Primaria
13 – 19 septiembre. Doctrina y Convenios 102–105: “Tras mucha tribulación […], viene la bendición”
anterior siguiente

“13 – 19 septiembre. Doctrina y Convenios 102–105: ‘Tras mucha tribulación […], viene la bendición’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“13 – 19 septiembre. Doctrina y Convenios 102–105”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

C. C. A. Christensen (1831–1912), El Campo de Sion, alrededor de 1878, témpera sobre muselina, 198 x 290 cm. Museo de Arte de la Universidad Brigham Young, donación de los nietos de C. C. A. Christensen, 1970.

13 – 19 septiembre

Doctrina y Convenios 102–105

“Tras mucha tribulación […], viene la bendición”

El estudio que haga de Doctrina y Convenios 102–105 es una parte importante de su preparación para enseñar. Preste atención a las impresiones espirituales sobre cómo ayudar a los niños a comprender mejor las Escrituras.

Anotar sus impresiones

Invitar a compartir

Ayude a los niños a que elijan una canción que les recuerde de algo que estén aprendiendo en casa o en la Iglesia.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 103:9

Puedo ser “una luz al mundo”.

¿Cómo puede alentar a los niños a quienes enseña a que compartan la luz del Evangelio con las personas que los rodean?

Posibles actividades

  • Lea Doctrina y Convenios 103:9 a los niños e invítelos a que sostengan ilustraciones de una bombilla, una vela u otra fuente de luz. Pídales que muestren su ilustración a otra persona de la clase. Dígales la forma en que ellos son como una luz para los demás cuando siguen a Jesucristo.

  • Entone con los niños una canción sobre ser un ejemplo, tal como “Cristo me manda que brille” o “Yo soy como estrella” (Canciones para los niños, págs. 38–39, 84). Ayúdelos a pensar en movimientos que vayan con la letra de la canción. ¿Cómo podemos ser una luz, o un buen ejemplo, para las personas que nos rodean?

    Puedo ser una luz al mundo.

Doctrina y Convenios 104:42

El Señor me bendecirá si guardo Sus mandamientos.

En la sección 104, el Señor promete varias veces “una multiplicidad de bendiciones” a aquellos que obedezcan Sus mandamientos fielmente. ¿Cómo ayudará a los niños a sentir que Él desea bendecirnos con generosidad?

Posibles actividades

  • Invite a los niños a que hagan un movimiento, como mover los dedos, cada vez que escuchen la palabra “bendiciones” a medida que usted lea Doctrina y Convenios 104:42. Hábleles de la forma en que el Padre Celestial lo ha bendecido a usted por guardar Sus mandamientos. Pídales que cuenten cómo Él los ha bendecido a ellos. Invite a cada uno de ellos a que mencione un mandamiento que puede obedecer.

  • Para ayudar a los niños a comprender el significado de la palabra “multiplicidad”, dibuje un círculo en la pizarra o en una hoja de papel. Pídales que le ayuden a multiplicar la cantidad de círculos —dibujando dos, luego cuatro, después ocho, dieciséis, y así sucesivamente— hasta que toda la pizarra o el papel estén llenos de círculos. Cada vez que agreguen círculos, ayúdelos a pensar en una bendición que les haya dado el Padre Celestial. Explique que “una multiplicidad de bendiciones” quiere decir que el Señor llenará nuestra vida de bendiciones si obedecemos Sus mandamientos.

Doctrina y Convenios 105:38–40

Puedo ser un pacificador.

Hay muchas lecciones que podemos aprender de las cosas que sucedieron durante el Campo de Sion. Una que podría ser importante para los niños es que la contención y las peleas acarrean dificultades, mientras que la unidad y la paz ofrecen bendiciones.

Posibles actividades

  • Con sus propias palabras, cuente a los niños el relato del Campo de Sion (véase la introducción de la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar; Santos, tomo I, págs. 198–210; o “La ofrenda aceptable del Campo de Sion” [Revelaciones en contexto, págs. 229–234]). Haga pausas de forma periódica para señalar lecciones que podemos aprender del Campo de Sion; por ejemplo, que el Señor desea que seamos pacíficos y trabajemos juntos en lugar de discutir y pelear.

  • Lea Doctrina y Convenios 105:38–40, y pida a los niños que se pongan de pie cada vez que escuchen la palabra “paz”. Explique que el Señor deseaba que los santos hicieran las paces con las personas que los trataban mal. Ayude a los niños a pensar en cosas que puedan hacer a fin de ser pacificadores e invítelos a hacer una dramatización de algunas situaciones.

