La parábola de las diez vírgenes
    Notas al pie de página
    Tema

    La parábola de las diez vírgenes

    En esta parábola, el Salvador nos enseñó la manera de prepararnos para Su segunda venida.

    En estos últimos días, el Señor ha dicho: “Sed fieles, orando siempre, llevando arregladas y encendidas vuestras lámparas, y una provisión de aceite, a fin de que estéis listos a la venida del Esposo” (D. y C. 33:17). Este consejo hace referencia a la parábola de las diez vírgenes, la cual ilustra que debemos prepararnos para la segunda venida de Cristo (véase Mateo 25:1–13). A continuación se ofrecen unas explicaciones que le ayudarán mientras estudia esta parábola y medita en su significado.

    Diez vírgenes

    Era costumbre entre los judíos que el esposo llegara por la noche a la casa de su prometida, donde las damas de honor la atendían. Cuando se anunciaba que el esposo estaba a punto de llegar, estas damas de honor salían con lámparas para iluminarle el camino hacia la casa en la que tendría lugar la celebración.

    En esta parábola, las vírgenes representan a los miembros de la Iglesia, y el esposo representa a Cristo. El Señor explicó a José Smith que las vírgenes prudentes son aquellos que “han recibido la verdad, y han tomado al Santo Espíritu por guía, y no han sido engañados” (D. y C. 45:57).

    Esposo

    En la Biblia, se utiliza la imagen de la boda como símbolo de la venida del Señor (véase Isaías 62:5; Mateo 22:1–14). En las bodas judías se anunciaba la llegada del esposo a la casa de su prometida. Las bodas solían celebrarse por la noche, y las lámparas se encendían al anochecer. Por tanto, las diez vírgenes esperaban la llegada del esposo antes de la medianoche; pero él llegó más tarde y fue anunciado de manera repentina.

    No sabemos el momento en que se producirá la segunda venida de Cristo, pero debemos prepararnos para ella como si pudiera producirse en cualquier momento, ya sea pronto o tarde.

    Lámparas

    Las lámparas de aceite que utilizaban los judíos en los tiempos de Jesús se denominan lámparas herodianas, en nombre del rey Herodes. Estas lámparas permitían que las personas llevaran luz por doquiera que fuesen. De la misma manera, nosotros debemos llevar la luz de Evangelio con nosotros (véase Mateo 5:14–16).

    La parte principal de la lámpara estaba hecha de barro y moldeada en un torno de alfarero.

    La boquilla estaba hecha con un molde.

    El asa se moldeaba a mano y luego se adhería a la lámpara.

    En la boquilla se colocaba una mecha compuesta de fibra de lino o un tallo de junco, tras lo cual se llenaba la lámpara de aceite de oliva. Una vez que la mecha absorbía el aceite, se encendía la lámpara.

    Aceite

    Las olivas o aceitunas se sumergen en agua para limpiarlas y quitarles el amargor, tras lo cual se machacan para extraer su aceite. El aceite de oliva, que se produce en toda la región mediterránea, tenía múltiples usos antiguamente: alimento, aceite para cocinar, condimento, tratamiento de heridas, ingrediente de productos cosméticos y jabones, y combustible para lámparas.

    El aceite de la parábola representa nuestra fe y testimonio, nuestra pureza y dedicación, nuestras buenas obras y el hecho de que guardamos los convenios que hemos concertado, siendo todas ellas maneras mediante las cuales hemos “tomado al Santo Espíritu por guía” (D. y C. 45:57).

    Las vírgenes prudentes no podían compartir su aceite con las insensatas, ya que “el aceite de la preparación espiritual no se puede compartir” (Marvin J. Ashton, “A Time of Urgency”, Ensign, mayo de 1974, pág. 36).

    Vasijas

    Las vasijas de la parábola eran contenedores para almacenar aceite de reserva. Ser prudente significa estar preparados para lo inesperado con una dosis adicional de fe, de testimonio y del Espíritu Santo en nuestra vida. A veces nos confiamos y pensamos que tenemos lo suficiente para salir adelante. No obstante, seguir al Salvador significa mucho más que sólo salir adelante. Implica esforzarnos siempre por acercarnos más a Él, y prepararnos para los momentos en los que se pondrá a prueba nuestra paciencia, fe y testimonio.

    Las lámparas se encendieron al anochecer.

    El esposo llegó a la medianoche.

    Las lámparas herodianas normalmente alumbraban durante unas dos horas.

    La Segunda Venida, por Harry Anderson, © IRI; ilustraciones por Dan Burr; ilustración fotográfica por Matthew Reier.