Tifones y pruebas
anterior siguiente

Tifones y pruebas

Por Percival Tommy

En mi familia, sólo somos tres, mi hermano menor, mi madre y yo. Mi hermano y yo decidimos prepararnos para prestar servicio en una misión. Tuvimos que ahorrar nuestro propio dinero porque mamá no tenía suficiente para ayudarnos.

Nos sobrevinieron innumerables pruebas. Un día, un tifón que azotó nuestra provincia hizo que un cocotero muy grande cayera sobre nuestra pequeña casa y la destruyera. Mi hermano y yo utilizamos el dinero que habíamos guardado para la misión para reconstruir la casa, por lo que tuvimos que comenzar a ahorrar de nuevo.

Pocos meses después, yo contraje malaria y estuve internado en el hospital, por lo que nuevamente tuve que gastar el dinero de mi misión.

Desalentado por tener que volver a ahorrar dinero para la misión, oré a Dios y ayuné para superar la prueba. Entonces nuestro Padre Celestial me ayudó y me fue posible ganar el dinero que necesitaba.

Uno de mis pasajes favoritos de las Escrituras es un sencillo versículo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (3 Nefi 13:33). Ese versículo siempre me ha infundido mucho aliento. He vencido pruebas y dificultades en mi vida gracias a mi fe y al deseo de servir en una misión.

Tanto mi hermano como yo somos misioneros en la actualidad. Sé que Dios ayuda a Sus hijos, si hacemos Su voluntad.

Percival Tommy es miembro de la Rama Roxas, Distrito Puerto Princesa, Filipinas.