Primaria
9 – 15 agosto. Doctrina y Convenios 88: “Estableced […] una casa de Dios”
anterior siguiente

“9 – 15 agosto. Doctrina y Convenios 88: ‘Estableced […] una casa de Dios’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“9 – 15 agosto. Doctrina y Convenios 88”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

9 – 15 agosto

Doctrina y Convenios 88

“Estableced […] una casa de Dios”

En Doctrina y Convenios 88:118 se nos da este consejo: “enseñaos el uno al otro palabras de sabiduría”. ¿Qué “palabras de sabiduría” que se encuentran en Doctrina y Convenios 88 podrían ser de mayor relevancia para los niños a quienes enseña?

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Diga a los niños que el Padre Celestial y Jesucristo desean que sigamos aprendiendo a lo largo de nuestra vida. Después pídales que mencionen algo de lo que estén aprendiendo en casa, en la escuela o en la Iglesia.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 88:63

Dios quiere que me acerque a Él.

¿Qué podría hacer para ayudar a los niños a quienes enseña a sentir la presencia de Dios en su vida?

Posibles actividades

  • A medida que lea Doctrina y Convenios 88:63, invite a los niños a que dramaticen algunas de las palabras que escuchen. Por ejemplo, podrían hacer como que buscan algo o que golpean una puerta.

  • Pida a un niño que sostenga una imagen de Jesús en el frente del salón mientras los otros niños están de pie en el fondo del salón. Invite a los niños a dar un paso hacia adelante cada vez que usted diga algo que podemos hacer para acercarnos más al Salvador y a dar un paso hacia atrás cada vez que diga algo que nos distancie de Él. Dé su testimonio de que cuando intentamos acercarnos más al Señor, Él se acerca más a nosotros.

Doctrina y Convenios 88:118

El Padre Celestial desea que yo aprenda.

“La educación académica es una parte importante del plan de nuestro Padre Celestial para ayudarte a llegar a ser más como Él […]. La educación académica que recibas será valiosa para ti durante la vida mortal y en la vida venidera (Para la Fortaleza de la Juventudpág. 9).

Posibles actividades

  • Muestre una imagen de una escuela o dibuje una en la pizarra, e invite a los niños a que expliquen lo que es una escuela y lo que sucede ahí. Cuente a los niños sobre la escuela que José Smith organizó (véase “Capítulo 31: La Palabra de Sabiduría”, Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 119–122). Muestre a los niños imágenes de una casa, una iglesia y un templo, y pregúnteles de qué manera esos lugares también son como una escuela.

  • Entonen una canción que hable de aprender, tal como “Escudriñar, meditar y orar” (Canciones para los niños, pág. 66). Pregunte a los niños sobre qué cosas les gusta aprender.

  • Lea Doctrina y Convenios 88:118, y haga hincapié en la frase: “enseñaos el uno al otro”. Mencione algo que usted haya aprendido de cada niño de la clase e invítelos a decir lo que ellos hayan aprendido.

    Debemos buscar sabiduría y conocimiento.

Doctrina y Convenios 88:119

El templo es la casa de Dios.

Considere la forma en que ayudará a los niños a sentir amor hacia el templo y el deseo de adorar al Señor, cuando estén listos.

Posibles actividades

  • Muestre a los niños cómo hacer una “aguja” de un templo levantando los brazos y juntando las puntas de los dedos. Lea Doctrina y Convenios 88:119, y pídales que hagan una aguja cada vez que usted mencione la palabra “casa”. Explique que el Padre Celestial deseaba que José Smith y los santos construyeran un templo, o una “casa de Dios”. Muestre la imagen de un templo cercano mientras explica las diferencias que hay entre un templo y un centro de reuniones de la Iglesia.

  • Dé su testimonio del templo y entonen juntos una canción sobre el templo, tal como “Me encanta ver el templo” (Canciones para los niños, pág. 99). Invite a los niños a hacer un dibujo de sí mismos yendo al templo.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 88:68, 74

Jesucristo me puede limpiar del pecado.

