Primaria
27 septiembre – 3 octubre. Doctrina y Convenios 109–110: “Es tu casa, lugar de tu santidad”
anterior siguiente

“27 septiembre – 3 octubre. Doctrina y Convenios 109–110: ‘Es tu casa, lugar de tu santidad’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“27 septiembre – 3 octubre. Doctrina y Convenios 109–110”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

El Templo de Kirtland, por Jon McNaughton.

27 septiembre – 3 octubre

Doctrina y Convenios 109–110

“Es tu casa, lugar de tu santidad”

A fin de tener experiencias espirituales al estudiar Doctrina y Convenios 109–110 con los niños de su clase, primero procure tener experiencias espirituales por su cuenta al estudiar esos pasajes de las Escrituras.

Anotar sus impresiones

Invitar a compartir

Muestre ilustraciones que ayuden a los niños a recordar y a compartir algo que hayan aprendido sobre los principios o los acontecimientos que se encuentran en Doctrina y Convenios 109–110. Por ejemplo, podría mostrar una ilustración de la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 109:12–13; 110:1–7

El templo es la Casa del Señor.

Reflexione sobre la forma en que ayudará a los niños a sentir reverencia por la Casa del Señor y a esperar con ansia el día en que puedan entrar en el “lugar de [Su] santidad” (Doctrina y Convenios 109:13).

Posibles actividades

  • Pida a los niños que le digan algo que les guste de su propia casa. Muéstreles una ilustración del Templo de Kirtland y válgase de Doctrina y Convenios 109:12–13; 110:1–7 para contarles del día en que ese templo fue dedicado y pasó a ser la Casa del Señor (véase también “Capítulo 39: La dedicación del Templo de Kirtland”, Relatos de Doctrina y Convenios, pág. 154). Para mostrar que el templo es la Casa del Señor, lea lo siguiente que proviene de la oración dedicatoria que ofreció José Smith: “es tu casa, lugar de tu santidad” (Doctrina y Convenios 109:13). Pida a los niños que compartan algo que les encante en cuanto al templo.

  • Entregue a cada niño una ilustración de un templo o invítelos a que dibujen uno. Entonen juntos una canción sobre el templo, como “Me encanta ver el templo” (Canciones para los niños, pág. 99). Invite a los niños a que levanten su ilustración cada vez que digan la palabra “templo”. Señale otras palabras de la canción que nos enseñen algo importante sobre el templo. Dígales cómo se siente usted en cuanto al templo y cómo sabe que es la Casa del Señor.

Doctrina y Convenios 110

Las llaves del sacerdocio necesarias para llevar a cabo la obra de Dios se encuentran en la Iglesia hoy en día.

El Templo de Kirtland ocupa un lugar importante en la historia de la Iglesia. Ahí se apareció Jesucristo, junto con otros profetas de la antigüedad. Esos profetas confirieron llaves del sacerdocio a José Smith que son necesarias para realizar la obra de Dios en los últimos días.

Posibles actividades

  • Utilice la hoja de actividades de esta semana o el “Capítulo 40: Visiones en el Templo de Kirtland” (Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 155–157) para contarles a los niños sobre los seres celestiales que visitaron el templo. Comparta frases de Doctrina y Convenios 110 que les ayuden a usted y a los niños a comprender el carácter sagrado de esos acontecimientos.

  • Muestre a los niños algunas llaves y hable de lo que estas hacen. Permita que ellos se turnen para tomar las llaves y hacer de cuenta que abren una puerta cerrada con llave. Mientras lo hagan, explique que José Smith recibió llaves del sacerdocio en el Templo de Kirtland. Esas llaves abren, o dan acceso, a poderes y bendiciones que nos permiten realizar la obra de Dios en Su Iglesia, como compartir el Evangelio y hacer la obra del templo.

  • A fin de ayudar a los niños a comprender las llaves que Elías el Profeta confirió a José Smith, entonen juntos una canción acerca de Elías el Profeta o de la historia familiar, como “Elías el Profeta y su verdad” (Liahona, octubre de 2001, págs. A10–A11). Cuente una experiencia que le haya ayudado a volver su corazón hacia sus antepasados. Pida a los niños que compartan algo que sepan sobre uno de sus abuelos u otro antepasado.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 109; 110:1–10

El templo es la Casa del Señor.

¿Cómo compartirá con los niños el amor que usted siente por la Casa del Señor? Considere la forma en que los inspirará a que acepten el desafío extendido por el élder Quentin L. Cook: “que cada uno de nosotros, dondequiera que vivamos, nos imaginemos en el templo” (“Véanse en el templo”, Liahona, mayo de 2016, pág. 98).

