Uso individual y familiar
28 diciembre – 3 enero. Doctrina y Convenios 1: “Escuchad, oh pueblo”

“28 diciembre – 3 enero. Doctrina y Convenios 1: ‘Escuchad, oh pueblo’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“28 diciembre – 3 enero. Doctrina y Convenios 1”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

28 diciembre – 3 enero

Doctrina y Convenios 1

“Escuchad, oh pueblo”

Considere Doctrina y Convenios 1 como la introducción personal del Señor a Su libro de revelaciones de los últimos días. ¿Qué desea Él que usted sepa sobre Doctrina y Convenios? Medite esa pregunta y anote cualquier impresión que reciba conforme lea la sección 1.

Anote sus impresiones

En noviembre de 1831, la Iglesia de Jesucristo solo tenía un año y medio desde que había sido restaurada. Aun cuando estaba creciendo, seguía siendo un grupo desconocido de creyentes que vivían en una población escasamente asentada a orillas de la civilización, guiado por un profeta de veintitantos años. Pero Dios consideraba a esos creyentes Sus siervos y Sus mensajeros, y deseaba que las revelaciones que Él les había dado se publicaran al mundo.

La sección 1 de Doctrina y Convenios es el prefacio del Señor a la compilación de esas revelaciones, y muestra claramente que aun cuando la cantidad de miembros de la Iglesia era pequeña, no había nada pequeño en cuanto al mensaje que Dios deseaba que Sus santos compartieran. Es una “voz de amonestación” a todos “los habitantes de la tierra”, enseñándoles a arrepentirse y a establecer el “convenio sempiterno” de Dios (versículos 4, 8, 22). Los siervos que llevan ese mensaje son “los débiles y sencillos”, pero siervos humildes es justo lo que Dios necesita, entonces y ahora, para sacar Su Iglesia “de la obscuridad y de las tinieblas” (versículos 23, 30).

Para conocer más acerca de los antecedentes históricos de Doctrina y Convenios 1, véase Santos, tomo I, págs. 143–146.

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 1

El Señor me invita a “escudriña[r] estos mandamientos”.

El prefacio es la introducción de un libro; destaca los temas y los propósitos del libro y ayuda a los lectores a prepararse para leer. A medida que lea la sección 1 —el “prefacio” del Señor a Doctrina y Convenios (versículo 6)— busque los temas y los propósitos que el Señor dio para Sus revelaciones. ¿Qué aprendió en la sección 1 que le ayudará a obtener el mayor beneficio de su estudio de Doctrina y Convenios? Por ejemplo, podría meditar en lo que significa “o[ír] la voz del Señor” en estas revelaciones (versículo 14) o lo que significa “escudriña[r] estos mandamientos” (versículo 37).

Véase también la introducción de Doctrina y Convenios.

Doctrina y Convenios 1:1–6, 23–24, 37–39

Dios habla por medio de Sus siervos, y Sus palabras se cumplirán.

La sección 1 comienza y termina con la declaración de Dios de que Él habla por medio de Sus siervos escogidos (véanse los versículos 4–6, 23–24, 38). Anote lo que aprenda en esa revelación sobre el Señor y Su voz. ¿Qué aprende sobre los siervos del Señor? ¿En qué ocasiones ha escuchado la voz del Señor en la voz de Sus siervos? (Véase el versículo 38).

Los profetas y los apóstoles nos enseñan los mandamientos de Dios.

Doctrina y Convenios 1:3, 24–28, 31–33

Si soy humilde, la disciplina del Señor puede conducirme al arrepentimiento.

Observe que, en el versículo 3 y en los versículos 24–28, el Señor dijo que los pecados y errores del pueblo serían dados a conocer. En uno de los casos, es una experiencia dolorosa y llena de pesar, y en el otro caso es instructiva. ¿Por qué son tan diferentes esas situaciones? Considere cómo reacciona cuando se da cuenta de sus pecados y debilidades. ¿Qué cualidades encuentra en los versículos 24–28 que pueden ayudarle a responder de la manera correcta? ¿Qué enseñan esos versículos, junto con los versículos 31–33, sobre la forma en la que el Señor ve las debilidades y pecados que usted tiene?

Véanse también Proverbios 3:11–12; Éter 12:27; Moroni 6:8.

Doctrina y Convenios 1:12–30, 35–36

El Señor restauró Su evangelio para ayudarme a hacer frente a los desafíos de los últimos días.

Aun cuando la sección 1 advierte sobre días angustiantes por venir, también contiene un mensaje alentador: “… yo, el Señor, sabiendo las calamidades que sobrevendrían a los habitantes de la tierra, llamé a mi siervo José Smith, hijo, y le hablé desde los cielos” (versículo 17).

Fíjese en las calamidades sobre las que el Señor advirtió (véanse, por ejemplo, los versículos 13–16, 35). ¿Qué otras calamidades nota usted en el mundo de hoy, o en su propia vida? Los versículos 17–30 describen lo que el Señor ha hecho por usted en anticipación a esas calamidades. Considere elaborar una lista de lo que encuentre.

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 1:1–6, 37–39.

Para iniciar un análisis en cuanto a las advertencias del Señor, podría hablar en cuanto a las advertencias que recibimos de otras personas sobre peligros que no podemos ver, tales como un suelo resbaloso, una fuerte tempestad o un auto que se acerca. ¿Qué nos enseñan esos ejemplos sobre las advertencias o amonestaciones del Señor? Según Doctrina y Convenios 1:1–6, 37–39, ¿cómo nos advierte o amonesta el Señor? ¿De qué nos ha advertido o amonestado recientemente? Quizá podrían ver o leer partes de mensajes de la conferencia general reciente y buscar ejemplos de la “voz de amonestación” de Dios.

Doctrina y Convenios 1:16.

¿Qué significa “establecer [la] justicia [del Señor]”? ¿Cómo podemos asegurarnos de que estemos haciendo eso, en vez de andar “por [nuestro] propio camino”?

Doctrina y Convenios 1:30.

¿Qué significa cuando se dice que la Iglesia es “verdadera y viviente”? Para que su familia empiece a pensar en esa pregunta, quizá podría mostrarles imágenes de cosas vivientes y no vivientes. También podrían hablar de lo que pueden hacer como familia para ayudar a hacer “salir [a la Iglesia] de la obscuridad y de las tinieblas”.

Doctrina y Convenios 1:37.

Considere planificar como familia cómo escudriñarán estos mandamientos en Doctrina y Convenios este año. ¿En qué forma harán que el estudio de las Escrituras sea una parte regular de su vida familiar? ¿Qué ideas para el estudio les pueden ayudar a aprender de las Escrituras? (Véase “Ideas para mejorar su estudio familiar de las Escrituras” al principio de este recurso).

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Sigue al Profeta”, Canciones para los niños, págs. 58–59, especialmente la última estrofa.

Cómo mejorar el estudio personal

Buscar a Jesucristo. Uno de los propósitos de las Escrituras es testificar del Salvador y Su evangelio. A medida que lea Doctrina y Convenios 1, considere marcar o fijarse en los versículos que le enseñan algo sobre Jesucristo.

Las primeras revelaciones de la Iglesia restaurada se compilaron en el Libro de Mandamientos.