que el presupuesto y las actividades para los niños y las niñas de la Primaria sean suficientes y equitativos. Se asigna el presupuesto de acuerdo con la cantidad de niños.

Para obtener más información, véase NiñosyJóvenes.LaIglesiadeJesucristo.org. Véase también SirveAhora.org, en los lugares donde esté disponible. Esos recursos proporcionan ideas para prestar servicio y realizar actividades.

12.2.1.4

El desarrollo personal

Como parte de sus esfuerzos por llegar a ser más cómo el Salvador, se invita a los niños —a partir del año en que cumplen ocho años— a fijarse metas para crecer espiritual, social, física e intelectualmente (véase Lucas 2:52). Con la ayuda de sus padres, los niños buscan inspiración para descubrir en qué deben trabajar. Elaboran planes, actúan según sus planes y reflexionan en cuanto a lo que aprenden. Los líderes ofrecen apoyo según sea necesario. Sin embargo, ellas no deben llevar registro de las metas ni del progreso de los niños.

A partir del año en que cumplen los ocho años, se anima a los niños a completar al menos una meta al año de cada uno de los cuatro aspectos. Los niños pueden utilizar Desarrollo personal: Guía para los niños a fin de fijarse metas y llevar registro de ellas.

Para obtener más información, véase NiñosyJóvenes.LaIglesiadeJesucristo.org.

12.2.2

Cuidar de los necesitados

Los niños deben tener oportunidades regulares de servir a otras personas en sus familias y con sus familias, así como durante las actividades de la Primaria. En NiñosyJóvenes.LaIglesiadeJesucristo.org se encuentran ideas de actividades de servicio. En los lugares donde esté disponible, SirveAhora.org sugiere oportunidades de servicio en la comunidad.

12.2.3

Invitar a todos a recibir el Evangelio

Los niños pueden invitar a todos a recibir el Evangelio de muchas formas. A continuación figuran algunas de ellas:

  • Dan un buen ejemplo como discípulos de Jesucristo.

  • Comparten sus testimonios con amigos y familiares.

  • Ministran a los miembros menos activos.

  • Invitan a sus amigos a asistir a la Iglesia, a las actividades, a los bautismos o a que los misioneros les enseñen.

  • Invitan a sus amigos a participar en el programa Niños y Jóvenes. Los líderes trabajan en estrecha colaboración con los padres de esos niños para ayudarlos a comprender el programa y para determinar cómo les gustaría participar a ellos y a sus hijos.

  • Invitan a sus amigos y familiares a asistir a la presentación anual de los niños en la reunión sacramental.

12.2.4

Unir a las familias por la eternidad

Los niños pueden ayudar de muchas formas a unir las familias por la eternidad. A continuación, figuran algunas de ellas:

  • Honrar a sus padres y ser un ejemplo al llevar una vida semejante a la de Cristo en sus hogares.

  • Prepararse para formar su propia familia eterna.

  • Esforzarse por ser dignos de recibir la recomendación para el templo al llegar a la edad adecuada.

  • Prepararse para recibir las ordenanzas, entre ellas el matrimonio eterno.

  • Aprender acerca de sus familiares y sus antepasados (véase Mi familia: Historias que nos unen).

  • Encontrar antepasados que necesiten las ordenanzas del templo (véase FamilySearch.org).

  • Prepararse para participar en bautismos y confirmaciones por los muertos.

  • Participar en la indexación con un miembro de la familia (véase FamilySearch.org/indexing).

Imagen

12.3

Las líderes de la Primaria de barrio

12.3.1

El obispado

La responsabilidad primordial del obispo es para con la nueva generación, incluidos los niños. El obispo podría asignar a un consejero para que lo ayude con su responsabilidad con la Primaria. El obispo, o un consejero asignado, se reúne regularmente con la presidenta de la Primaria.

El obispo y sus consejeros responden con prontitud a las recomendaciones de la presidencia de la Primaria en cuanto a las personas que se llamarán para servir en la Primaria. El obispado trabaja con la presidencia a fin de mantener la continuidad de los maestros y los líderes de la música. Cuando sea posible, los miembros que ocupen esos llamamientos deben servir suficiente tiempo como para establecer relaciones de amor y confianza con los niños. Tales relaciones ayudan a nutrir los testimonios en el corazón de los niños.

El obispo y sus consejeros asisten con regularidad a la Primaria. También conocen los nombres y entienden las circunstancias en los hogares de cada niño del barrio.

