2012
¿Hay un límite para el arrepentimiento? ¿Llegaré en algún momento al límite si tengo que pedir perdón por lo mismo una y otra vez?

¿Hay un límite para el arrepentimiento? ¿Llegaré en algún momento al límite si tengo que pedir perdón por lo mismo una y otra vez?

En esto hay que recordar dos cosas: (1) la misericordia de Dios es ciertamente infinita y (2) el verdadero arrepentimiento significa abandonar los pecados.

Por un lado, gracias a la expiación infinita de Jesucristo, el arrepentimiento queda a disposición de todos, incluso de quienes hayan repetido muchas veces el mismo error. Como dijo el profeta Alma: “He aquí, [Dios el Señor] invita a todos los hombres, pues a todos ellos se extienden los brazos de misericordia, y él dice: Arrepentíos, y os recibiré” (Alma 5:33).

Por otro lado, el profeta José Smith enseñó lo siguiente: “El arrepentimiento es algo que no se debe tratar livianamente día tras día. Pecar a diario y arrepentirse a diario no es agradable a la vista de Dios” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 78).

Así que, ¿cuál es la clave del arrepentimiento? Como lo reveló el Señor a José Smith: “Por esto sabréis si un hombre se arrepiente de sus pecados: He aquí, los confesará y los abandonará” (D. y C. 58:43). Y como enseñó Alma: “…el que se arrepienta hallará misericordia; y quien halle misericordia y persevere hasta el fin, será salvo” (Alma 32:13; cursiva agregada).

En otras palabras, tienes que confesar tus pecados y abandonarlos y esforzarte por ser fiel hasta el fin de tu vida. Si actualmente te cuesta vencer algún pecado en particular, no dejes que te venza la errada idea de que el arrepentimiento sincero tiene límites. Busca la ayuda de tus padres y de tu obispo o presidente de rama. El amor, apoyo y consejo de ellos te puede ayudar en tus esfuerzos por eliminar el pecado de tu vida y por allegarte más al Padre Celestial y a Jesucristo.