Manuales y llamamientos
3. Los principios del sacerdocio


“3. Los principios del sacerdocio”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2020.

“3. Los principios del sacerdocio”, Manual General.

Imagen

3.

Los principios del sacerdocio

3.0

Introducción

El sacerdocio es la autoridad y el poder de Dios; ha existido siempre y continuará existiendo sin fin (véanse Alma 13:7–8; Doctrina y Convenios 84:17–18). Por medio del sacerdocio, el Padre Celestial realiza Su obra de “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39). Dios otorga autoridad y poder a Sus hijos e hijas en la tierra para ayudarles a realizar esa obra (véase el capítulo 1).

3.1

La restauración del sacerdocio

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la única organización sobre la tierra con la autoridad del sacerdocio. El profeta José Smith recibió el Sacerdocio Aarónico y sus llaves de Juan el Bautista (véase Doctrina y Convenios 13:1), y recibió el Sacerdocio de Melquisedec y sus llaves de los apóstoles Pedro, Santiago y Juan (véase Doctrina y Convenios 27:12–13).

En el Templo de Kirtland, Moisés, Elías y Elías el Profeta se aparecieron a José Smith y le entregaron la autoridad adicional necesaria para llevar a efecto la obra de Dios en los últimos días (véase Doctrina y Convenios 110:11–16).

  • Moisés entregó las llaves del recogimiento de Israel (véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Israel”).

  • Elías entregó la dispensación del evangelio de Abraham, que incluye la restauración del convenio de Abraham (véanse Abraham 2:9–11; Guía para el Estudio de las Escrituras, “Abraham, convenio de”).

  • Elías el Profeta entregó las llaves del poder para sellar (véase la Guía para el Estudio de las Escrituras “Sellamiento, sellar”). Esas llaves proporcionan la autoridad que permite que las ordenanzas que se efectúen en la tierra sean válidas en la vida venidera (véase Doctrina y Convenios 128:9–10).

Cada uno de los miembros de la Primera Presidencia y del Cuórum de los Doce Apóstoles posee todas esas llaves del sacerdocio hoy en día. Solo el Presidente de la Iglesia, que es el Apóstol de mayor antigüedad, está autorizado para ejercer todas esas llaves. Estos líderes llaman y autorizan a otros miembros de la Iglesia a utilizar la autoridad y el poder del sacerdocio de Dios para ayudar en la obra de salvación y exaltación.

Para obtener información acerca de las llaves del sacerdocio, véase 3.4.1.

3.2

Las bendiciones del sacerdocio

Dios pone al alcance de todos Sus hijos grandes bendiciones mediante los convenios y las ordenanzas del sacerdocio. Entre esas bendiciones se encuentran:

  • El bautismo y el ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

  • El don del Espíritu Santo.

  • Participar de la Santa Cena.

  • La autoridad y el poder para servir en llamamientos y asignaciones de la Iglesia.

  • Recibir la bendición patriarcal y otras bendiciones del sacerdocio de salud, consuelo y guía.

  • Ser investido con el poder de Dios en el templo.

  • Ser sellado a los miembros de su familia por la eternidad.

  • La promesa de la vida eterna.

Los hijos de Dios pueden recibir estas bendiciones del sacerdocio y experimentar gran gozo cuando viven el evangelio de Jesucristo.

3.3

El Sacerdocio de Melquisedec y el Sacerdocio Aarónico

En la Iglesia, el sacerdocio tiene dos partes: el Sacerdocio de Melquisedec y el Sacerdocio Aarónico (véase Doctrina y Convenios 107:1).

3.3.1

El Sacerdocio de Melquisedec

El Sacerdocio de Melquisedec es “el Santo Sacerdocio según el Orden del Hijo de Dios” (Doctrina y Convenios 107:3). Es el poder mediante el cual los hijos y las hijas de Dios pueden llegar a ser como Él (véanse Doctrina y Convenios 84:19–21; 132:19–20).

“El Sacerdocio de Melquisedec posee el derecho de presidir”. Tiene “poder y autoridad sobre todos los oficios en la iglesia en todas las edades del mundo, para administrar en las cosas espirituales” (Doctrina y Convenios 107:8). Mediante esta autoridad, los líderes de la Iglesia dirigen y administran toda la obra espiritual de la Iglesia (véase Doctrina y Convenios 107:18). “Todas las otras autoridades u oficios de la iglesia son dependencias de este sacerdocio” (Doctrina y Convenios 107:5).

El Presidente de la Iglesia es el sumo sacerdote que preside el Sacerdocio de Melquisedec (véase Doctrina y Convenios 107:65–67). El presidente de estaca es el sumo sacerdote que preside la estaca (véase Doctrina y Convenios 107:8, 10; véase también el capítulo 6 de este manual). El obispo es el sumo sacerdote que preside el barrio (véase Doctrina y Convenios 107:17; véase también el capítulo 7 de este manual).

