Manuales y llamamientos
13. Escuela Dominical


“13. Escuela Dominical”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2020.

“13. Escuela Dominical”, Manual General.

Imagen

13.

Escuela Dominical

13.1

Propósito

La Escuela Dominical ayuda a llevar a cabo la obra de salvación y exaltación. Lo hace al ayudar a los hijos de Dios a aprender y vivir el evangelio de Jesucristo. Los líderes, los maestros y las clases de la Escuela Dominical:

  • Fortalecen la fe en el Padre Celestial y en Jesucristo enseñando “la doctrina del reino” (Doctrina y Convenios 88:77).

  • Apoyan el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio centrados en el hogar y apoyados por la Iglesia.

  • Ayudan a los miembros a enseñar a la manera del Salvador.

13.2

Los líderes de la Escuela Dominical de barrio

13.2.1

El obispado

El obispado supervisa la Escuela Dominical. Por lo general, el obispo asigna a uno de sus consejeros para que desempeñe esta responsabilidad bajo su dirección.

El consejero asignado se reúne con el presidente de la Escuela Dominical con regularidad. Deliberan en consejo sobre las necesidades de la Escuela Dominical, la forma en que está cumpliendo su propósito y las responsabilidades descritas en 13.2.2.2.

13.2.2

El presidente de la Escuela Dominical

13.2.2.1

Llamar a un presidente de la Escuela Dominical

El obispo llama y aparta a un poseedor del Sacerdocio de Melquisedec para que sea el presidente de la Escuela Dominical del barrio. Juntos analizan si se debe llamar o no a consejeros. Si fuera necesario contar con consejeros, y si hubiera suficientes hombres que puedan prestar servicio en esas funciones, el presidente de la Escuela Dominical podrá recomendar a uno o dos consejeros. Si el obispado los aprueba, un miembro del obispado llama a los hermanos.

Un miembro del obispado presenta a los miembros de la presidencia de la Escuela Dominical en una reunión sacramental para el voto de sostenimiento de los miembros del barrio. Un miembro del obispado también los aparta.

En un barrio de gran tamaño, el obispado podría llamar y apartar a un hombre para que sea el secretario de la Escuela Dominical. El presidente de la Escuela Dominical puede recomendar a quién llamar. El secretario puede ayudar a la presidencia a llevar un registro de las asignaciones o de la asistencia, si se desea.

13.2.2.2

Responsabilidades

El presidente de la Escuela Dominical tiene las responsabilidades que se mencionan a continuación. Si tiene consejeros, ellos lo ayudan.

  • Prestar servicio en el consejo de barrio. Presta servicio (1) como miembro del consejo que ayuda a tratar las necesidades del barrio y a buscar soluciones; y (2) como representante de la Escuela Dominical (véase 29.2.5).

  • Supervisar los esfuerzos por mejorar el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio en el hogar y en la Iglesia.

  • Organizar las clases de la Escuela Dominical, con la aprobación del obispado (véase 13.3). Recomendar al obispado a miembros adultos para que presten servicio como maestros de la Escuela Dominical.

  • Apoyar, alentar e instruir a los maestros de la Escuela Dominical. Ayudarlos a llegar a ser maestros más eficaces del Evangelio siguiendo los principios que se hallan en las Escrituras y en Enseñar a la manera del Salvador. Animarlos a estudiar Enseñar a la manera del Salvador.

  • Dirigir las reuniones del consejo de maestros, de acuerdo con la guía del obispo (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 3).

  • Animar a los maestros a tender la mano a los miembros que no asisten a las clases.

13.2.3

Los maestros de la Escuela Dominical

El presidente de la Escuela Dominical puede recomendar a miembros para que presten servicio como maestros de la Escuela Dominical. Si el obispado lo aprueba, un miembro del obispado llama a los maestros y los aparta.

Los maestros de la Escuela Dominical llegan a conocer a los integrantes de las clases, incluso aquellos que no asisten. Los maestros los apoyan en sus esfuerzos por aprender y vivir el evangelio de Jesucristo.

Con el fin de prepararse para enseñar, los maestros de la Escuela Dominical usan las Escrituras, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar y Ven, sígueme — Para la Escuela Dominical. Siguen los principios descritos en Enseñar a la manera del Salvador y en el capítulo 17 de este manual.

Los maestros de la Escuela Dominical asisten a las reuniones trimestrales del consejo de maestros (véase 17.4).

13.3

Las clases de la Escuela Dominical

Las clases de la Escuela Dominical se llevan a cabo el primer y el tercer domingo de cada mes y duran 50 minutos.

Con la aprobación del obispado, el presidente de la Escuela Dominical organiza clases para los adultos y los jóvenes. Si tiene consejeros, ellos lo ayudan.

El número de clases dependerá de (1) cuántos miembros haya en el barrio; y (2) el número y el tamaño de los salones disponibles. Por lo general, las clases más pequeñas facilitan que más personas participen activamente y aprendan. El consejo de barrio puede ayudar al presidente de la Escuela Dominical a decidir cuántas clases de la Escuela Dominical se deben organizar.

Habitualmente, los hombres jóvenes y las mujeres jóvenes empiezan a asistir a una clase de Escuela Dominical para jóvenes al principio del año en que cumplen doce años. Podrán empezar a asistir a una clase de adultos cuando cumplan dieciocho años.