Santificarse significa llegar a ser limpio y puro. ¿Cómo podría ayudar a los niños a quienes enseña a comprender que ellos pueden santificarse cuando siguen a Jesucristo?

Posibles actividades

  • Invite a un niño a que lea Doctrina y Convenios 88:68 en voz alta, y a otro, que lea el versículo 74. Pida a los niños que escuchen dos frases similares que se encuentra en ambos versículos. ¿Cómo nos “santificamos”? (Si es necesario, ayude a los niños a encontrar el término “Santificación” en la Guía para el Estudio de las Escrituras). Dibuje un corazón, una mano y un pie en la pizarra. Ayude a los niños a pensar en lo que podría significar “purificar” y “limpiar” nuestro corazón, nuestras manos y nuestros pies. ¿Cómo nos ayuda el Salvador a hacerlo? ¿De qué manera podemos utilizar nuestro corazón, nuestras manos y nuestros pies para llegar a ser más como Jesús?

  • Explique que el Señor quería que Su pueblo se santificara antes de que pudiera entrar en el templo. Considere invitar a un hombre joven o a una mujer joven que tengan una recomendación para el templo a que visiten la clase. Pídale que muestre a los niños la recomendación, que analice lo que hace para ser digno o digna de ella, y que comparta por qué es importante tener una recomendación para el templo, aunque no vivamos cerca de un templo.

Doctrina y Convenios 88:77–80, 118

El Padre Celestial desea que yo aprenda.

Usted puede ayudar a los niños a comprender que el aprender sobre asuntos espirituales y temporales los puede preparar para brindar servicio al Señor.

Posibles actividades

  • Escriba en la pizarra: Qué, Por qué y Cómo. Invite a los niños a que lean Doctrina y Convenios 88:77–79 en grupos de dos y haga n una lista de acerca de qué desea el Señor que aprendamos. Después pídales que escudriñen el versículo 80 para que encuentren por qué desea Él que aprendamos. Después ellos podrían escudriñar el versículo 118 para averiguar cómo deberíamos aprender. ¿Qué aprendemos de esos versículos sobre la forma en que el Señor ve la educación y el conocimiento?

  • Muestre un mapa del mundo y lean juntos Doctrina y Convenios 88:79. ¿Por qué es importante que aprendamos sobre otros países y culturas? Si usted o los niños a quienes enseña han visitado o vivido en otro país, muestren objetos que representen esa cultura y compartan lo que hayan aprendido al respecto.

Doctrina y Convenios 88:119–126

“[E]stableced […] una casa de Dios”.

Las instrucciones dadas por el Señor respecto a la “casa de Dios” podrían servirnos de gran guía a medida que edificamos nuestra vida y nuestro hogar.

Posibles actividades

  • Invite a los niños a elegir siete palabras que describan su hogar u otro hogar que hayan visitado. Después pídales que lean Doctrina y Convenios 88:119, y que encuentren siete palabras con las que el Señor describe Su casa. Ayúdelos a pensar en maneras en que pueden hacer que su hogar sea una “casa de Dios”.

  • Dé a cada niño una frase de Doctrina y Convenios 88:119–126 para que la dibuje. Conforme muestren sus dibujos unos a otros, permítales que escudriñen los versículos para que adivinen la frase que representa cada dibujo.

  • Escriba en la pizarra Qué hacer y Qué no hacer. Invite a los niños a que lean Doctrina y Convenios 88:119–126 y hagan una lista de las cosas que el Señor deseaba que los santos hicieran o no hicieran a fin de prepararse para aprender en el templo. Ellos podrían buscar las palabras que desconozcan en un diccionario. Invítelos a elegir algo que comenzarán a hacer o algo que dejarán de hacer.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a escribir o dibujar una cosa que hayan aprendido y que deseen compartir con sus familias.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Ayude a los niños pequeños a participar en conversaciones sobre el Evangelio. Quizá tenga que pensar en formas creativas de tener conversaciones sobre el Evangelio con niños de corta edad. Por ejemplo, podría llevar a la clase algo que los niños puedan sostener cuando sea su turno de hablar.