Para obtener información sobre los oficios y las responsabilidades del Sacerdocio de Melquisedec, véase 8.1.

3.3.2

El Sacerdocio Aarónico

El Sacerdocio Aarónico “es una dependencia del […] Sacerdocio de Melquisedec” (Doctrina y Convenios 107:14) e incluye las llaves de:

  • El ministerio de ángeles.

  • El evangelio de arrepentimiento.

  • La administración de las ordenanzas exteriores, incluso el bautismo para la remisión de pecados.

(Véanse Doctrina y Convenios 13:1; 84:26–27; 107:20).

El obispo es el presidente del Sacerdocio Aarónico en el barrio (véase Doctrina y Convenios 107:15).

Para obtener información sobre los oficios y las responsabilidades del Sacerdocio Aarónico, véase 10.1.3.

3.4

La autoridad del sacerdocio

La autoridad del sacerdocio es la autorización para representar a Dios y actuar en Su nombre. En la Iglesia, toda autoridad del sacerdocio se ejerce bajo la dirección de quienes poseen llaves del sacerdocio.

Los miembros de la Iglesia varones que son dignos reciben la autoridad del sacerdocio al conferírseles el sacerdocio y al ser ordenados a oficios en el sacerdocio. Todos los miembros de la Iglesia pueden ejercer la autoridad que se les delega cuando son apartados o asignados a ayudar a llevar a cabo la obra de Dios. Los miembros son responsables ante Dios, y ante quienes Él ha nombrado para presidir, por la forma en que ejerzan Su autoridad (véase 3.4.4).

3.4.1

Las llaves del sacerdocio

Las llaves del sacerdocio son la autoridad para dirigir el uso del sacerdocio a favor de los hijos de Dios. Quienes las poseen dirigen el uso de toda autoridad del sacerdocio en la Iglesia (véase Doctrina y Convenios 65:2).

3.4.1.1

Quienes poseen las llaves del sacerdocio

Jesucristo posee todas las llaves del sacerdocio. Bajo Su dirección, se dan estas llaves a los hombres para que las utilicen en llamamientos específicos a fin de llevar a cabo la obra de Dios, tal como se explica a continuación.

El Señor ha conferido sobre cada uno de Sus Apóstoles todas las llaves pertenecientes al Reino de Dios en la tierra. El Apóstol viviente de más antigüedad en el cargo, el Presidente de la Iglesia, es la única persona sobre la tierra autorizada para ejercer todas las llaves del sacerdocio (véanse Doctrina y Convenios 81:1–2; 107:64–67, 91–92; 132:7).

Bajo la dirección del Presidente de la Iglesia, se dan llaves a los líderes del sacerdocio para que puedan presidir en sus áreas de responsabilidad. Entre esos líderes se encuentran:

  • Los presidentes de estaca y distrito.

  • Los obispos y presidentes de rama.

  • Los presidentes de cuórums del Sacerdocio de Melquisedec y del Sacerdocio Aarónico.

  • Los presidentes de templo.

  • Los presidentes de misión y de centros de capacitación misional.

  • Los presidentes de sitios históricos de la Iglesia.

Esos líderes reciben llaves del sacerdocio en el momento en que se los aparta para sus llamamientos.

No se entregan llaves a otras personas, ni siquiera a los consejeros de los líderes locales del sacerdocio ni a los presidentes de las organizaciones de la Iglesia. En cambio, a dichos líderes se les da autoridad delegada cuando se los aparta y cuando reciben asignaciones bajo la dirección de quienes poseen las llaves del sacerdocio. Los presidentes de las organizaciones de la Iglesia presiden bajo la dirección de quienes poseen las llaves del sacerdocio (véase 4.2.4).

Imagen

3.4.1.2

El orden en la obra del Señor

Las llaves del sacerdocio garantizan que la obra de salvación y exaltación se realice de manera ordenada (véanse Doctrina y Convenios 42:11; 132:8). Quienes las poseen dirigen la obra del Señor dentro de sus áreas de responsabilidad, y lo hacen con amor y rectitud. Esa autoridad para presidir solo es válida en las responsabilidades específicas del llamamiento de cada líder. Cuando a los líderes del sacerdocio se les releva de sus llamamientos, ya no tienen más esas llaves.

A todos los que prestan servicio en la Iglesia se los aparta o se les da una asignación bajo la dirección de alguien que posee llaves del sacerdocio. Cuando se aparta a los miembros o se les da una asignación, están autorizados por Dios para servir en Su obra.

