Uso individual y familiar
11 – 17 octubre. Doctrina y Convenios 115–120: “Su sacrificio será más sagrado para mí que su ganancia”
anterior siguiente

“11 – 17 octubre. Doctrina y Convenios 115–120: ‘Su sacrificio será más sagrado para mí que su ganancia’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“11 – 17 octubre. Doctrina y Convenios 115–120”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

Far West, por Al Rounds.

11 – 17 octubre

Doctrina y Convenios 115–120

“Su sacrificio será más sagrado para mí que su ganancia”

El Señor quiere hablarle. Al estudiar las Escrituras, ore y pídale que le ayude a descubrir los mensajes que Él tiene para usted.

Anote sus impresiones

Había motivos para ser optimista en cuanto al nuevo lugar de recogimiento de los santos en Far West, Misuri, en julio de 1838. La ciudad estaba creciendo rápidamente, la tierra parecía producir en abundancia y se reveló que a corta distancia hacia el norte se encontraba Adán-ondi-Ahmán, un lugar de gran importancia espiritual (véase Doctrina y Convenios 107:53–56116). Aun así, debió haber sido difícil para los santos no pensar en lo que habían perdido. Habían sido expulsados de Independence, que había sido designado como el lugar central de Sion, y las posibilidades de regresar pronto probablemente parecían ser limitadas. Además, los santos habían tenido que huir de Kirtland, Ohio, abandonando su amado templo después de tan solo dos años, y esta vez no eran solo los enemigos fuera de la Iglesia que causaban problemas; muchos miembros prominentes se habían puesto en contra de José Smith, incluso los Tres Testigos del Libro de Mormón y cuatro de los integrantes de los Doce. Algunos pudieron haberse preguntado: ¿El Reino de Dios está realmente haciéndose más fuerte, o se está debilitando?

Sin embargo, los fieles no permiten que preguntas como esas los detengan. En vez de ello, comenzaron a edificar un nuevo lugar santo, esta vez en Far West, e hicieron planes para un nuevo templo. Se llamó a cuatro apóstoles nuevos, entre ellos a dos —John Taylor y Wilford Woodruff— que más adelante llegarían a ser Presidentes de la Iglesia (véase Doctrina y Convenios 118:6). Los santos aprendieron que llevar a cabo la obra de Dios no quiere decir que uno nunca falla; significa que uno se “levant[a] nuevamente”; y aun cuando será necesario renunciar a algunas cosas, esos sacrificios serán sagrados para Dios, incluso “más sagrado[s] […] que su ganancia” (Doctrina y Convenios 117:13).

Véanse Santos, tomo I, págs. 300–303; “Far West y Adán-ondi-Ahmán”, Revelaciones en contexto, págs. 251–257.

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 115:4–6

El nombre de la Iglesia fue designado por el Señor.

El presidente Russell M. Nelson dijo que el nombre de la Iglesia es “una cuestión de gran importancia” (“El nombre correcto de la Iglesia”, Liahona, noviembre de 2018, pág. 87). Mientras lee Doctrina y Convenios 115:4–6, piense en por qué eso es verdad. ¿Qué tiene que ver el nombre de la Iglesia con su obra y su misión?

Véase también 3 Nefi 27:1–11.

Doctrina y Convenios 115:5–6

Sion y sus estacas ofrecen “refugio contra la tempestad”.

A pesar de las adversidades que los santos afrontaban en 1838, el Señor seguía esperando mucho de ellos. Busque palabras en Doctrina y Convenios 115:5–6 que recalquen la función que el Señor desea que Su Iglesia y los miembros de ella cumplan en el mundo. Por ejemplo, ¿qué siente que debe hacer para “[l]evanta[rse] y brillar”? (versículo 5). ¿Qué tempestades espirituales observa a su alrededor, y cómo hallamos “refugio” por medio del recogimiento? (versículo 6).

Véase también 3 Nefi 18:24.

Doctrina y Convenios 117

Mis sacrificios son sagrados para el Señor.

