Manuales y llamamientos
17. Enseñar el Evangelio


“17. Enseñar el Evangelio”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2020.

“17. Enseñar el Evangelio”, Manual General.

Imagen

17.

Enseñar el Evangelio

Enseñamos el Evangelio para ayudar a las personas a fortalecer su fe en nuestro Padre Celestial y en Jesucristo. Procuramos ayudar a las personas a volverse más semejantes al Salvador, recibir de Su poder en su vida y, en última instancia, obtener la vida eterna. Cuando la palabra de Dios se enseña y se recibe por el Espíritu, tiene poder para cambiar el corazón e inspirar la conversión; tiene “un efecto más potente en la mente del pueblo que […] cualquier otra cosa” (Alma 31:5).

17.1

Los principios de la enseñanza a la manera de Cristo

Al enseñar el Evangelio, los padres, los maestros y los líderes siguen el ejemplo de Jesucristo, quien es el Maestro de maestros. Enseñar a la manera del Salvador es un deber y una responsabilidad sagradas.

Los líderes comparten con los maestros de sus organizaciones los principios siguientes de la enseñanza a la manera de Cristo. Estos principios se explican de forma más detallada en Enseñar a la manera del Salvador.

17.1.1

Amar a los que enseña

Todo lo que hace el Salvador es una expresión de Su amor (véase 2 Nefi 26:24). Los líderes y los maestros siguen Su ejemplo demostrando amor por las personas a quienes enseñan. Oran por aquellos a quienes enseñan mencionando su nombre, procuran conectarse con ellos y entenderlos, y se centran en las necesidades individuales. Tienden la mano a los integrantes de su clase o cuórum que no asisten.

17.1.2

Enseñar por el Espíritu

Para inspirar a las personas a que tengan fe en Jesucristo, los maestros deben enseñar por medio del Espíritu. Los maestros procuran la guía del Espíritu al prepararse y enseñar, y cada día se esfuerzan por llevar una vida digna de Su influencia.

17.1.3

Enseñar la doctrina

El Salvador enseñó la doctrina de Su Padre. Al seguir el ejemplo del Salvador, los maestros se centran en las verdades esenciales y de salvación del Evangelio. Enseñan utilizando las Escrituras, las enseñanzas de los profetas de los últimos días y los materiales de los cursos de estudio aprobados. Los maestros dirigen análisis inspirados y se aseguran de que su enseñanza sea edificante y sólida en lo que respecta a la doctrina. Los materiales aprobados se encuentran en las Instrucciones para los cursos de estudio actualmente en vigencia, en LaIglesiadeJesucristo.org.

17.1.4

Fomentar el aprendizaje diligente

Los maestros instan a los miembros a asumir la responsabilidad de su aprendizaje personal. Apoyan a los miembros en el esfuerzo que hacen por aprender el Evangelio individualmente y con su familia. Invitan a los miembros a compartir lo que están aprendiendo y a ponerlo en práctica. La fe de una persona crece cuando participa activamente en el aprendizaje del Evangelio y pone en práctica sus principios en la vida cotidiana.

17.2

El aprendizaje y la enseñanza del Evangelio centrados en el hogar

Para convertirse al Señor Jesucristo, cada miembro de la Iglesia es responsable de aprender el Evangelio por sí mismo. Además, los padres son responsables de enseñar el Evangelio a sus hijos. El aprendizaje y la enseñanza del Evangelio deben estar centrados en el hogar. Los líderes y los maestros de la Iglesia fomentan y apoyan el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio centrados en el hogar.

Los líderes y los maestros instan a los miembros a procurar inspiración personal sobre la forma de estudiar y enseñar el Evangelio. Sus recursos principales deben ser las Escrituras y los mensajes de la conferencia general. Otros recursos complementarios pueden incluir Ven, sígueme — Para uso individual y familiar y las revistas de la Iglesia.

17.3

Las responsabilidades de los líderes

Los líderes son responsables de la enseñanza y el aprendizaje en sus organizaciones. A continuación, se describen algunas de las formas de desempeñar esta responsabilidad:

  • Dar el ejemplo al aprender el Evangelio y enseñarlo a la manera del Salvador.

  • Asegurarse de que la enseñanza en sus organizaciones fomente la fe y sea correcta desde el punto de vista doctrinal.

  • Si los líderes forman parte del consejo de barrio, analizar con el resto de los integrantes del consejo la forma de mejorar el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio en el barrio. El obispo puede invitar al presidente de la Escuela Dominical a dirigir esos análisis.

  • Según resulte necesario, recomendar al obispado nombres de miembros del barrio para que los llamen a servir como maestros en sus organizaciones, de acuerdo con las pautas que se encuentran en 30.1.

  • Reunirse con los maestros recién llamados y ayudarlos a prepararse para sus llamamientos (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 38).

  • Brindar apoyo continuo a los maestros de sus organizaciones. Hablar con regularidad con los maestros acerca de sus esfuerzos por hacer crecer la fe de las personas a quienes enseñan. Si fuera necesario, pedir ayuda al presidente de la Escuela Dominical.

17.4

Las reuniones del consejo de maestros

En las reuniones del consejo de maestros, los maestros deliberan juntos en cuanto a los principios de la enseñanza a la manera de Cristo. Asimismo, deliberan en consejo acerca de cómo mejorar el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio. Como recurso, utilizan Enseñar a la manera del Salvador.

Las reuniones del consejo de maestros se llevan a cabo trimestralmente durante los 50 minutos del tiempo de clase de los domingos.

  • Las reuniones para maestros del sacerdocio, la Sociedad de Socorro y las Mujeres Jóvenes pueden llevarse a cabo el primer o el tercer domingo.

  • Las reuniones para maestros de la Escuela Dominical pueden tener lugar el segundo o el cuarto domingo.

La presidencia de la Primaria delibera en consejo con un miembro del obispado para determinar las formas de fortalecer la enseñanza en la Primaria. El presidente de la Escuela Dominical puede ayudar según resulte necesario. A continuación, figuran algunas opciones:

  • Los maestros de la Primaria podrían asistir a las reuniones del consejo de maestros con maestros de otras organizaciones.

  • Se podrían llevar a cabo reuniones del consejo de maestros separadas para los maestros de la Primaria. Esas reuniones se podrían realizar durante los 20 minutos del tiempo para cantar de la Primaria. Como alternativa, se podrían llevar a cabo antes o después de las reuniones dominicales habituales, u otro día de la semana.

  • Los miembros de la presidencia de la Primaria podrían visitar las clases de la Primaria y, después, deliberar en consejo con los maestros acerca de la enseñanza a la manera del Salvador.

El consejo de barrio puede organizar reuniones del consejo de maestros para los padres con el fin de ayudarlos a mejorar la enseñanza del Evangelio en su hogar. Al igual que otras reuniones del consejo de maestros, esas reuniones se realizan durante los 50 minutos del tiempo de clase de los domingos.

El consejo de barrio supervisa y planifica las reuniones del consejo de maestros. Por lo general, el presidente de la Escuela Dominical dirige estas reuniones. Sin embargo, el obispado podría pedir que otro miembro las dirija.

Para obtener más información, véanse Enseñar a la manera del Salvador, pág. 3, o teaching.ChurchofJesusChrist.org.