  • Comparta un relato de su propia vida o de las revistas Amigos o Liahona, que se trate de un niño que haya sido pacificador. Entonen una canción sobre amar a los demás, tal como “Ama a todos, dijo el Señor” (Canciones para los niños, pág. 39), o completen la hoja de actividades de esta semana.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 104:13–18

El Señor desea que comparta lo que tengo con los necesitados.

Considere la forma en que ayudará a los niños a comprender la manera del Señor de proveer para Su pueblo en momentos de necesidad.

Posibles actividades

  • Conceda a los niños algunos minutos para que hagan una lista de bendiciones que Dios les ha dado. Anímelos a que incluyan todas las que puedan. Después lean juntos Doctrina y Convenios 104:13–18, y busquen respuestas a preguntas como estas: ¿Quién es el verdadero dueño de todas las cosas? ¿Por qué nos las da Él a nosotros? ¿Qué desea Él que hagamos con esas cosas? Ayude a los niños a pensar en formas en las que pueden compartir sus bendiciones con los demás.

  • Comparta una experiencia en la que alguien le haya dado a usted algo que necesitaba y pida a los niños que cuenten experiencias similares. O bien, muestre un video que sea sobre servir a los demás, tal como “El abrigo” (ChurchofJesusChrist.org). ¿Qué aprendemos de esas experiencias sobre servir a los demás? Invite a los niños a estar pendientes de los necesitados y a que busquen a alguien a quien servir esta semana, como alguien en la escuela o particularmente alguien de su familia.

  • Invite a los niños a que busquen en Canciones para los niños o en Himnos canciones que tengan que ver con el servicio o el ayudar a los demás (véanse los índices de temas). Canten juntos una o dos canciones y hablen de lo que estas nos enseñan.

Doctrina y Convenios 105:9–19

Puedo obedecer los mandamientos del Señor, aun cuando no entienda los motivos por los que se nos han dado.

La experiencia del Campo de Sion puede ser una poderosa manera de ilustrar las bendiciones que provienen de procurar seguir la voluntad del Señor.

Posibles actividades

  • Muestre la ilustración que se encuentra en la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar, e invite a los niños a que digan lo que sepan en cuanto al Campo de Sion. Si necesitan ayuda, utilice la introducción de la reseña de esta semana de Ven sígueme — Para uso individual y familiar; Santos, tomo I, págs. 198–210; o “La ofrenda aceptable del Campo de Sion” (Revelaciones en contexto, págs. 229–234). Invítelos a que hagan de cuenta que participaron en el Campo de Sion y que narran a sus hijos sus experiencias. ¿Qué les gustaría que aprendieran sus hijos de esas experiencias?

  • Lean juntos Doctrina y Convenios 105:13–14, y explique que cuando el Campo de Sion llegó a Misuri, el Señor les dijo que no intentaran recuperar las tierras de los santos. Algunos de los miembros del campo se molestaron y se preguntaron por qué se les había mandado ir allá. ¿Qué debemos hacer cuando no comprendamos los motivos por los que se nos da un mandamiento? Comparta algunos relatos de “Voces de la Restauración: El Campo de Sion” (en Ven, sígueme — Para uso individual y familiar) a fin de ayudar a los niños a ver que las bendiciones llegan cuando obedecemos los mandamientos que nos da Dios por medio de Sus profetas, aunque no comprendamos todos los motivos.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Anime a los niños a que hablen de lo que sucedió en el Campo de Sion con alguien en casa, junto con una lección que hayan aprendido de esas experiencias. O bien, invítelos a pensar en algo con lo que el Señor los haya bendecido y que puedan compartir con una persona necesitada.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Trate las interrupciones con amor. “En ocasiones, un niño podría interrumpir el aprendizaje del resto de los integrantes de la clase. Si eso sucede, muestre paciencia, amor y comprensión hacia los desafíos que ese niño pudiera estar afrontando […]. Si el niño inquieto tiene necesidades especiales, hable con el o la especialista en discapacidades del barrio o de la estaca, o bien visite el sitio [disabilities.ChurchofJesusChrist.org] para averiguar cómo puede satisfacer mejor esas necesidades” (Enseñar a la manera del Salvador, pág. 26).