Posibles actividades

  • Escoja versículos de la sección 109110 que sienta que recalquen las bendiciones del templo (se sugieren algunos en la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar). Haga una lista de esas bendiciones en la pizarra e invite a los niños a que las busquen en los versículos que usted haya escogido. ¿Cómo podríamos explicarle a una persona el motivo por el cual el templo es importante para nosotros?

  • Pida a los niños que lean en silencio Doctrina y Convenios 110:1–10, e invítelos a que compartan algo que hayan aprendido sobre Jesucristo o el templo en esos versículos. Invítelos a hacer un dibujo de ellos mismos y el Salvador en el templo.

  • Pida a los niños que se imaginen que un amigo está tratando de encontrar la casa de ellos. ¿Cómo podemos ayudar a nuestro amigo a saber cuál es la casa nuestra? ¿Cómo sabemos que el templo es la Casa del Señor? Lea con los niños Doctrina y Convenios 109:12–13 y dígales cómo sabe usted que el templo es la Casa del Señor. Muestre ilustraciones de templos y permita que los niños compartan lo que sienten por la Casa del Señor.

  • Entone con los niños “El Espíritu de Dios” (Himnos, nro. 2). Dígales que ese himno se cantó en la dedicación del Templo de Kirtland y que se canta en las dedicaciones de templos en la actualidad. ¿Por qué fue ese un buen himno para la dedicación del Templo de Kirtland?

    Cada extremo del Templo de Kirtland tiene púlpitos para líderes del sacerdocio.

Doctrina y Convenios 110:11–16

Las llaves del sacerdocio necesarias para llevar a cabo la obra del Dios se encuentran en la Iglesia hoy en día.

El élder Gary E. Stevenson dijo: “Todos los hijos del Padre Celestial no pudieron acceder a las ordenanzas salvadoras del evangelio de Jesucristo hasta que [Moisés, Elías y Elías el Profeta] efectuaron una restauración divina” (“¿Dónde están las llaves y la autoridad del sacerdocio?”, Liahona, mayo de 2016, pág. 30).

Posibles actividades

  • Invite a los niños a que busquen en Doctrina y Convenios 110:11–16 los nombres de tres profetas de la antigüedad que se aparecieron en el Templo de Kirtland. Después ayúdelos a encontrar palabras en esos versículos que expliquen lo que cada profeta “entregó”, o dio, a José Smith y Oliver Cowdery. Encontrará una descripción útil en el “Capítulo 40: Visiones en el Templo de Kirtland” (Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 156–157).

  • Comparta esta descripción que hizo el presidente Russell M. Nelson de las llaves del sacerdocio: “… puede que tengan en el bolsillo las llaves del auto o de la casa. Las llaves del sacerdocio, en cambio, son intangibles e invisibles y ‘abren’ [activan] para nosotros la autoridad del sacerdocio”. (véase “La responsabilidad del sacerdocio en forma personal”, Liahona, noviembre de 2003, págs. 45–46). Para ilustrar la importancia de las llaves del sacerdocio, analice con los niños los problemas que se presentan cuando se pierden las llaves de la casa o del auto. ¿En qué forma es similar esa situación a perder las llaves del sacerdocio? Ayude a los niños a comprender quiénes poseen llaves del sacerdocio en la actualidad y cómo se utilizan estas para brindar acceso a las bendiciones a todos los hijos de Dios (véase “Llaves del sacerdocio”, Leales a la Fe, págs. 166–167).

  • Para explicar más a fondo el tema de las llaves que se restauraron en el Templo de Kirtland, muestre el video “Por la mano de Elías el Profeta” (ChurchofJesusChrist.org). Analicen lo que podemos hacer a fin de participar en la obra que las llaves de Elías el Profeta hicieron posible. O bien, muestre el video “Recogedores en el Reino” (ChurchofJesusChrist.org) y hablen de cómo podemos ayudar a congregar a los hijos del Padre Celestial para que regresen a Él.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a utilizar la hoja de actividades de esta semana o un dibujo que hayan hecho durante la clase para enseñar a su familia algo que hayan aprendido hoy sobre los templos o las llaves del sacerdocio.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Cree un ambiente de amor y reverencia. “Su ejemplo tiene una enorme influencia en la actitud de los [niños…]. Demuéstreles con palabras y acciones que usted ama el Evangelio y que se preocupa por el progreso espiritual de ellos” (Enseñar a la manera del Salvador, pág. 15).