12.3.2

Imagen
La presidencia de la Primaria

El obispo llama y aparta a una hermana adulta para que sirva como presidenta de la Primaria de barrio. Si la unidad es suficientemente grande, ella recomienda que se llame a una o dos mujeres adultas como sus consejeras (véase el capítulo 30). El obispado considera su recomendación y extiende los llamamientos.

La presidencia de la Primaria recibe orientación y apoyo continuos de la presidencia de la Primaria de estaca.

En una unidad pequeña, la presidenta de la Primaria tal vez sea la única líder llamada en la organización. En ese caso, ella trabaja con los padres para organizar las lecciones, el tiempo para cantar y las actividades. Además, se asegura de que haya al menos dos adultos responsables presentes en todas las reuniones y actividades. Si la unidad es suficientemente grande, los llamamientos adicionales podrían irse ocupando en este orden: consejeras, líder de música, maestros y líderes de guardería, secretaria y líderes de actividades.

Si una rama no tiene presidenta de la Primaria, la presidenta de la Sociedad de Socorro puede ayudar a los padres a organizar la instrucción de los niños hasta que se llame a una.

La presidencia de la Primaria ayuda a los padres a preparar a los niños para que entren y progresen a lo largo de la senda de los convenios. Esta es una de sus responsabilidades más importantes.

Para lograrlo, la presidenta de la Primaria puede asignar a una hermana miembro de la presidencia para que ayude a los padres a preparar a sus hijos para que sean bautizados y confirmados. La presidenta de la Primaria puede asignar a otra hermana miembro de la presidencia para que ayude a los padres con la preparación de sus hijos para el templo y el sacerdocio.

Estas hermanas miembros de la presidencia dan a conocer a los padres los recursos de la Biblioteca del Evangelio que pueden serles útiles (véase “Preparing for Baptism” [Preparación para el bautismo] y “Preparación para el templo y el sacerdocio”). Para apoyar a los padres, las hermanas miembros de la presidencia pueden trabajar con hermanos y hermanas ministrantes, maestros y otras personas.

La presidenta de la Primaria tiene las siguientes responsabilidades adicionales y sus consejeras la ayudan:

  • Prestar servicio en el consejo de barrio. Presta servicio como (1) miembro del consejo de barrio que ayuda a tratar las necesidades del barrio y a buscar soluciones, y (2) como representante de la Primaria. Ayuda al consejo de barrio a conocer el nombre y las circunstancias del hogar de cada uno de los niños con el fin de mejorar la ministración a los niños y las familias; véase 29.2.5.

  • Con regularidad, lleva a cabo reuniones de presidencia de la Primaria y se reúne con el obispo o el consejero asignado.

  • Da recomendaciones al obispado en cuanto a hombres y mujeres adultos que pueden servir en la Primaria.

  • Ayuda al consejo de barrio a saber quiénes son los niños que cumplirán los requisitos para ser bautizados el año siguiente (véase 18.7.1.1).

  • Si se le pide, ayuda a planificar los servicios bautismales de los niños inscritos (véase 18.7.2).

  • Planifica y dirige la apertura de las reuniones dominicales de la Primaria.

  • Ministra a los niños, los maestros y a las líderes de la Primaria en forma individual.

  • Enseña sus responsabilidades a las líderes y los maestros de la Primaria, y les brinda apoyo en esas responsabilidades, orientándolos en sus llamamientos (véase Enseñar a la manera del Salvador, 2016, pág. 38).

  • Ayuda a las líderes y los maestros de la Primaria durante el tiempo de las clases, el tiempo para cantar y las transiciones.

  • Visita las clases de la Primaria y hace los arreglos para que los maestros asistan a las reuniones de consejo de maestros.

  • Ayuda a presentar el programa Niños y Jóvenes a los niños que vayan a cumplir ocho años y a sus padres. Esto puede hacerse en sus hogares o en sus clases de la Primaria (véase 12.5.7).

  • Supervisa los registros, los informes, el presupuesto y las finanzas de la Primaria.

12.3.3

Imagen
La secretaria

Si la unidad es suficientemente grande, la presidenta de la Primaria recomienda al obispo a una hermana adulta para que sirva como secretaria, llamamiento que tiene las siguientes responsabilidades:

  • Ayuda a la presidencia de la Primaria a preparar la agenda de las reuniones de presidencia. Asiste a esas reuniones, toma notas y realiza un seguimiento de las asignaciones.

