Ministrar
    Notas al pie de página

    Ministrar

    Implementaremos un enfoque más nuevo y santo de cuidar y ministrar a los demás.

    Gracias, élder Gong y élder Soares, por sus sinceras expresiones de fe. Estamos muy agradecidos por ustedes y sus queridas compañeras.

    Ahora, estimados hermanos y hermanas, constantemente buscamos la dirección del Señor sobre cómo podemos ayudar a nuestros miembros a guardar los mandamientos de Dios, especialmente esos dos grandes mandamientos de amar a Dios y a nuestro prójimo1.

    Desde hace meses, hemos estado buscando una mejor manera de ministrar las necesidades espirituales y temporales de nuestro pueblo a la manera del Salvador.

    Hemos tomado la decisión de jubilar la orientación familiar y el programa de maestras visitantes tal como los conocíamos. En su lugar, implementaremos un enfoque más nuevo y santo de cuidar y ministrar a los demás. Nos referiremos a estos esfuerzos simplemente como “ministrar”.

    Los esfuerzos eficaces de ministrar se realizan mediante el don innato de las hermanas y por el incomparable poder del sacerdocio. Todos necesitamos esa protección para resguardarnos de las astutas artimañas del adversario.

    El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y la hermana Jean B. Bingham, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, explicarán cómo los hermanos asignados del sacerdocio y las hermanas asignadas de la Sociedad de Socorro y de las Mujeres Jóvenes trabajarán ahora para servir y cuidar a los miembros de la Iglesia en todo el mundo.

    La Primera Presidencia y los Doce están unidos en respaldar sus mensajes. Con gratitud y espíritu de oración, abrimos este nuevo capítulo en la historia de la Iglesia. En el nombre de Jesucristo. Amén.