Uso individual y familiar
4 – 10 octubre. Doctrina y Convenios 111–114: “Yo dispondré todas las cosas para vuestro bienestar”
anterior siguiente

“4 – 10 octubre. Doctrina y Convenios 111–114: ‘Yo dispondré todas las cosas para vuestro bienestar’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“4 – 10 octubre. Doctrina y Convenios 111–114”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

4 – 10 octubre

Doctrina y Convenios 111–114

“Yo dispondré todas las cosas para vuestro bienestar”

Pida en oración la guía del Espíritu mientras lee Doctrina y Convenios 111–114, y anote sus impresiones. Luego considere formas en que pueda actuar de conformidad con esas impresiones.

Anote sus impresiones

¿En alguna ocasión ha tenido una experiencia espiritual que le haya hecho sentir confianza y seguridad en su fe, pero luego las aflicciones de la vida probaron su fe y halló que luchaba por recuperar la paz que había sentido antes? Algo similar le sucedió a los santos de Kirtland. Menos de un año después de los derramamientos espirituales relacionados con la dedicación del Templo de Kirtland, surgieron problemas. Una crisis económica, discordia en el Cuórum de los Doce y otras pruebas causaron que la fe de algunos flaqueara.

No podemos eludir las pruebas; entonces ¿cómo podemos evitar que amenacen nuestra fe y nuestro testimonio? Quizá parte de la respuesta se encuentre en el consejo del Señor que se encuentra en Doctrina y Convenios 112, dado cuando la adversidad en Kirtland iba en aumento. El Señor dijo: “… purificad vuestro corazón delante de mí” (versículo 28), “… no os sublevéis” (versículo 15), “… ciñe tus lomos para la obra” (versículo 7) y “[s]é humilde” (versículo 10). Si seguimos ese consejo, el Señor nos “llevará de la mano” durante la adversidad y nos dará sanación y paz (véanse los versículos 10, 13).

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 111

El Señor puede “dispon[er] todas las cosas para [mi] bienestar”.

Para 1836, la Iglesia había acumulado grandes deudas al llevar a cabo la obra del Señor. Preocupados por las deudas y considerando maneras de pagarlas, José Smith y otras personas viajaron a Salem, Massachusetts, quizá porque se había rumoreado que había dinero abandonado en una casa de ese lugar (véase el encabezamiento de Doctrina y Convenios 111). Después de que llegaron a Salem, el Señor declaró: “… hay más de un tesoro para vosotros en esta ciudad” (versículo 10): tesoros que incluían personas que Él “recoger[ía] a su debido tiempo […], para el bienestar de Sion” (versículo 2; véase también Éxodo 19:5). Aun cuando no encontraron dinero en Salem, los conversos que hubo como resultado de esfuerzos misionales posteriores en ese lugar fueron parte del cumplimiento de la promesa del Señor.

Al leer la sección 111, piense en cosas por las que se preocupa. Piense en la forma en que las palabras del Señor a José podrían aplicarse a usted. ¿De qué manera le ha ayudado el Señor a encontrar “tesoro[s]” inesperados? (versículo 10). Piense en lo que Él ha hecho para “dispon[er] todas las cosas para [su] bienestar” (versículo 11). ¿Qué le enseña la frase “en cuanto podáis recibirlas” sobre el Padre Celestial?

Véanse también Mateo 6:19–21, 33; “Más de un tesoro”, Revelaciones en contexto, págs. 245–250.

Doctrina y Convenios 112:3–15

El Señor guiará a los que humildemente busquen Su voluntad.

La unidad del Cuórum de los Doce se estaba debilitando en el verano de 1837. Había desacuerdos en cuanto a responsabilidades, y algunos de los miembros estaban hablando en contra del profeta José Smith. Thomas B. Marsh, que en ese entonces era Presidente del Cuórum de los Doce, estaba preocupado, y fue de Misuri a Ohio en busca de consejo del Profeta. El hermano Marsh lo recibió mediante la revelación contenida en la sección 112. ¿Cómo pudo haberle ayudado el consejo del Señor a él y a su cuórum? ¿Qué lecciones contiene para usted cuando trata de vencer la contención y los resentimientos?

En particular, podría meditar sobre el versículo 10. ¿Qué significa que el Señor le guíe “de la mano”? ¿Por qué es necesaria la humildad para ese tipo de guía?

Véanse también Ulisses Soares, “Sean mansos y humildes de corazón”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 9–11; “La fe y la caída de Thomas Marsh”, Revelaciones en contexto, págs. 58–65.

Si somos humildes, el Señor nos guiará y contestará nuestras oraciones.

Doctrina y Convenios 113

José Smith fue “un siervo en las manos de Cristo”.

Isaías se refirió a uno de los descendientes de Isaí como una “vara” y una “raíz” (Isaías 11:1, 10). En la sección 113, el Señor explica que ese descendiente, un siervo de Cristo, contribuiría decisivamente en el recogimiento del pueblo del Señor en los últimos días (véase Doctrina y Convenios 113:4, 6), una profecía que describe al profeta José Smith bastante bien. ¿En qué forma esa y otras verdades de la sección 113 habrán alentado a los santos durante la conmoción que estaban viviendo en Kirtland? ¿Qué encuentra usted en esa revelación que le inspire a participar en la obra del Señor hoy en día?

Véanse también Guía para el Estudio de las Escrituras, “Isaí”, escrituras.ChurchofJesusChrist.org; 2 Nefi 21:10–12; José Smith—Historia 1:40.

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 111:2, 9–11.

Estos versículos podrían dar pie a un análisis de lo que su familia valora como “tesoros” eternos. Podría crear una búsqueda del tesoro; para ello, esconda cosas alrededor de la casa que representen lo que el Señor atesora o valora. A medida que su familia encuentre cada artículo, analicen lo que pueden hacer para demostrar que lo valoran.

Doctrina y Convenios 112:10.

El élder Ulisses Soares describió a las personas humildes de esta manera: “Los humildes son enseñables, reconocen cuánto dependen de Dios y están deseosos de someterse a Su voluntad. Los humildes son mansos y tienen la capacidad de influenciar a los demás a ser lo mismo” (“Sean mansos y humildes de corazón”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 10). Considere formas de ayudar a su familia a entender lo que significa ser humilde. Podrían entonar una canción que hable de la humildad, tal como “Sé humilde” (Himnos, nro. 70), mientras que un miembro de la familia lleva a los demás “de la mano” y los guía por la casa. O bien, compartan experiencias en las que el Señor haya guiado a los miembros de su familia “de la mano” y dado “respuesta a [s]us oraciones”.

Doctrina y Convenios 112:11–14, 26.

¿Cuál es la diferencia entre saber el nombre de alguien y conocerle? ¿Qué aprendemos en los versículos 11–14 sobre lo que significa conocer al Señor?

Doctrina y Convenios 112:15.

¿Qué quiere decir “sublev[arse]” en contra del profeta? ¿Qué encontramos en ese versículo que nos ayuda a desear sostener al profeta?

Doctrina y Convenios 113:7–8.

¿Qué aprendemos en el versículo 8 que ayudará a “establecer de nuevo a Sion” y redimir a Israel?

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Sé humilde”, Himnos, nro. 70.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Viva de acuerdo con su testimonio. “‘Ustedes enseñan lo que son’, enseñó el élder Neal A. Maxwell. ‘El conjunto de sus rasgos de carácter será más recordado que una verdad específica [que haya enseñado] en una lección particular’” (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 13).

Thomas B. Marsh anota la revelación que le fue dada por medio de José Smith. Sé humilde, por Julie Rogers.