Primaria
20 – 26 septiembre. Doctrina y Convenios 106–108: “Ver abiertos los cielos”
anterior siguiente

“20 – 26 septiembre. Doctrina y Convenios 106–108: ‘Ver abiertos los cielos’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“20 – 26 septiembre. Doctrina y Convenios 106–108”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

20 – 26 septiembre

Doctrina y Convenios 106–108

“Ver abiertos los cielos”

Reflexione sobre lo que conoce acerca de los niños a quienes enseña. ¿Qué tipo de actividades los acercarán más al Salvador? Recuerde que las actividades para niños pequeños de esta reseña se pueden adaptar para los niños mayores y viceversa.

Anotar sus impresiones

Invitar a compartir

Muestre a los niños fotografías de líderes de la Iglesia, tales como el Profeta, los Apóstoles, la Presidencia General de la Primaria y otras Autoridades y Oficiales Generales. Invítelos a que hablen de lo que hacen esos líderes y de por qué sienten agradecimiento hacia ellos.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 107:18–20, 42–56

Soy bendecido gracias al sacerdocio.

Todos los hijos del Padre Celestial pueden recibir las bendiciones que provienen del sacerdocio. Considere maneras en las que puede ayudar a los niños a quienes enseña a sentir gratitud por esas bendiciones.

Posibles actividades

  • Dibuje en la pizarra una ilustración que represente “ver abiertos los cielos” (Doctrina y Convenios 107:19) gracias al sacerdocio (como rayos de luz que brillan a través de las nubes). Entregue ilustraciones a los niños que representen bendiciones que provienen del sacerdocio, tales como el bautismo, la Santa Cena y el templo. Invítelos a que compartan por qué sienten agradecimiento por la bendición que se muestra en la ilustración que tienen, y permítales que la coloquen en los rayos de luz de la pizarra. Testifique que podemos recibir esas bendiciones gracias a que el Padre Celestial restauró el sacerdocio.

  • Haga un camino en el piso y entregue a los niños ilustraciones de ordenanzas del sacerdocio que necesitarán a fin de seguir la senda que lleva de regreso al Padre Celestial (véase Libro de obras de arte del Evangelio, nros. 103–108, 119–120). Ayude a los niños a colocar las ordenanzas en orden en el camino.

  • Muestre una ilustración de Adán y Eva con su familia (véase la hoja de actividades de esta semana o el Libro de obras de arte del Evangelio, nro. 5). Mientras los niños observen la ilustración, pregúnteles cómo parecen sentirse Adán y Eva con respecto a su familia. Válgase de Doctrina y Convenios 107:53–56 para compartir con ellos lo que hizo Adán para mostrar que amaba a su familia. Testifique de la forma en que el sacerdocio ha sido una bendición para usted y su familia.

  • Mencione a los familiares que Adán ordenó al sacerdocio, según Doctrina y Convenios 107:42–50, y pida a los niños que cuenten las personas a las que ordenó. Ayúdelos a comprender por qué Adán deseaba que todos los integrantes de su familia tuvieran el sacerdocio. Invítelos a que hablen de ocasiones en las que ellos o su familia hayan recibido bendiciones por medio del sacerdocio.

Doctrina y Convenios 108:7

Puedo fortalecer a los demás.

Hasta los niños pequeños pueden seguir el consejo de fortalecer a los demás “en todas [sus] conversaciones, en todas [sus] oraciones, […] y en todos [sus] hechos”.

Posibles actividades

  • Dibuje a una persona en la pizarra y pida a los niños que digan algunas cosas que esta podría hacer para hacerse físicamente fuerte. (Podría dibujarle músculos más grandes a la persona a medida que los niños mencionen cosas). Lea Doctrina y Convenios 108:7, y pida a los niños que escuchen o estén atentos a las maneras en las que podemos “fortalece[r] a [nuestros] hermanos [y hermanas]”. Explique las palabras que sean difíciles de entender.

  • Ayude a los niños a pensar en personas que ellos conozcan que tal vez necesiten que se les fortalezca. ¿Qué podríamos decirles o hacer por ellas? Hagan juntos tarjetas para esas personas, o bien, aliente a los niños a que las recuerden en sus oraciones personales y familiares.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 107:1–8, 13–14, 18–20

El sacerdocio me ayudará a regresar al Padre Celestial.

El Sacerdocio de Melquisedec y el Aarónico fueron restaurados para ayudar a los hijos de Dios a volver a Su presencia. Ayude a los niños a quienes enseña a comprender los diferentes deberes del sacerdocio, qué son y cómo nos ayudan a volver a Dios.

