Primaria
25 – 31 octubre. Doctrina y Convenios 124–125: “Una casa en mi nombre”
anterior siguiente

“25 – 31 octubre. Doctrina y Convenios 124–125: ‘Una casa en mi nombre’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“25 – 31 octubre. Doctrina y Convenios 124–125”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

Nauvoo la hermosa, por Larry Winborg.

25 – 31 octubre

Doctrina y Convenios 124–125

“Una casa en mi nombre”

¿Qué lecciones de Doctrina y Convenios 124–25 necesitan aprender los niños? Reflexione en esa pregunta a medida que estudie esta semana.

Anotar sus impresiones

Invitar a compartir

Muestre una ilustración del templo más cercano. Pregunte a los niños qué saben sobre los templos. Permítales que expresen sus sentimientos en cuanto a la idea de ir al templo algún día.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 124:15, 20

Jesús se pone feliz si yo trato de hacer el bien.

En la revelación registrada en la sección 124, el Señor expresó que estaba complacido con Hyrum Smith y George Miller debido a que ellos se esforzaban por seguirlo a Él. ¿Cómo ayudará a los niños a que sepan que el Señor se complace cuando ellos tratan de hacer el bien?

Posibles actividades

  • Ayude a los niños a pensar en cosas buenas que pueden hacer. Muéstreles ilustraciones para darles ideas (encontrará algunas en el Libro de obras de arte del Evangelio o en las revistas de la Iglesia). Pídales que señalen esas cosas buenas. Lea Doctrina y Convenios 124:15 y pídales que escuchen cómo se sintió el Señor cuando Hyrum Smith eligió hacer el bien. ¿Cómo se siente Jesús cada vez que tratamos de hacer cosas buenas?

  • Entregue a los niños corazones de papel y pídales que se dibujen a sí mismos haciendo cosas buenas. Invítelos a que compartan con la clase lo que hayan dibujado. ¿Cómo nos sentimos cada vez que hacemos algo bueno? Testifique que Jesús se pone feliz cuando tratamos de hacer lo correcto.

  • Entonen una canción que hable sobre hacer cosas buenas que Jesús desea que hagamos, tal como “Cristo me manda que brille” (Canciones para los niños, págs. 38–39).

Doctrina y Convenios 124:28–29, 39

Jesús manda a Su pueblo que construya templos.

Los templos siempre han formado parte del plan que el Padre Celestial tiene para Sus hijos. El comprender eso ayudará a los niños a quienes enseña a sentir mayor reverencia hacia el templo.

Posibles actividades

  • Ayude a los niños a comprender que cuando los santos hallaron un nuevo hogar en Nauvoo, el Señor les dijo que construyeran un templo (véase “Capítulo 50: Los santos en Nauvoo”, Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 183–184, o el video correspondiente en ChurchofJesusChrist.org). Invítelos a hacer de cuenta que están construyendo un templo.

  • Lea con los niños esta frase: “Mi santa casa, que a mi pueblo siempre se le manda construir a mi santo nombre” (Doctrina y Convenios 124:39). Permítales que sostengan una ilustración de un templo de la antigüedad (véase el Libro de obras de arte del Evangelio, nro. 52 o la hoja de actividades de esta semana) y una fotografía de un templo de su localidad. Explique que el Padre Celestial y Jesucristo siempre han mandado a Su pueblo que construya templos, tanto en la antigüedad como en el presente. Comparta palabras y frases de Doctrina y Convenios 124:28–29 que ayuden a los niños a comprender por qué desea el Señor que construyamos templos.

  • Invite a los niños a que completen la hoja de actividades de esta semana para ayudarles a entender que nosotros somos el pueblo de Dios y que al pueblo de Dios siempre se le ha mandado construir templos.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 124:12–21

El Señor se complace cuando soy fiel.

En la sección 124, el Señor elogió a varios santos por su fidelidad. Las palabras de Él pueden ayudar a los niños a determinar cualidades que deben desarrollar.