  • Trabaja en estrecha colaboración con los maestros y líderes para llevar registros de asistencia precisos.

  • Se asegura de que la presidencia de la Primaria esté al tanto de:

    • Los niños nuevos y los visitantes.

    • Los niños que ingresan en la guardería y los niños que pasan de la guardería a la clase de Rayitos de Sol.

    • Los niños que reúnen las condiciones para el bautismo.

    • Las jovencitas que avanzarán a las Mujeres Jóvenes y los jovencitos que serán ordenados diáconos.

  • Asigna a los niños que den oraciones, lean pasajes de las Escrituras y ofrezcan discursos durante la apertura de las reuniones dominicales de la Primaria (bajo la dirección de la presidencia). Además, notifica a los padres al respecto.

  • Ayuda a la presidencia de la Primaria a preparar un presupuesto y a rendir cuentas de los gastos, y se ocupa de los materiales de Niños y Jóvenes.

12.3.4

El líder de música y el pianista

El líder de la música y el pianista enseñan el evangelio de Jesucristo a los niños a través de la música durante el tiempo para cantar. La música refuerza el estudio semanal de Ven, sígueme. Se pueden utilizar los siguientes recursos:

El obispado debe aprobar el uso de cualquier otro tipo de música en la Primaria.

Imagen

Si no hay pianista o piano disponible, las hermanas líderes pueden utilizar grabaciones de las siguientes fuentes:

Los niños también pueden cantar sin acompañamiento.

El líder de la música puede ayudar con la música para la guardería, cuando se le invite. Se puede llamar a un líder de música adicional, si es necesario.

El líder de la música trabaja con la presidencia de la Primaria para ayudar a los niños a prepararse para la presentación anual de los niños en la reunión sacramental (véase 12.2.1.2).

Para obtener más ideas y recursos, véase Tiempo para cantar en LaIglesiadeJesucristo.org.

12.3.5

Los maestros y los líderes de la guardería

La presidencia de la Primaria recomienda al obispado hombres y mujeres para servir como maestros de la Primaria y líderes de la guardería. El obispado considera esas recomendaciones y extiende los llamamientos. Se llama a estos miembros a enseñar y ministrar a niños de grupos de edades específicos.

Los maestros de la Primaria y los líderes de la guardería enseñan de Ven, sígueme — Para la Primaria (edades 3–11) y de Mirad a vuestros pequeñitos (guardería). Siguen los principios descritos en Enseñar a la manera del Salvador y en el capítulo 17 de este manual.

Cuando los adultos enseñan a los niños en contextos de la Iglesia, deben estar presentes al menos dos adultos responsables. que podrían ser dos mujeres, dos hombres o una pareja casada. Si eso no es posible, las líderes deben combinar las clases. Los líderes y maestros deben completar la capacitación que se encuentra en ProtectingChildren.ChurchofJesusChrist.org (véase 12.5.1).

Los jóvenes no deben enseñar en la Primaria, ni siquiera como suplentes.

Los maestros de la Primaria y los líderes de la guardería permanecen con los niños durante todo el tiempo de la Primaria, incluso durante el tiempo para cantar y las transiciones. Durante el tiempo para cantar, los maestros participan junto con sus clases. Al concluir la Primaria, los maestros deben permanecer con los niños pequeños hasta que un familiar venga a buscarlos.

Los maestros y los líderes de la guardería asisten a las reuniones trimestrales del consejo de maestros (véase 13.4).

12.3.6

Imagen
Los líderes de actividades

Los líderes de actividades de la Primaria ministran a los niños conforme planifican proyectos de servicio y actividades a partir del mes de enero del año en que los niños cumplen ocho años (véase 12.2.1.3). Los proyectos de servicio y las actividades se centran en la obra de salvación y exaltación. Son divertidas e interesantes; edifican el testimonio, fortalecen a las familias y fomentan el progreso individual.

Los líderes de actividades de la Primaria pueden ser los mismos maestros de la Primaria de los niños. También pueden serlo otros miembros que recomiende la presidencia de la Primaria y a los que llame el obispado. Al menos dos líderes asisten a cada actividad. Los líderes pueden ser dos mujeres, dos hombres o una pareja casada. Los líderes deben completar la capacitación que se encuentra en ProtectingChildren.ChurchofJesusChrist.org (véase 12.5.1).

