Primaria
1 – 7 febrero. Doctrina y Convenios 10–11: “Para que salgas triunfante”

“1 – 7 febrero. Doctrina y Convenios 10–11: ‘Para que salgas triunfante’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“1 – 7 febrero. Doctrina y Convenios 10–11”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

Réplica del manuscrito original del Libro de Mormón.

1 – 7 febrero

Doctrina y Convenios 10–11

“Para que salgas triunfante”

Lea con espíritu de oración Doctrina y Convenios 10–11, y reflexione en la manera en que puede ayudar a los niños a comprender las verdades que se encuentran en esas secciones. Las ideas de esta reseña —tanto para niños pequeños como para niños mayores— podrían serle de ayuda.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Pida a los niños que compartan lo que recuerden de una lección anterior sobre Martin Harris y las páginas perdidas de la traducción del Libro de Mormón. Comparta cualquier detalle que ellos no recuerden. Podría consultar “Capítulo 4: Martin Harris y las páginas perdidas” (Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 18–21).

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 10:5

Si oro siempre, el Padre Celestial me bendecirá.

En ocasiones, los niños piensan que solo pueden orar en momentos y lugares específicos, y únicamente si se arrodillan o cierran los ojos. ¿De qué manera podría ayudarles a aprender cómo se “ora siempre”?

Posibles actividades

  • Muestre ilustraciones de cosas que hacemos a menudo, tales como comer, dormir o jugar. ¿De qué forma nos ayudan estas cosas? Muestre una ilustración de un niño orando mientras les lee a los niños las palabras “ora siempre” en Doctrina y Convenios 10:5. Pida a los niños que repitan esas palabras varias veces. ¿De qué manera nos ayuda el hecho de orar siempre?

  • Válgase de la hoja de actividades de esta semana para ayudar a los niños a pensar en los muchos lugares y momentos en los que pueden orar.

  • Invite a los niños a que hagan dibujos de ellos mismos o de su familia orando en distintos momentos y lugares, tales como en la Iglesia, antes de la escuela o a la hora de dormir. Explique que orar siempre puede significar orar a menudo a lo largo del día. ¿Cómo podemos orar aun cuando estemos con otras personas, como en la escuela o con nuestros amigos?

    El Señor nos ayudará si oramos.

Doctrina y Convenios 11:12–13

El Espíritu Santo me induce a hacer lo bueno.

Desde temprana edad, los niños pueden comenzar a reconocer cuando el Espíritu les hable.

Posibles actividades

  • Oculte una bombilla o una linterna, y una ilustración de una cara feliz en algún lugar de la habitación. Pida a los niños que encuentren esos objetos. Lea Doctrina y Convenios 11:13 y ayude a los niños a señalar palabras que se relacionen con los objetos que hayan encontrado. ¿Qué nos enseñan esas palabras sobre la forma en que el Espíritu Santo nos ayuda?

  • Presente a los niños varias situaciones en las que hayan tenido que escoger entre el bien y el mal, tales como decidir entre decir la verdad o mentir, o entre actuar con amabilidad o con rudeza. ¿Cómo podemos saber qué decisión es la correcta? Lean juntos Doctrina y Convenios 11:12 y testifique que el Espíritu Santo nos ayudará a tomar la decisión correcta si lo escuchamos.

  • Entonen una canción sobre la guía que brinda el Espíritu Santo, tal como “Oro con fe” (Liahona, marzo de 1991, pág. A5. Pregunte a los niños qué les enseña la canción sobre cómo nos ayuda el Espíritu Santo.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 10:5

Si oro siempre, puedo resistir las tentaciones de Satanás.

Puede ayudar a los niños a comprender que la oración constante nos brinda el poder para resistir la tentación.

Posibles actividades

  • Escriba palabras o frases que se encuentren en Doctrina y Convenios 10:5 en trozos de papel y pida a los niños que las pongan en el orden correcto. Anímelos a que busquen el versículo si necesitan ayuda. Según ese versículo, ¿qué bendiciones recibimos si oramos siempre? ¿Cómo nos ayuda que recordemos orar a lo largo del día, particularmente cuando se nos tiente a hacer algo malo?