Posibles actividades

  • Elija algunas de las cualidades que se mencionan en Doctrina y Convenios 124:12–21, y escríbalas en la pizarra alrededor de una ilustración del Salvador. Pida a los niños que escudriñen los versículos 12–21 y busquen esas palabras. Ayúdelos a entender las palabras con las que tal vez no estén familiarizados. Según esos versículos, ¿cómo se siente el Señor en cuanto a las personas que desarrollan esas cualidades?

  • Escriba la palabra integridad en la pizarra. Invite a los niños a que averigüen lo que el Señor dijo sobre la integridad en Doctrina y Convenios 124:15, 20. A fin de ayudarlos a comprender lo que es la integridad, lea este enunciado: “Integridad significa pensar y hacer lo correcto en todo momento, sin importar las consecuencias” (Para la fortaleza de la juventud, pág. 19). También podría compartir ejemplos de niños que hayan mostrado integridad de experiencias suyas o de las revistas Amigos o Liahona. Extienda el desafío a los niños de fijarse la meta de actuar con más integridad esta semana.

Doctrina y Convenios 124:28–30, 38–41

Jesús manda a Su pueblo que construya templos.

Los niños a quienes enseña pronto tendrán la edad suficiente para ir al templo y participar en las ordenanzas que ahí se efectúan. ¿Qué puede hacer para ayudarlos a prepararse?

Posibles actividades

  • Cubra una ilustración o un dibujo de un templo. Invite a los niños a que lean Doctrina y Convenios 124:38–41 y busquen pistas de lo que hay en la ilustración. Permítales que destapen la ilustración y hablen de lo que enseñan esos versículos sobre por qué el Señor desea que construyamos templos.

  • Invite a los niños a que lean Doctrina y Convenios 124:28–30 y busquen los motivos que el Señor dio a José Smith para la construcción del Templo de Nauvoo. Exprese sus sentimientos en cuanto al templo y alguna experiencia que haya tenido al efectuar bautismos por los muertos. Ayude a los niños a determinar cuánto tiempo les falta a fin de tener la edad para efectuar bautismos por los muertos en el templo.

  • Si tiene una recomendación para el templo, muéstrela a los niños, o bien, invite a un joven o a una jovencita del barrio a que les muestre su recomendación. Dígales por qué es importante la recomendación para el templo y qué tenemos que hacer para obtener una. Anímelos a que empiecen a prepararse ahora para obtener la suya.

    José Smith frente al Templo de Nauvoo, por Gary E. Smith.

Doctrina y Convenios 124:91–92

Una bendición patriarcal me puede ofrecer guía inspirada.

Si ya ha recibido su bendición patriarcal, repásela antes de enseñar a los niños sobre esa bendición. ¿Por qué siente agradecimiento por su bendición patriarcal? ¿Cómo inspirará a los niños a prepararse para recibir la suya?

Posibles actividades

  • Invite a uno de los niños a leer Doctrina y Convenios 124:91–92, y pida a la clase que escuche el llamamiento que el Señor le dio a Hyrum Smith. ¿Qué saben los niños en cuanto a las bendiciones patriarcales? Si usted ya recibió la suya, muéstresela a los niños para que vean cómo es. (Recuerde que el contenido específico de su bendición patriarcal es sagrado). Explique que las bendiciones patriarcales son bendiciones especiales que recibimos de un patriarca. Esas bendiciones nos ayudan a saber más de nosotros mismos y de lo que el Padre Celestial desea que hagamos.

  • Considere invitar a uno de los padres o hermanos de uno de los niños a quienes enseña para que expliquen a la clase por qué siente agradecimiento por su bendición patriarcal. Pida a esa persona que comparta cómo decidió recibir su bendición. Testifique de las bendiciones patriarcales.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a que compartan con alguien de su familia algo que hayan aprendido sobre los templos y por qué desean ir al templo un día.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Los niños pueden reconocer la influencia del Espíritu. Enseñe a los niños que los sentimientos de paz, amor y calidez que tienen al hablar o cantar sobre Jesucristo y Su evangelio provienen del Espíritu Santo. Esos sentimientos pueden edificar su testimonio.