Posibles actividades

  • Invite a los niños a que busquen en Doctrina y Convenios 107:1–8, 13–14, 18–20 palabras y frases importantes que les enseñen sobre el sacerdocio. ¿Qué responsabilidades tienen los poseedores del sacerdocio? ¿Cómo nos ayuda el sacerdocio a regresar a Dios?

  • Escriba preguntas que se puedan responder en Doctrina y Convenios 107:1–8, 13–14, 18–20, tal como: “¿Qué otro nombre tiene el Sacerdocio de Melquisedec?”. Conceda a los niños algunos minutos para que encuentren en los versículos las respuestas a todas las preguntas que puedan. Comparta con ellos las bendiciones que usted ha recibido por medio del sacerdocio.

  • Lea con ellos acerca de Melquisedec en la Guía para el Estudio de las Escrituras (scriptures.ChurchofJesusChrist.org). ¿Qué aprendemos de la vida de él en cuanto a lo que significa ejercer la autoridad del sacerdocio?

Doctrina y Convenios 107:21–26, 33–35, 65–66

Los siervos escogidos del Señor dirigen Su Iglesia.

¿Qué experiencias han fortalecido su testimonio de los líderes de la Iglesia? ¿Cómo ayudará a los niños a fortalecer su propio testimonio?

El profeta nos enseña lo que Dios desea que sepamos.

Posibles actividades

  • Muestre en la pizarra una ilustración de las Autoridades y los Oficiales Generales de un ejemplar de la conferencia general reciente de la revista Liahona. Conforme los niños lean Doctrina y Convenios 107:21–26, 33–35, 65–66, invítelos a que escriban en la pizarra lo que aprendan acerca de las responsabilidades que tienen algunos de esos líderes. ¿Por qué estamos agradecidos por la guía que nos brindan? Compartan unos con otros la forma en que hayan obtenido un testimonio de los profetas y apóstoles.

  • Escriba en la pizarra las palabras confianza, fe y oración. Pregunte a los niños cómo podemos sostener a la Primera Presidencia de la Iglesia con nuestra confianza, nuestra fe y nuestras oraciones (véase Doctrina y Convenios 107:22). ¿Por qué es importante sostener a los siervos escogidos del Señor?

Doctrina y Convenios 108:3

El guardar mis convenios con cuidado me trae bendiciones.

Reflexione sobre la forma en que puede ayudar a los niños a quienes enseña a “ten[er] más cuidado […], de observar [sus] votos” o convenios. ¿Cómo los bendecirá el hacer eso ahora y en el futuro?

Posibles actividades

  • Invite a los niños a hacer algo que requiera prestar atención con cuidado para que lo hagan bien, como tratar de llenar un vaso con agua sin derramarla. ¿Qué ocurre si no tenemos cuidado? Invítelos a que lean Doctrina y Convenios 108:3 y descubran lo que se le pidió hacer con cuidado a Lyman Sherman. Enumere con los niños las promesas que le hacen al Padre Celestial al bautizarse y al participar de la Santa Cena. Ayúdelos a pensar en formas en las que podemos tener cuidado de observar esas promesas.

  • Entone con los niños una canción sobre guardar convenios, como “Voy a ser valiente” (Canciones para los niños, pág. 85). Ayúdelos a elaborar un letrero con la frase de la canción que les recuerde guardar sus convenios, e ínstelos a que lo coloquen en algún lugar de su casa.

  • Reparta entre los niños partes del discurso de la hermana Becky Craven “Cuidadosos vs. despreocupados” (Liahona, mayo de 2019, págs. 9–11), y pídales que compartan algo que los inspire a ser más cuidadosos en cuanto a guardar sus convenios.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Comuníquese de vez en cuando con los padres de los niños a quienes enseñe a fin de animarlos en su empeño de enseñar el Evangelio en el hogar. Usted podría contarles algo que sus hijos hayan compartido en la Primaria de lo que han aprendido en casa.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Adapte las actividades para cubrir las necesidades. No vea estas reseñas como instrucciones que tiene que seguir al enseñar. Más bien, utilícelas como una fuente de ideas que le ayuden a recibir su propia inspiración a medida que medite en cuanto a las necesidades de los niños a quienes enseña. En algunos casos, podría sentir la inspiración de adaptar una actividad o un tema para niños pequeños a fin de enseñar a los niños grandes, o viceversa.