Uso individual y familiar
4 – 10 enero. José Smith—Historia 1:1–26: “Vi una columna de luz”

“4 – 10 enero. José Smith—Historia 1:1–26: ‘Vi una columna de luz’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“4 – 10 enero. José Smith—Historia 1:1–26”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

La Arboleda Sagrada, por Greg K. Olsen.

4 – 10 enero

José Smith—Historia 1:1–26

“Vi una columna de luz”

Al leer José Smith—Historia 1:1–26, ¿qué mensajes encuentra para su vida? ¿Qué es lo que tiene mayor valor para usted y su familia?

Anote sus impresiones

Doctrina y Convenios es un libro que contiene respuestas a oraciones: muchas de las revelaciones sagradas de este libro se recibieron en respuesta a preguntas; por tanto, es apto comenzar el estudio de Doctrina y Convenios considerando la pregunta que comenzó el derramamiento de revelación en los últimos días: la pregunta que José Smith hizo en una arboleda en 1820. Una “guerra de palabras y tumulto de opiniones” (José Smith—Historia 1:10) habían dejado a José confundido en cuanto a la religión y el estado de su alma; quizá usted pueda identificarse con eso. Existen muchas ideas contradictorias y voces convincentes en nuestros días, y cuando queremos catalogar esos mensajes y hallar la verdad, podemos hacer lo que hizo José. Podemos hacer preguntas, estudiar las Escrituras, meditar y finalmente preguntar a Dios. En respuesta a la oración de José, descendió una columna de luz del cielo; Dios el Padre y Jesucristo aparecieron y respondieron sus preguntas. El testimonio de José de esa milagrosa experiencia declara de manera audaz que cualquiera que “carece de sabiduría, puede pedirla a Dios y obtenerla” (José Smith—Historia 1:26). Todos podemos recibir, si no una visión celestial, por lo menos una visión más clara, iluminada por la luz celestial.

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

José Smith—Historia 1:1–26

José Smith es el Profeta de la Restauración.

El propósito de la historia de José Smith fue presentarnos “los hechos tal como han sucedido”, debido a que la verdad en cuanto a José a menudo se ha distorsionado (José Smith—Historia 1:1). Al leer José Smith—Historia 1:1–26, ¿qué fortalece su testimonio del llamamiento divino de él? Preste atención a las pruebas que encuentre de que el Señor preparó a José Smith para su misión profética. A medida que lea, también podría anotar lo que piense y sienta sobre José Smith y su testimonio.

Véase también Santos, tomo I, págs. 3–19.

José Smith—Historia 1:5–20

Si pregunto con fe, Dios contestará.

¿Alguna vez ha tenido “falta de sabiduría” o ha sentido confusión en cuanto a una decisión que tenía que tomar? (José Smith—Historia 1:13). ¿Qué aprende de la experiencia de José Smith en los versículos 5–20? Piense en la necesidad que usted tiene de sabiduría y de mayor entendimiento, y considere cómo buscará la verdad.

Véanse también 1 Nefi 10:17–19; 15:6–11; Russell M. Nelson, “Revelación para la Iglesia, revelación para nuestras vidas”, Liahona, mayo de 2018, págs. 93–96.

Podemos hacer nuestras preguntas a Dios mediante la oración.

José Smith—Historia 1:15–20

¿Por qué hay varios relatos de la Primera Visión?

Durante su vida, José Smith dejó constancia de su experiencia en la Arboleda Sagrada por lo menos en cuatro ocasiones, a menudo por medio de un escriba. Además, varios relatos de segunda mano fueron escritos por personas que escucharon a José hablar sobre su visión. Aun cuando esos relatos difieren en algunos detalles, dependiendo del público y el entorno, por lo demás son congruentes; y cada relato agrega detalles que ayudan a entender mejor la experiencia de José Smith, tal como cada uno de los cuatro Evangelios nos ayuda a entender mejor el ministerio del Salvador.

Para leer los otros relatos de José, véase “Relatos de la Primera Visión” (Temas del Evangelio, topics.ChurchofJesusChrist.org). ¿Qué aprende al leer todos los relatos?

José Smith—Historia 1:15–20

La Primera Visión dio inicio a la restauración del evangelio de Jesucristo.

José Smith confió en que Dios contestaría su oración, pero no pudo haber anticipado la forma en que esa respuesta cambiaría su vida, y el mundo. Al leer en cuanto a la experiencia de José, medite en cuanto al modo en que la Primera Visión ha cambiado su vida. Por ejemplo, podría completar esta oración de diferentes maneras: “Debido a que la Primera Visión tuvo lugar, sé que…”. ¿En qué forma ha sido bendecido por causa de la Primera Visión?

Véanse también “Pide a Dios: La Primera Visión de José Smith”, video, ChurchofJesusChrist.org; Santos, tomo I, págs. 14–19; Russell M. Nelson, “Escúchalo”, Liahona, mayo de 2020, págs. 88–92.

José Smith—Historia 1:21–26

Puedo ser fiel a lo que sé, aun cuando los demás me rechacen.

