2010–2019
    El sostenimiento de los Oficiales de la Iglesia
    Notas al pie de página
    Tema

    El sostenimiento de los Oficiales de la Iglesia

    Se propone que sostengamos a Thomas Spencer Monson como profeta, vidente y revelador y presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; a Henry Bennion Eyring, como Primer Consejero de la Primera Presidencia; y a Dieter Friedrich Uchtdorf, como Segundo Consejero de la Primera Presidencia.

    Los que estén a favor, sírvanse manifestarlo.

    Los que estén en contra, si los hay, pueden manifestarlo.

    Se propone que sostengamos a Boyd Kenneth Packer como Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles y a los siguientes como miembros de ese quórum: Boyd K. Packer, L. Tom Perry, Russell M. Nelson, Dallin H. Oaks, M. Russell Ballard, Richard G. Scott, Robert D. Hales, Jeffrey R. Holland, David A. Bednar, Quentin L. Cook, D. Todd Christofferson y Neil L. Andersen.

    Los que estén a favor, sírvanse manifestarlo.

    Si hay opuestos, pueden indicarlo.

    Se propone que sostengamos a los consejeros de la Primera Presidencia y a los Doce Apóstoles como profetas, videntes y reveladores.

    Todos los que estén a favor, sírvanse manifestarlo.

    Contrarios, si los hay, con la misma señal.

    Se propone que relevemos y agradezcamos por su distinguido servicio a los élderes Carlos H. Amado y a William R. Walker como miembros del Primer Quórum de los Setenta y se les designe como Autoridades Generales eméritas.

    Los que deseen unirse a nosotros para expresar gratitud por su devoto servicio, tengan a bien manifestarlo.

    Los élderes Arayik V. Minasyan y Gvido Senkans han sido relevados como Setentas de Área. Se propone que les expresemos nuestro voto de agradecimiento por su servicio.

    Todos los que estén a favor, sírvanse manifestarlo.

    Se propone que sostengamos a todas las demás Autoridades Generales, Setentas de Área y presidencias generales de las organizaciones auxiliares tal como están constituidas actualmente.

    Los que estén a favor, sírvanse manifestarlo.

    Alguien en contra, puede manifestarlo.

    Gracias, hermanos y hermanas por su fe y oraciones a nuestro favor.