Uso individual y familiar
9 – 15 agosto. Doctrina y Convenios 88: “Estableced […] una casa de Dios”
anterior siguiente

“9 – 15 agosto. Doctrina y Convenios 88: ‘Estableced […] una casa de Dios’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“9 – 15 agosto. Doctrina y Convenios 88”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

9 – 15 agosto

Doctrina y Convenios 88

“Estableced […] una casa de Dios”

El presidente Russell M. Nelson dijo: “Prometo que a medida que trabajen con diligencia para remodelar su hogar, centrándolo en el aprendizaje del Evangelio […], la influencia del adversario en su vida y en su hogar disminuirá” (“Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares”, Liahona, noviembre de 2018, págs. 113–114).

Anote sus impresiones

Cada cierto tiempo, el Señor nos da un pequeño vistazo de Su “majestad y poder” ilimitados (Doctrina y Convenios 88:47) mediante revelaciones de gran envergadura a Sus profetas. Doctrina y Convenios 88 es una revelación de ese tipo: una revelación sobre luz, gloria y reinos que, en comparación, puede hacer que nuestras preocupaciones terrenales parezcan insignificantes. Aun cuando no podamos comprender todo lo que el Señor nos está enseñando, podemos por lo menos percibir que la eternidad es mucho más de lo que ahora comprendemos. Desde luego, el Señor no habló de esos grandes misterios para intimidarnos o hacernos sentir insignificantes. De hecho, prometió: “… el día vendrá en que comprenderéis aun a Dios” (versículo 49). Quizá fue con ese elevado propósito que el Señor alentó a Sus santos de Kirtland a formar la Escuela de los Profetas. “Organizaos”, dijo; “preparad todo lo que fuere necesario; y estableced […] una casa de Dios” (versículo 119), pues es dentro de la santa casa de Dios, y en nuestros hogares, que Él puede, más que en cualquier otro lugar, elevar nuestra visión más allá del mundo terrenal, “descubrir[nos] su faz” y prepararnos para “soportar una gloria celestial” (versículos 68, 22).

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 88

El Señor nos ofrece esperanza y paz.

Solo unos días después de advertir que se “derramar[ía] la guerra sobre todas las naciones” (Doctrina y Convenios 87:2), el Señor dio una revelación que José Smith llamó una “‘hoja de olivo’ […] tomada del Árbol del Paraíso, el mensaje de paz del Señor a nosotros” (Doctrina y Convenios 88, encabezamiento de la sección). ¿En qué sentido es esta revelación como una hoja de olivo, un símbolo tradicional de la paz? (véase también Génesis 8:11). ¿Qué verdades de esta sección le ayudan a sentir esperanza y paz en Cristo?

Doctrina y Convenios 88:6–67

La luz y la ley provienen de Jesucristo.

Las palabras luz y ley se repiten muchas veces en la sección 88. Esas palabras se han utilizado en otros pasajes de las Escrituras para describir a Jesucristo y Su evangelio (por ejemplo, véanse Isaías 60:19; Juan 1:1–9; 3 Nefi 15:9). Marque o destaque los versículos en los que encuentre esas palabras en Doctrina y Convenios 88:6–67, y escriba lo que aprenda sobre el Salvador, la luz y la ley. Esos versículos podrían inspirarle a hacer cambios en su vida para recibir luz y vivir la “ley de Cristo” (versículo 21) más fielmente.

Véase también Sharon Eubank, “Cristo: La luz que resplandece en las tinieblas”, Liahona, mayo de 2019, págs. 73–76.

Las Escrituras contienen la ley de Cristo.

Doctrina y Convenios 88:62–126

Preparad todo lo que fuere necesario.

En algunas formas, estamos viviendo en la época que el Señor describió en la que “todas las cosas estarán en conmoción; y de cierto, desfallecerá el corazón de los hombres” (Doctrina y Convenios 88:91). A medida que lea los versículos 62–126, considere cómo le puede ayudar el consejo del Señor a prepararse para la segunda venida del Salvador. Estas son algunas preguntas a considerar:

Versículos 62–76.

Al meditar sobre esos versículos, ¿qué se siente inspirado a hacer para “allega[rse]” a Dios? (versículo 63). Considere lo que el mandato del Señor de “santificaos” significa para usted (versículo 68).

Versículos 77–80, 118–126.

¿Por qué podría “conv[enirle] comprender” temas doctrinales y también temporales? (versículo 78). ¿En qué forma está siguiendo el consejo de “busca[r] conocimiento”? (versículo 118). ¿Qué cree que signifique aprender “tanto por el estudio como por la fe”?

Versículos 81–116.

Considere advertir profecías sobre la segunda venida del Salvador en esos versículos. ¿Por qué cree que el Señor desearía que usted sepa en cuanto a estas cosas?

Versículos 117–126.

Considere leer esos versículos con el templo en mente; ¿qué encuentra allí que pudiera ayudarle a prepararse para entrar a la Casa del Señor?

Véanse también D. Todd Christofferson, “Prepararse para el regreso del Señor”, Liahona, mayo de 2019, págs. 81–84; David A. Bednar, “Buscar conocimiento por la fe”, Liahona, septiembre de 2007, págs. 17–24; Santos, tomo I, págs. 167–169; “Una escuela y una investidura”, Revelaciones en contexto, págs. 186–194.

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 88:14–33, 95–101.

¿Qué aprendemos acerca de la Resurrección en esos versículos? ¿Cómo podrían esas verdades influir en las decisiones que tomamos?

Doctrina y Convenios 88:33.

Para empezar un análisis de ese versículo, podría pedir a los miembros de la familia que hablen sobre los dones que se les han dado, tanto los que recibieron con gozo como los que no. ¿Cómo podemos demostrarle al Señor que nos regocijamos por el don de gloria celestial que nos ofrece? ¿En qué forma nos regocijamos en “aquel que [nos] dio la dádiva”?

Doctrina y Convenios 88:63, 68.

Estos versículos contienen algunas palabras que implican una acción que pudieran inspirarle a pensar en formas creativas de enseñar los mensajes de los versículos a sus hijos. Por ejemplo, podrían llevar a cabo un juego en el que se escondan a fin de analizar la frase “buscadme diligentemente, y me hallaréis” (versículo 63; cursiva agregada).

Doctrina y Convenios 88:81.

Como familia, encuentren algunas señales de advertencia en su casa y alrededor de ella, tales como etiquetas de advertencia en medicamentos o señales de tránsito para los conductores. ¿De qué forma nos ayudan esas advertencias? ¿De qué desea el Padre Celestial que “amoneste[mos] [o advirtamos] a [nuestro] prójimo”?

Doctrina y Convenios 88:119.

A fin de inspirar a su familia a hacer que su hogar sea como la descripción del versículo 119, trate de hacer algo como esto: Escriba frases de ese versículo en tiras de papel y utilícelas para cubrir una imagen de un templo. Lean juntos Doctrina y Convenios 88:119 y permita que los miembros de la familia quiten cada tira de papel conforme escuchen la frase correspondiente en el versículo. ¿Qué podemos hacer para que nuestro hogar sea una “casa de Dios”? (versículo 119).

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Más cerca, Dios, de Ti”, Himnos, nro. 50.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Permita que los niños expresen su creatividad. Cuando invita a sus hijos a crear algo relacionado con un principio del Evangelio, no solo les ayuda a entender mejor el principio, sino que también les da un recordatorio tangible de lo que aprendieron (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 25).

Jesucristo nos ofrece paz. La paz os dejo, por Walter Rane