12.4

Imagen
Las líderes de la Primaria de estaca

La presidencia de estaca llama a una mujer adulta a servir como presidenta de la Primaria de estaca. Si la estaca es suficientemente grande, ella recomienda a una o dos mujeres adultas para que sirvan como consejeras y a otra para que sirva como secretaria. Un miembro de la presidencia de estaca o un miembro asignado del sumo consejo llama y aparta a dichas mujeres. Para obtener información acerca de las responsabilidades de la presidencia y de la secretaria de la Primaria de estaca, véanse 6.7.1 y 6.7.3.

Un consejero de la presidencia de estaca tiene la responsabilidad de la Primaria en la estaca y también es responsable de la labor de la presidencia de la Primaria de estaca. Además, capacita a los obispos en sus responsabilidades para con la Primaria.

La presidencia de estaca asigna a un miembro del sumo consejo para que trabaje con la presidencia de la Primaria de estaca (véase 6.5). Él sirve en el comité de líderes de jóvenes de estaca (véase 29.3.10).

Imagen

12.5

Pautas y normas adicionales

12.5.1

Proteger a los niños

Cuando haya adultos que interactúen con niños en contextos de la Iglesia, debe haber al menos dos adultos responsables presentes. Quizás se necesite combinar clases para hacerlo posible.

Todos los adultos que trabajen con niños deben recibir la capacitación sobre cómo proteger a los niños y jóvenes durante el primer mes de haber sido sostenidos (ProtectingChildren.ChurchofJesusChrist.org). De allí en más, han de repetir la capacitación cada tres años.

12.5.2

Los niños con necesidades especiales

Cuando un niño padece una enfermedad durante largo tiempo, tiene alguna discapacidad o una necesidad especial, las líderes de la Primaria hablan con los padres y con el obispado. Juntos, elaboran un plan para apoyar a la familia y ayudar a que el niño participe en la Primaria.

Por lo general, los niños con discapacidad asisten a sus clases correspondientes de la Primaria. De ser necesario, se puede llamar a maestros adicionales para que ayuden.

Generalmente, los niños con discapacidades u otras necesidades especiales finalizan su etapa en la Primaria al comienzo de enero del año en el que cumplen los doce años. Algunos niños quizás no puedan terminar la Primaria en esta fecha. El obispo y los padres deliberarán en consejo para decidir lo que sea más conveniente para cada niño.

Para obtener más información, véase discapacidad.LaIglesiadeJesucristo.org; véase también 38.8.26 en este manual.

12.5.3

Los hombres que sirven en la Primaria

El obispado y la presidencia de la Primaria deben recordar la influencia positiva que ejercen los hombres dignos que sirven en la Primaria. Los hombres pueden servir como maestros, líderes de la guardería, líderes de la música y pianistas, y líderes de actividades de la Primaria.

12.5.4

Seguridad en los baños

Los líderes y los maestros deben animar a los padres a que lleven a sus hijos al baño antes de la Primaria. Durante la Primaria, son los padres o los tutores legales quienes deben llevar a sus niños pequeños al baño. Los líderes y los maestros no deben llevar a los niños al baño.

12.5.5

Actividades de dramatización

Los líderes y los maestros deben ser cuidadosos al hacer dramatizaciones de acontecimientos sagrados en la Primaria. No se debe representar al Padre Celestial ni al Espíritu Santo. Los niños pueden representar al Salvador solo en la escena de la Natividad [pesebre viviente]. Para consultar pautas adicionales, véase 20.5.6.

12.5.6

Imagen
Anillos HLJ

Cuando los niños comiencen la clase HLJ 4, la presidencia de la Primaria o su maestra de la Primaria pueden recordar a los niños que deben hacer lo justo y entregarles un anillo HLJ [“Haz lo justo”] verde.

12.5.7

Presentar el programa Niños y Jóvenes

Al comienzo de cada año, el obispo, uno de sus consejeros o las miembros de la presidencia de la Primaria podrían visitar el hogar o la clase de la Primaria de cada niño que cumpla ocho años durante el año y presentar el programa Niños y Jóvenes a los niños y a sus padres. Cada niño recibe los emblemas de pertenencia y un ejemplar de Desarrollo personal: Guía para los niños.

Para mayor información, véase ChildrenandYouth.ChurchofJesusChrist.org.