3.4.2

El conferimiento del sacerdocio y la ordenación

Bajo la dirección de quienes poseen las llaves del sacerdocio, se confieren el Sacerdocio Aarónico y el Sacerdocio de Melquisedec a los miembros de la Iglesia varones que sean dignos (véase Doctrina y Convenios 84:14–17). Una vez que se ha conferido el sacerdocio que corresponda, se ordena a la persona a un oficio en ese sacerdocio, como, por ejemplo, al oficio de diácono o de élder. El poseedor del sacerdocio ejerce el sacerdocio de acuerdo con los derechos y deberes de ese oficio (véase Doctrina y Convenios 107:99).

Todo hombre en la Iglesia de Jesucristo debe esforzarse por ser digno de recibir y usar el Sacerdocio de Melquisedec para servir a los demás. Cuando un hombre recibe este sacerdocio, hace el convenio de cumplir fielmente con sus responsabilidades del sacerdocio. Además, recibe de parte de Dios un juramento, o una promesa, de bendiciones eternas (véase Doctrina y Convenios 84:33–44; véase también la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Juramento y convenio del sacerdocio”).

Para obtener más información sobre el conferimiento del sacerdocio y las ordenaciones a este, véanse 8.1.1, 10.6, 18.10 y 38.2.5.

3.4.3

La delegación de la autoridad del sacerdocio para servir en la Iglesia

A los miembros se les delega autoridad del sacerdocio para servir en la Iglesia de las siguientes maneras:

  • Al apartarlos para un llamamiento en la Iglesia

  • Cuando los líderes que presiden en la Iglesia les dan asignaciones

3.4.3.1

El apartamiento

Cuando se aparta a hombres o a mujeres bajo la dirección de quienes poseen las llaves del sacerdocio, reciben autoridad de Dios para actuar en sus llamamientos. Una vez relevados, ya no tienen la autoridad vinculada a esos llamamientos.

Algunos llamamientos están relacionados con oficios y cuórums del sacerdocio. Por ejemplo, un hombre que posea el Sacerdocio de Melquisedec puede ser llamado como presidente de cuórum de élderes. Cuando el presidente de estaca lo aparta, le entrega llaves del sacerdocio, autoridad y la responsabilidad de dirigir la obra del cuórum de élderes (véase 3.4.1).

Hay muchos otros llamamientos en la Iglesia que no están relacionados con oficios ni cuórums del sacerdocio, pero todo miembro de la Iglesia que es apartado para servir recibe autoridad divina y la responsabilidad de actuar en esos llamamientos. Por ejemplo:

  • Una mujer llamada y apartada por el obispo para ser la presidenta de la Sociedad de Socorro del barrio recibe autoridad para dirigir la obra de la Sociedad de Socorro en el barrio.

  • Un hombre o una mujer llamados o apartados por un miembro del obispado para ser maestro o maestra de la Primaria reciben autoridad para enseñar a los niños de la Primaria en el barrio.

Todos aquellos a quienes se llame y aparte sirven bajo la dirección de los que presiden sobre ellos (véase 3.4.1.2).

Para obtener más información sobre el apartamiento de miembros a llamamientos en la Iglesia, véase 18.11.

3.4.3.2

Las asignaciones

Los líderes de la Iglesia que presiden pueden delegar autoridad mediante una asignación. Cuando se da asignaciones a hombres y mujeres, se les está otorgando autoridad de Dios para actuar. Por ejemplo:

  • La Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles delegan autoridad en los Setentas cuando los asignan a administrar Áreas y a presidir conferencias de estaca.

  • Los presidentes de misión delegan autoridad en los misioneros y las misioneras que son asignados a liderar y capacitar a otros misioneros.

  • Se delega autoridad en los miembros de la Iglesia para que sirvan como hermanos y hermanas ministrantes. Esto sucede cuando el presidente del cuórum de élderes y la presidenta de la Sociedad de Socorro hacen las asignaciones bajo la dirección del obispo.

La autoridad que se delega por medio de una asignación se limita a las responsabilidades y la duración específicas de la asignación.

Para obtener más información sobre las asignaciones mediante delegación, véase 4.2.5.

3.4.4

Ejercer la autoridad del sacerdocio en rectitud

Los líderes y los miembros de la Iglesia utilizan la autoridad del sacerdocio conferida o delegada para bendecir la vida de otras personas.

Esta autoridad solo puede usarse en rectitud (véase Doctrina y Convenios 121:36). Se ejerce por persuasión, longanimidad, benignidad, mansedumbre, amor y bondad (véase Doctrina y Convenios 121:41–42). Los líderes deliberan con otras personas en espíritu de unidad y procuran conocer la voluntad del Señor mediante revelación (véase Doctrina y Convenios 41:2). Para obtener información sobre cómo deliberar en consejo con otras personas, véase 4.4.3.

Quienes ejercen la autoridad del sacerdocio no imponen su voluntad sobre los demás ni la utilizan con propósitos egoístas. Si una persona la utiliza injustamente, “los cielos se retiran, [y] el Espíritu del Señor es ofendido” (Doctrina y Convenios 121:37).