El presidente de la Escuela Dominical organiza todas las clases para jóvenes que sean necesarias. La asignación de los jóvenes a las clases debe realizarse según su edad. Si hay pocos jóvenes en un grupo de edad, podrán combinarse en una clase con un grupo de edad similar. Permanecen en esa misma clase hasta enero del año siguiente.

En cada clase para jóvenes debe haber presentes al menos dos adultos responsables. Los adultos podrían ser dos hombres, dos mujeres o un matrimonio. Para cumplir este requisito, es posible que se tengan que combinar clases.

Todos los adultos que trabajen con jóvenes deben recibir la capacitación sobre cómo proteger a los niños y jóvenes durante el primer mes después de haber sido sostenidos (ProtectingChildren.ChurchofJesusChrist.org). A partir de entonces han de repetir la capacitación cada tres años.

Imagen

13.3.1

Las ramas pequeñas

En una rama pequeña, el presidente de la Escuela Dominical podría ser el único líder y maestro de la Escuela Dominical. Enseña una clase de la Escuela Dominical para todos los jóvenes y adultos de la rama.

13.3.2

Las clases de la Escuela Dominical para grupos específicos

Según resulte necesario, el presidente de la Escuela Dominical podrá organizar clases de la Escuela Dominical para grupos específicos. El curso de estudio para esas clases es Ven, sígueme — Para la Escuela Dominical.

Entre los grupos que podrían beneficiarse de su propia clase de la Escuela Dominical se encuentran los siguientes:

  • Los jóvenes adultos solteros.

  • Los miembros que no hablen el idioma principal del barrio.

  • Los miembros nuevos, los miembros que regresan a la actividad y las personas que estén aprendiendo acerca de la Iglesia.

  • Otros grupos, según señale el obispo.

13.4

Mejorar el aprendizaje y la enseñanza en el barrio

Los líderes del barrio son responsables de mejorar el aprendizaje y la enseñanza en sus organizaciones. Esto incluye orientar a los maestros recién llamados (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 38). Si fuera necesario, pueden pedir ayuda al presidente de la Escuela Dominical.

Las reuniones del consejo de maestros se llevan a cabo trimestralmente durante los 50 minutos del tiempo de clase de los domingos (véase 17.4). Su propósito es ayudar a mejorar el aprendizaje y la enseñanza. Enseñar a la manera del Salvador es el recurso principal de esas reuniones.

El consejo de barrio supervisa y planifica las reuniones del consejo de maestros. Por lo general, el presidente de la Escuela Dominical dirige estas reuniones. Sin embargo, el obispado podría pedir que otro miembro las dirija.

Para obtener más información, véanse Enseñar a la manera del Salvador, pág. 3, o teaching.ChurchofJesusChrist.org.

13.5

Mejorar el aprendizaje y la enseñanza en el hogar

Los padres son responsables de enseñar el Evangelio a sus hijos. Pueden pedir al presidente de la Escuela Dominical que los ayude a mejorar como maestros.

El consejo de barrio puede organizar reuniones del consejo de maestros para los padres con el fin de ayudarlos a mejorar la enseñanza del Evangelio en su hogar. Al igual que otras reuniones del consejo de maestros, esas reuniones se realizan durante los 50 minutos del tiempo de clase de los domingos. Enseñar a la manera del Salvador es el recurso principal de esas reuniones.

Imagen

13.6

Los líderes de la Escuela Dominical de estaca

El presidente de estaca asigna a uno de sus consejeros para que supervise la Escuela Dominical de la estaca. Asigna también a un miembro del sumo consejo para que sea el presidente de la Escuela Dominical de estaca.

Las responsabilidades del presidente de la Escuela Dominical de estaca se describen en 6.7.16.7.3. Si se llama a consejeros, ellos lo ayudan.

13.7

Pautas adicionales

13.7.1

Miembros con discapacidades

Los maestros de la Escuela Dominical prestan una atención especial a los miembros con discapacidades. Para obtener información sobre cómo enseñar a los miembros con discapacidades, véase disability.ChurchofJesusChrist.org.

13.7.2

El centro de recursos

Algunos centros de reuniones tienen un centro de recursos (biblioteca) para ayudar a los miembros a aprender y enseñar el Evangelio. El presidente de la Escuela Dominical de barrio supervisa el centro de recursos. Los barrios que comparten un centro de reuniones también comparten el centro de recursos. Las clases de Seminario e Instituto y los centros de historia familiar comparten el centro de recursos con los barrios.

En aquellos centros de reuniones que cuenten con un centro de recursos, el obispado llama a un especialista del centro de recursos. El presidente de la Escuela Dominical puede recomendar a alguien para desempeñar el llamamiento o el obispado podría pedir a un miembro de la presidencia de la Escuela Dominical que sea el especialista. Esta persona:

  • Organiza y conserva los recursos.

  • Ayuda a los líderes, los maestros y otros miembros a obtener y usar estos recursos.

El presidente de la Escuela Dominical consulta al especialista del centro de recursos a fin de determinar si se necesita un presupuesto anual para el centro de recursos. Posteriormente, presenta una recomendación al obispado.

El especialista del centro de recursos debe asistir a la reunión sacramental cada semana y asistir con regularidad a otras reuniones dominicales. Si fuera necesario, el obispado podrá llamar a un ayudante del especialista.

Para obtener más información, véase LaIglesiadeJesucristo.org.