Madre Celestial
anterior siguiente

Madre Celestial

Reseña

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días enseña que todos los seres humanos, hombres y mujeres, son amados hijos procreados en espíritu por padres celestiales: un Padre Celestial y una Madre Celestial. Esta comprensión se fundamenta en las enseñanzas de las Escrituras y de los profetas acerca de la naturaleza de Dios, nuestra relación con la Deidad y el potencial divino de los hombres y las mujeres1. Los Santos de los Últimos Días tienen en gran estima la peculiar doctrina de una Madre Celestial2.

Aunque no hay registros de una revelación oficial de José Smith sobre esta doctrina, algunas de las primeras mujeres Santos de los Últimos Días indicaron que él les enseñó personalmente acerca de una Madre Celestial3. Las primeras referencias publicadas de la doctrina aparecieron poco tiempo después de la muerte de José Smith en 1844, en documentos escritos por sus colaboradores cercanos4. La expresión más notable de la idea se encuentra en un poema de Eliza R. Snow, titulado “My Father in Heaven” [Mi Padre Celestial], que ahora se conoce como el himno “Oh mi Padre”. Ese texto declara: ¿Hay en los cielos padres solos? Clara la verdad está; la verdad eterna muestra: madre hay también allá”5.

Líderes posteriores de la Iglesia han confirmado la existencia de una Madre Celestial. En 1909, la Primera Presidencia enseñó que “todos los hombres y mujeres son a semejanza del Padre y la Madre universales, y son literalmente hijos e hijas de la Deidad”6. Susa Young Gates, una líder prominente de la Iglesia, escribió en 1920 que las visiones y enseñanzas de José Smith revelaron la verdad de que “la divina Madre, [se halla] al lado del divino Padre”7. En “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, promulgada en 1995, la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles declararon: “Cada [persona] es un amado hijo o hija procreado como espíritu por padres celestiales y, como tal, cada uno tiene una naturaleza y un destino divinos”8.

Los profetas han enseñado que nuestros padres celestiales trabajan juntos para lograr la salvación de la familia humana. El élder M. Russell Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles, enseñó: “Somos parte de un divino plan diseñado por Padres Celestiales que nos aman”9. El presidente Harold B. Lee declaró: “Olvidamos que tenemos un Padre Celestial y una Madre Celestial que probablemente estén incluso más preocupados por nosotros que nuestro padre y madre terrenales, y que hay influencias del más allá que procuran constantemente ayudarnos cuando hacemos todo lo que podemos”10.

Los Santos de los Últimos Días dirigen su adoración al Padre Celestial, en el nombre de Cristo, y no oran a la Madre Celestial. En esto, siguen el modelo establecido por Jesucristo, que enseñó a Sus discípulos que “siempre debéis orar al Padre en mi nombre”11. A los Santos de los Últimos Días se les enseña a orar al Padre Celestial, pero como el presidente Gordon B. Hinckley dijo: “El hecho de que no oremos a nuestra Madre Celestial de ninguna manera le resta importancia ni la denigra”12. Ciertamente, como el élder Rudger Clawson escribió: “Honramos a la mujer cuando reconocemos la divinidad de su Prototipo eterno”13.

Como con muchas otras verdades del Evangelio, nuestro conocimiento actual acerca de la Madre Celestial es limitado; no obstante, se nos ha dado suficiente conocimiento para apreciar lo sagrado de esta doctrina y comprender el modelo divino que se ha establecido para nosotros como hijos de padres celestiales. Los Santos de los Últimos Días creen que este modelo se refleja en la declaración de Pablo: “Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón”14. El hombre y la mujer no pueden ser exaltados el uno sin el otro. Al igual que tenemos un Padre Celestial, tenemos una Madre Celestial. Como el élder Dallin H. Oaks, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ha dicho: “Nuestra teología empieza con padres celestiales; nuestra mayor aspiración es llegar a ser como ellos”15.

La Iglesia reconoce la contribución de eruditos al contenido histórico que se presenta en este artículo; su trabajo se utiliza con permiso.

Publicado originalmente en octubre de 2015.

Temas relacionados

Cómo responder preguntas sobre el Evangelio

Llegar a ser como Dios

La Familia: Una Proclamación para el Mundo

Profetas y líderes de la Iglesia

Profetas y apóstoles

Multimedia

Música

  1. Génesis 1:26–27; Moisés 3:4–7; Romanos 8:16–17; Salmos 82:6; Doctrina y Convenios 132:19–20.

  2. Véase “Llegar a ser como Dios”; véase también Elaine Anderson Cannon, “Mother in Heaven”, en Encyclopedia of Mormonism, editado por Daniel H. Ludlow, 5 tomos, Nueva York: Macmillan, 1992, tomo II, pág. 961. Para un estudio amplio de estas enseñanzas, véase David L. Paulsen y Martin Pulido, “‘A Mother There’: A Survey of Historical Teachings about Mother in Heaven”, BYU Studies, tomo L, nro. 1, 2011, págs. 70–97.

  3. Zina Diantha Huntington Young mencionó que cuando su madre falleció en 1839, José Smith la consoló al decirle que en el cielo ella vería a su propia madre de nuevo y que llegaría a conocer a su Madre Eterna (Susa Young Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association of the Church of Jesus Christ of Latter-Day Saints, Salt Lake City: Deseret News, 1911, págs. 15–16).

  4. Véase W. W. Phelps, “Come to Me”, en “Poetry, for the Times and Seasons”, Times and Seasons, tomo VI, 15 de enero de 1845, pág. 783.

  5. “My Father in Heaven”, en “Poetry, for the Times and Seasons”, Times and Seasons, tomo VI, 15 de noviembre de 1845, pág. 1039; “Oh mi Padre”, Himnos, nro. 187; véase también Jill Mulvay Derr, “The Significance of ‘O My Father’ in the Personal Journey of Eliza R. Snow”, BYU Studies, tomo XXXVI, nro. 1, 1996–1997, págs. 84–126.

  6. “The Origin of Man”, Improvement Era, tomo XIII, nro. 1, noviembre de 1909, pág. 78.

  7. “The Vision Beautiful”, Improvement Era, tomo XXIII, nro. 6, abril de 1920, pág. 542. En ese momento, Gates era la secretaria de registros de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro.

  8. “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, mayo de 2017, pág. 145.

  9. M. Russell Ballard, When Thou Art Converted: Continuing Our Search for Happiness, Salt Lake City: Deseret Book, 2001, pág. 62.

  10. Harold B. Lee, “The Influence and Responsibility of Women”, Relief Society Magazine, tomo LI, nro. 2, febrero de 1964, pág. 85.

  11. 3 Nefi 18:19–21; Mateo 6:6–9; Juan 17:1, 5, 21, 24–25; véanse también Mateo 4:10; Lucas 4:8; y 3 Nefi 13:9; 17:15.

  12. Véase Gordon B. Hinckley, “Hijas de Dios”, Liahona, enero de 1992, pág. 112.

  13. “Our Mother in Heaven”, Latter-day Saints’ Millennial Star, tomo LXXII, nro. 39, 29 de septiembre de 1910, pág. 620. Rudger Clawson era el editor de la publicación periódica y posiblemente el autor de este editorial.

  14. 1 Corintios 11:11.

  15. Véase Dallin H. Oaks, “La Apostasía y la Restauración”, Liahona, julio de 1995, pág. 98.