  • Invite a los niños a que hagan una lista de algunos momentos y lugares en los que podemos orar. Para que vean otras ideas, ínstelos a buscar en Alma 34:17–27.

  • Ayude a los niños a hacer un pequeño letrero o dibujo que les recuerde orar siempre. Invítelos a colgar su letrero en casa donde puedan verlo con regularidad.

Doctrina y Convenios 11:12–13

El Espíritu Santo me induce a hacer lo bueno.

Los niños a menudo se preguntan cómo se siente la guía del Espíritu Santo. Puede valerse de Doctrina y Convenios 11 para enseñar a los niños cómo reconocer “ese Espíritu que induce a hacer lo bueno” (versículo 12).

Posibles actividades

  • Ayude a los niños a hacer una lista de personas a las que acuden cuando necesitan ayuda o tienen una pregunta. ¿Por qué confiamos en que esas personas nos ayudarán? Pídales que lean Doctrina y Convenios 11:12 y busquen en qué debía confiar Hyrum Smith según este mandamiento. ¿Qué aprendemos en ese versículo sobre por qué debemos confiar en la guía del Espíritu Santo?

  • Pregunte a los niños qué le dirían a un amigo que quiera saber qué sienten cuando el Espíritu Santo les habla. Invítelos a leer Doctrina y Convenios 11:12–13 para que encuentren algunas posibles respuestas.

  • Comparta con los niños algunas experiencias que usted haya tenido en las que el Espíritu Santo le haya inducido a hacer algo bueno. Invítelos a que reflexionen en momentos en los que hayan tenido experiencias como esas y que después las compartan si se sienten cómodos con ello. Testifique que el Padre Celestial desea guiarnos por medio del Espíritu Santo. Inste a los niños a que pongan atención durante la semana próxima a los momentos en los que tengan sentimientos como los que se describen en Doctrina y Convenios 11:12–13.

Doctrina y Convenios 11:21, 26

Necesito conocer el Evangelio para poder ayudar a otras personas a encontrar la verdad.

Los niños a quienes enseña tendrán muchas oportunidades de compartir el Evangelio. Estos versículos pueden enseñarles a prepararse para esas oportunidades.

Posibles actividades

  • Invite a los niños a actuar o representar la manera en que hablarían sobre el Evangelio con alguien que no lo haya escuchado antes. Por ejemplo, ¿cómo contestarían preguntas sobre el Libro de Mormón? ¿Cómo explicarían quién es Jesucristo? Lea con ellos Doctrina y Convenios 11:21, 26. ¿Qué le dijo el Señor a Hyrum Smith que necesitaba hacer para poder enseñar el Evangelio? ¿Qué significa “[obtener]” la palabra de Dios y cómo podemos hacerlo? ¿Cómo “atesora[mos]” la palabra de Dios en nuestro corazón?

  • Invite a los niños a que compartan un versículo de las Escrituras que les guste y que expliquen por qué les gusta. Permítales que hablen sobre la forma en que las Escrituras bendicen su vida y lo que están haciendo para estudiar la palabra de Dios en casa. Anímelos a ponerse la meta de leer la palabra de Dios más a menudo.

  • Entonen juntos una canción sobre compartir el Evangelio, tal como “Yo quiero ser un misionero ya” (Canciones para los niños, pág. 90). ¿Qué nos enseña esa canción sobre la manera en que podemos ser misioneros cada día?

  • Comparta algo de “Juventud de Israel” por el presidente Russell M. Nelson y la hermana Wendy W. Nelson (devocional mundial para los jóvenes, 3 de junio de 2018, ChurchofJesusChrist.org) para inspirar a los niños a compartir el Evangelio a fin de ayudar a reunir a los hijos de Dios.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a tener una conversación con un familiar sobre algo que hayan aprendido en Doctrina y Convenios 10 u 11 el día de hoy. Por ejemplo, podrían compartir cómo planean orar siempre.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Busque revelación a diario. A medida que se prepare para enseñar, ore y reflexione sobre las Escrituras a lo largo de la semana. Verá que el Espíritu “iluminará [su] mente” (Doctrina y Convenios 11:13). Podría recibir ideas e impresiones sobre cómo enseñar en cualquier momento y lugar: al dirigirse al trabajo, al hacer quehaceres en el hogar o al hablar con otras personas.