Abandonar Kirtland debió haber sido particularmente difícil para personas como Newel K. Whitney, quien había establecido una vida próspera para su familia en ese lugar. ¿Qué encuentra en Doctrina y Convenios 117:1–11 que pudiera haberles ayudado a hacer ese sacrificio? ¿En qué forma esos versículos cambian su perspectiva en cuanto a lo que es realmente importante?

El sacrificio que se le pidió a Oliver Granger fue diferente: el Señor le asignó quedarse en Kirtland para poner en orden los asuntos financieros de la Iglesia. Fue una tarea difícil y, aun cuando representó a la Iglesia con integridad, finalmente no recuperó mucho dinero. Considere cómo las palabras del Señor en los versículos 12–15 podrían aplicarse a lo que el Señor le ha pedido a usted.

Véanse también Mateo 6:25–33; Boyd K. Packer, “Mis hermanos más pequeños”, Liahona, noviembre de 2004, págs. 86–88; “Far West y Adán-ondi-Ahmán”, Revelaciones en contexto, págs. 255–256.

A Newel K. Whitney se le mandó trasladarse a Adán-ondi-Ahmán, que aparece aquí en la foto.

Doctrina y Convenios 119–120

Cuando pago el diezmo, ayudo a edificar y “santifica[r] la tierra de Sion”.

Las instrucciones de las secciones 119120 suenan parecidas a la forma en que la obra del Señor se financia en nuestro tiempo. Actualmente, los santos contribuyen “la décima parte de todo su interés [que ahora se entiende como ingreso] anualmente” (Doctrina y Convenios 119:4), y esos fondos los administra un consejo que consta de la Primera Presidencia, el Cuórum de los Doce y el Obispado Presidente. Considere las siguientes preguntas a medida que estudie esas secciones:

  • ¿En qué forma el observar la ley del diezmo “santifica la tierra de Sion”? ¿De qué manera puede esa ley ayudar a hacer del lugar donde vive “una tierra de Sion” para usted? (Doctrina y Convenios 119:6).

  • ¿Qué es importante para usted acerca de la frase “por mi propia voz dirigida a ellos” en Doctrina y Convenios 120?

Véanse también Malaquías 3:8–12; David A. Bednar, “Las ventanas de los cielos”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 17–20; “El diezmo de mi pueblo”, Revelaciones en contexto, págs. 266–272.

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 115:4–6.

¿Sería factible para su familia leer estos versículos mientras ven el amanecer? Podría ayudarles a analizar lo que significa “[l]evantaos y brillad” (versículo 5); o también podrían hablar de cómo es la experiencia de buscar refugio durante una tempestad. ¿Cómo podría esa experiencia ser como encontrar “refugio” en la Iglesia? (versículo 6). Luego podrían conversar sobre formas en que su familia puede ayudar a los demás a disfrutar del refugio que la Iglesia brinda.

Doctrina y Convenios 117:1–11.

Su familia podría comparar una “gota” con algo de mayor peso (o más “important[e]”) (versículo 8), como una jarra de agua, lo cual podría conducir a un análisis acerca de lo que es menos importante en nuestra vida y que pudiera evitar que recibiéramos las abundantes bendiciones de Dios.

Doctrina y Convenios 119.

Podrían entonar juntos una canción tal como “Mi diezmo al Señor daré” (Liahona, octubre de 2006, pág. A13). ¿Qué enseñan la canción y la sección 119 sobre la razón por la que pagamos el diezmo? Los niños pequeños también podrían beneficiarse de una lección práctica: podría darles objetos pequeños, ayudarles a calcular una décima parte y decirles por qué paga usted el diezmo (véase también Leales a la Fe, págs. 60–61).

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Mi diezmo al Señor daré”, Liahona, octubre de 2006, pág. A13.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Aliente la autosuficiencia. “Cuando [los miembros de la familia] tengan preguntas, a veces es mejor enseñarles a encontrar las respuestas por su cuenta, en lugar de contestar sus preguntas de inmediato” (Enseñar a la manera del Salvador, pág. 28).

El dar nuestro diez por ciento al Señor como diezmo ayuda a avanzar Su obra salvadora.