Una de las bendiciones de las Escrituras es que contienen ejemplos inspiradores de hombres y mujeres valientes que afrontaron desafíos con fe en Jesucristo. Cuando José Smith hizo frente a la oposición a causa de su visión, se identificó con el apóstol Pablo, quien también fue perseguido por decir que había visto una visión. Al leer el relato de José, ¿qué le inspira a permanecer fiel a su testimonio? ¿Qué otros ejemplos —de las Escrituras o de personas a las que conoce— le brindan el valor de permanecer fiel a las experiencias espirituales que ha tenido?

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

José Smith—Historia 1:6.

¿Cómo podemos manejar los desacuerdos sin llegar a ser contenciosos como las personas que se describen en ese versículo?

José Smith—Historia 1:11–13.

El leer esos versículos podría inspirar a los miembros de la familia a compartir experiencias en las que un pasaje de las Escrituras haya conmovido su corazón y les haya inspirado a actuar.

José Smith—Historia 1:16–20.

Conforme su familia lea esos versículos, considere mostrarles la pintura que acompaña a esta reseña, o bien, otra imagen de la Primera Visión (quizá a su familia le gustaría dibujar su propia representación). También podrían ver el video “Pide a Dios: La Primera Visión de José Smith” (ChurchofJesusChrist.org). Cada uno podría elaborar una lista de verdades que aprendemos de esa visión, y luego compartir las listas unos con otros. Esta podría ser una ocasión muy propicia para que los miembros de la familia digan cómo obtuvieron su testimonio de la Primera Visión de José Smith.

José Smith—Historia 1:17.

Cuando Dios se apareció a José Smith, llamó a José por su nombre. ¿En qué ocasiones han sentido los miembros de su familia que el Padre Celestial los conoce personalmente?

José Smith—Historia 1:21–26.

¿Cómo podemos responder cuando las personas cuestionan nuestro testimonio?

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “La oración del Profeta”, Himnos, nro. 14.

Voces de la Restauración

La familia de José Smith

Cada uno de nosotros somos grandemente influidos por nuestra vida familiar, y José Smith no fue la excepción. Las convicciones y prácticas religiosas de sus padres plantaron semillas de fe que permitieron que la Restauración fuera posible. El diario de José registra este tributo: “Las palabras y el lenguaje son inadecuados para expresar la gratitud que debo a Dios por haberme dado padres tan honorables”1.

Las siguientes citas de su madre, Lucy Mack Smith; de su hermano William Smith; y del Profeta mismo nos permiten vislumbrar la influencia religiosa en el hogar de los Smith.

La familia de José Smith, por Dan Baxter.

Lucy Mack Smith

“[Alrededor de 1802], caí enferma […]. Me dije a mí misma que no estaba preparada para morir porque no conocía los caminos de Cristo, y me parecía como si hubiera un abismo oscuro y solitario entre Cristo y yo que no me atrevía a cruzar […].

“Acudí al Señor y le supliqué y rogué que me salvara la vida para que pudiera criar a mis hijos y consolar el corazón de mi esposo; así me mantuve acostada toda la noche […]. Hice convenio con Dios [de que] si me permitía vivir, me esforzaría por obtener esa religión que me permitiera servirle correctamente, ya fuera en la Biblia o donde se encontrara, aun si fuera necesario obtenerla del cielo mediante la oración y la fe. Finalmente una voz me habló y dijo: ‘Buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Sea consolado tu corazón. Crees en Dios; cree también en mí’ […].

“Desde ese momento en adelante cobré fuerzas continuamente. Mencioné muy poco en cuanto al asunto de la religión, aun cuando ocupaba mi mente completamente, y pensé que haría toda diligencia en cuanto pudiera buscar a alguna persona devota que conociera los caminos de Dios que me instruyera en cuanto a las cosas del cielo”2.

William Smith

“Mi madre, que era una mujer muy piadosa y preocupada por el bienestar de sus hijos tanto aquí como en el más allá, hacía uso de todos los medios que el amor de una madre pudiera sugerir para tenernos ocupados en la búsqueda de la salvación de nuestra alma o, como se decía entonces, ‘en recibir religión’. Nos persuadió a asistir a las reuniones, y casi toda la familia se interesó en el asunto y en buscar la verdad”3.

“Siempre hacíamos oraciones en familia desde que tengo memoria. Recuerdo bien que papá solía llevar sus anteojos en el bolsillo de su chaleco […], y cuando los varones veíamos que los buscaba con la mano, sabíamos que era la señal para prepararnos para la oración; y si no lo notábamos, mamá decía: ‘William’, o quien fuera que no estaba prestando atención, ‘prepárate para la oración’. Después de la oración cantábamos una canción”4.

Joseph Smith, padre, y Lucy Smith enseñaron a su familia a estudiar las Escrituras.

José Smith

“Afirmo que [mi padre], que yo sepa, nunca cometió una mala acción en su vida, nada que pudiera tildarse de egoísta. Amo a mi padre y su recuerdo; la memoria de sus nobles actos pesa con fuerza en mi mente, y muchas de sus palabras paternales y bondadosas están escritas en mi corazón. Los pensamientos que atesoro de la historia de su vida son sagrados para mí y me han ocupado la mente y han quedado grabados en ella por mi propia observación desde el día en que nací […] Mi madre también se halla entre las mejores y más nobles de las mujeres”5.

La Primera Visión de la Restauración, por Michael Bedard.