Relatos de las Escrituras
Moisés en el monte Sinaí


“Moisés en el monte Sinaí”, Relatos del Antiguo Testamento, 2022

“Moisés en el monte Sinaí”, Relatos del Antiguo Testamento.

Éxodo 19–2024; 31–34; Deuteronomio 4–7

Moisés en el monte Sinaí

Ayudar al pueblo a recordar a Jehová

Imagen
El monte Sinaí

Moisés y los israelitas viajaron por el desierto. Llegaron a un monte llamado el monte Sinaí.

Éxodo 19:1

Imagen
Moisés orando

Moisés subió a la montaña para hablar con Jehová. Jehová le dijo a Moisés que quería hablar con los israelitas cara a cara.

Éxodo 19:3, 9–11

Imagen
Una nube alrededor de la montaña

Los israelitas llegaron al pie del monte Sinaí y Jehová hizo que una nube de humo rodeara al monte. Jehová estaba en la nube. Habló a los israelitas y les dio mandamientos. La montaña se estremecía mientras Él hablaba.

Éxodo 19:16–19; 20:1–17; Deuteronomio 4:12–13, 33; 5:4–5

Imagen
Los israelitas temen

Los israelitas sintieron temor. Le pidieron a Moisés que hablara con Jehová para que Moisés pudiera decirles lo que Jehová deseaba.

Éxodo 20:18–19

Imagen
Los ancianos israelitas en la montaña

Moisés llevó a Aarón y a setenta ancianos israelitas al monte para recibir más enseñanzas de Jehová. Jehová se apareció a ellos.

Éxodo 24:1, 9–11

Imagen
Jehová escribe en tablas de piedra para Moisés

Entonces Jehová le dijo a Moisés que dejara a los ancianos y que ascendiera a un lugar más alto en el monte. Moisés obedeció. Jehová utilizó Su dedo para escribir Su ley y Sus mandamientos en tablas de piedra. Durante cuarenta días, Jehová enseñó muchas cosas a Moisés.

Éxodo 24:12–18; 31:18

Imagen
Los israelitas hacen un becerro de oro

Mientras Moisés estaba en el monte Sinaí, el pueblo de Israel se cansó de esperarlo. Dijeron a Aarón que les hiciera estatuas para adorarlas, como las que habían tenido en Egipto. Aarón recogió todo su oro e hizo una estatua de un becerro.

Éxodo 32:1–4

Imagen
Los israelitas adoran un becerro de oro

Los israelitas adoraron el becerro de oro y le ofrecieron sacrificios. Dijeron que era el becerro de oro, y no Jehová, quien los había liberado de Egipto.

Éxodo 32:4–6, 21–24

Imagen
Moisés desciende de la montaña

Jehová sabía que los israelitas estaban adorando un ídolo y que se habían olvidado de Él. Mandó a Moisés que regresara y dijera al pueblo que se arrepintiera.

Éxodo 32:7–10

Imagen
Moisés habla con los israelitas y el becerro de oro es destruido

Moisés descendió del monte Sinaí y vio a los israelitas adorar el becerro de oro. Él se enojó mucho. El pueblo no estaba listo para obedecer la ley y los mandamientos que Jehová había escrito. Moisés rompió las tablas y destruyó el becerro de oro. Ayudó a los israelitas a arrepentirse y a recordar a su Dios verdadero.

Éxodo 32:15–20, 25–29

Imagen
Moisés orando

Moisés le pidió a Jehová que perdonara a los israelitas y que volviera a hacerles promesas. Moisés prometió dirigirlos y enseñarles.

Éxodo 32:30–34

Imagen
Moisés con las tablas de los Diez Mandamientos

Jehová le pidió a Moisés que hiciera unas tablas nuevas de piedra y regresara al monte Sinaí. Jehová hizo una nueva promesa a los israelitas y les dio Sus Diez Mandamientos.

Éxodo 20:2–17; 34:1–17, 28; Deuteronomio 6:24–25; 7:12–13

Imprimir