Algunos llamamientos en la Iglesia conllevan la responsabilidad de presidir. Para obtener información acerca de cómo presidir en la Iglesia, véase 4.2.4.

Imagen

3.5

El poder del sacerdocio

El poder del sacerdocio es el poder por medio del cual Dios bendice a Sus hijos. Este poder de Dios fluye a todos los miembros de la Iglesia —tanto varones como mujeres— conforme guardan los convenios que han hecho con Él. Los miembros hacen esos convenios al recibir las ordenanzas del sacerdocio (véase Doctrina y Convenios 84:19–20).

Entre las bendiciones del poder del sacerdocio que los miembros pueden recibir se encuentran las siguientes:

  • Guía para sus vidas.

  • Inspiración para saber cómo servir a los miembros de la familia y a otras personas.

  • Fortaleza para sobrellevar y superar los desafíos.

  • Dones del Espíritu para amplificar sus capacidades.

  • Revelación para saber cómo realizar la obra para la que han sido ordenados, apartados o asignados.

  • Ayuda y fortaleza para llegar a ser más como Jesucristo y el Padre Celestial.

3.5.1

Los convenios

Un convenio es una promesa sagrada entre Dios y Sus hijos. Él establece las condiciones del convenio y Sus hijos se comprometen a obedecerlas. Dios promete bendecir a Sus hijos conforme ellos cumplan con el convenio.

Los miembros hacen convenios con Dios al recibir las ordenanzas de salvación y exaltación (véase 18.1). Todos los que perseveren hasta el fin honrando sus convenios recibirán la vida eterna (véanse 2 Nefi 31:17–20; Doctrina y Convenios 14:7). Perseverar hasta el fin abarca el ejercicio de la fe en el Padre Celestial y en Jesucristo, y el arrepentimiento diario.

Los padres, los líderes de la Iglesia y otras personas ayudan a la gente a prepararse para hacer convenios al recibir las ordenanzas del Evangelio. Se aseguran de que la persona entienda los convenios que va a hacer. Una vez que la persona hace un convenio, la ayudan a honrarlo (véase Mosíah 18:8–11, 23–26).

3.5.2

Las ordenanzas

Una ordenanza es un acto sagrado que se efectúa por la autoridad del sacerdocio. Las ordenanzas siempre han formado parte del evangelio de Jesucristo. Las primeras ordenanzas en la tierra se efectuaron en los días de Adán y Eva (véanse Génesis 1:28; Moisés 6:64–65).

En muchas ordenanzas, las personas hacen convenios con Dios. Ejemplos de esto son el bautismo, la Santa Cena, la investidura y la ordenanza de sellamiento del matrimonio. En otras ordenanzas, tales como la bendición patriarcal o la bendición de los enfermos, las personas no hacen convenios, pero reciben guía y fortaleza para guardarlos.

Las ordenanzas tienen un significado simbólico que orienta a las personas hacia el Padre Celestial y Jesucristo. En aquellas que incluyen convenios, el simbolismo ayuda a las personas a entender las promesas que hacen y las bendiciones que reciben mediante su fidelidad.

Cada ordenanza permite que las personas reciban ricas bendiciones espirituales. El Señor reveló que “en [las] ordenanzas [del sacerdocio] se manifiesta el poder de la divinidad” (Doctrina y Convenios 84:20). Las ordenanzas de salvación y exaltación son esenciales para la vida eterna. Para obtener más información, véase 18.1.

Las personas vivas reciben las ordenanzas de salvación y exaltación para sí mismas. Posteriormente, regresan al templo, donde sea posible, para efectuar esas ordenanzas vicariamente por aquellos que han fallecido. Para obtener más información sobre la realización de ordenanzas por las personas fallecidas, véase el capítulo 28.

3.6

El sacerdocio y el hogar

Todos los miembros de la Iglesia que honren sus convenios —sean mujeres, hombres o niños— son bendecidos con el poder del sacerdocio de Dios en sus hogares para fortalecerse a sí mismos y a sus familias (véase 3.5). Ese poder ayudará a los miembros a hacer la obra de salvación y exaltación en su propia vida y en sus familias (véase 2.2).

Los hombres que poseen el Sacerdocio de Melquisedec pueden dar bendiciones del sacerdocio a los miembros de la familia para que reciban guía, sanación y consuelo. Cuando sea necesario, los miembros de la Iglesia también pueden procurar esas bendiciones a través de otros parientes que sean miembros, de los hermanos ministrantes o de los líderes locales de la Iglesia. Para obtener más información sobre las bendiciones del sacerdocio, véanse 18.13 y 18.14.

Para obtener información acerca de cómo presidir en la familia, véase 2.1.3.

Imagen