Relatos de las Escrituras
Abraham e Isaac


“Abraham e Isaac”, Relatos del Antiguo Testamento, 2022

“Abraham e Isaac”, Relatos del Antiguo Testamento

Génesis 17:21–22

Abraham e Isaac

Un padre, un hijo y un sacrificio

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Abraham y Sara tuvieron un bebé, tal como Jehová lo prometió. Lo llamaron Isaac.

Génesis 17:9; 21:1–3

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Ellos amaban a Isaac. Le enseñaron a elegir lo correcto y a confiar en Jehová.

Génesis 21:8

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Jehová prometió a Abraham y a Sara que por medio de Isaac su familia crecería para bendecir a toda la tierra. Pero un día Jehová le dijo a Abraham que llevara a Isaac al monte Moriah y que ofreciera a Isaac como sacrificio.

Génesis 17:1–8; 22:1–2

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Mientras iban hacia la montaña, Isaac preguntó dónde estaba el cordero para el sacrificio. Abraham dijo que Jehová proveería uno.

Génesis 22:4–8

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

En el monte Moriah, Abraham edificó un altar y colocó leña sobre él.

Génesis 22:8–9

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Como Dios lo mandó, Abraham le pidió a Isaac que se acostara sobre el altar. Isaac confió en Abraham al igual que el Salvador Jesucristo confió en Su Padre.

Génesis 22:9

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Cuando Abraham estaba a punto de sacrificar a Isaac, un ángel de Jehová lo detuvo. Abraham mostró su fe en Jehová. Abraham supo que siempre seguiría a Jehová.

Génesis 22:10–12

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Abraham levantó la mirada y vio un carnero atrapado entre los arbustos. Jehová proveyó el carnero para el sacrificio.

Génesis 22:13

Imagen
Relatos del Antiguo Testamento: Abraham e Isaac

Abraham e Isaac aprendieron acerca de cómo el Padre Celestial ofrecería a Su Hijo Jesucristo como sacrificio. El Señor Jesucristo confiaba en Abraham porque él obedeció. Abraham confiaba en la promesa del Señor de que un día su familia crecería mucho más que el número de estrellas en el cielo.

Génesis 22:17–18; Jacob 4:5