Comentarios
anterior siguiente

Comentarios

Preparándose para servir

Me siento agradecido por la revista Liahona. Además de fortalecernos espiritualmente y de ser una gran ayuda para la noche de hogar, ha sido también una brújula en mis responsabilidades en calidad de obispo.

Hemos estado preocupados acerca de la forma de ayudar a los jóvenes de nuestro barrio que se preparan para prestar servicio misional. Para nuestra dicha y alegría, el ejemplar de marzo de 2004 contenía dos artículos excelentes: “Sé uno de los más grandes” y “Acerca de las bendiciones patriarcales”, los cuales pienso que ayudarán a nuestros futuros misioneros a prepararse para servir.

Me siento muy agradecido por tener esa inspirada revista que nos guía en nuestras responsabilidades.

Amarildo Martins, Barrio Parque Dorotéia, Estaca Diadema, Brasil

El Padre Celestial nos ama

Me sentí muy conmovido por las enseñanzas de Susan W. Tanner, la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, que se publicaron en la revista Liahona de octubre de 2003. El saber que nuestro Padre Celestial nos ama en momentos de felicidad y en momentos de tristeza nos ayuda a progresar espiritualmente. Suelo orar para que el Padre Celestial me permita evitar las situaciones difíciles; y cuando eso no sucede, me pregunto: “¿Me ama Dios? ¿Escucha Él mis oraciones?”. Cuando hago esas preguntas, el Espíritu siempre me asegura que el Padre Celestial sí me ama y que tiene presentes mis oraciones de fe. Su tiempo [para contestarlas] puede ser diferente del mío, pero es siempre el correcto.

Crispin Mitago Kubala, Barrio Binza, Estaca Ngaliema, Kinshasa, República Democrática del Congo.

No te impacientes

Me preocupaba mi futuro, pero al leer “Cómo mejorar nuestras oraciones” por el élder Joseph B. Wirthlin, del Quórum de los Doce Apóstoles, en el ejemplar de agosto de 2004, me di cuenta de que cuando el élder Wirthlin dice “no te impacientes”, lo que quiere decir es que debo dejar de preocuparme por las cosas que no puedo controlar, para no crear desdicha en mi vida.

Belle C. Dacudag, Barrio Bata, Estaca Bacolod Norte, Filipinas

La revista Liahona fortalece el testimonio

Nos sentimos eternamente agradecidos por la revista Liahona. Cada mes nos da la oportunidad de fortalecer nuestros vínculos con el Evangelio. Da fuerza a nuestro testimonio de la Iglesia, del Libro de Mormón y de Jesucristo. Sus artículos, las noticias, las láminas, los discursos e incluso los juegos para los niños dan renovado vigor al testimonio que obtuvimos años atrás.

Familia Cazorla, Barrio Málaga 3, Estaca Granada, España