El matrimonio plural en Kirtland y en Nauvoo
    Notas al pie de página
    Theme

    El matrimonio plural en Kirtland y en Nauvoo

    Los Santos de los Últimos Días creen que la monogamia, o sea, el matrimonio entre un hombre y una mujer, es la ley permanente del Señor en cuanto al matrimonio1. En tiempos bíblicos, el Señor mandó a algunas personas de Su pueblo que practicaran el matrimonio plural, o sea, el matrimonio de un hombre con más de una mujer2. Algunos de los primeros miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días también recibieron y obedecieron este mandamiento que se dio mediante los profetas de Dios.

    Después de recibir una revelación que le mandaba practicar el matrimonio plural, José Smith se casó con múltiples esposas e introdujo la práctica entre sus más estrechos colaboradores. Ese principio fue uno de los aspectos más difíciles de la Restauración, tanto para José Smith personalmente como para otros miembros de la Iglesia. El matrimonio plural puso a prueba la fe y provocó controversia y oposición. Inicialmente, fueron pocos los Santos de los Últimos Días que aceptaron la restauración de una práctica bíblica totalmente extraña a su sentido de moral; pero, más adelante, muchos de ellos testificaron de poderosas experiencias espirituales que les ayudaron a vencer sus dudas y les dieron el valor necesario para aceptar esa práctica.

    Aunque el Señor mandó que se adoptara el matrimonio plural en los últimos días, y más adelante que se abandonara, no dio instrucciones exactas sobre la manera de obedecer el mandamiento. A menudo, los grandes cambios sociales y culturales incluyen malos entendidos y dificultades. Los líderes y miembros de la Iglesia tuvieron esos desafíos al obedecer el mandato de practicar el matrimonio plural y, de nuevo, más adelante, cuando se esforzaron por interrumpir su práctica después de que el Presidente de la Iglesia, Wilford Woodruff, emitió una declaración inspirada en 1890 conocida como el Manifiesto, que dio lugar al cese del matrimonio plural en la Iglesia. A través de todo ello, los líderes y los miembros de la Iglesia procuraron hacer la voluntad de Dios.

    Se desconocen muchos de los detalles acerca de la práctica del matrimonio plural en aquella época. El matrimonio plural se introdujo gradualmente entre esos primeros santos y se pidió a los participantes que mantuvieran sus acciones de manera confidencial. No hablaron ni escribieron públicamente acerca de sus experiencias sino hasta después que los Santos de los Últimos Días se trasladaron a Utah y los líderes de la Iglesia reconocieron públicamente la práctica. Por ese motivo, la información sobre los primeros días del matrimonio plural es escasa; hay pocos registros de aquellos días que proporcionen detalles, y los recuerdos de años posteriores no siempre son confiables. Siempre habrá algo de ambigüedad en nuestro conocimiento sobre este tema. Al igual que esos participantes, “vemos por espejo, oscuramente” y se nos pide que andemos por fe3.

    Los inicios del matrimonio plural en la Iglesia

    La revelación sobre el matrimonio plural no se escribió sino hasta 1843, pero los primeros versículos de la misma sugieren que parte de ella surgió del estudio de José Smith del Antiguo Testamento en 1831. Las personas que conocían bien a José declararon posteriormente que él recibió la revelación aproximadamente en esa época4. La revelación, que está registrada en Doctrina y Convenios 132, declara que José oró para saber por qué Dios justificó que Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David y Salomón tuvieran muchas esposas. El Señor respondió que Él les había mandado vivir esa práctica5.

    Los Santos de los Últimos Días entendían que estaban viviendo en los últimos días, a los que las revelaciones llamaban la “dispensación del cumplimiento de los tiempos”6. Los principios de la antigüedad —tales como profetas, sacerdocio y templos— se restaurarían en la Tierra. El matrimonio plural fue uno de esos principios de la antigüedad.

    La poligamia se había permitido durante milenios en muchas culturas y religiones; pero, con unas pocas excepciones, se rechazó en las culturas occidentales7. En la época de José Smith, la monogamia era la única forma legal de matrimonio en los Estados Unidos. José sabía que la práctica del matrimonio plural incitaría la ira pública. Tras recibir el mandamiento, lo enseñó a unos pocos colaboradores, pero no lo difundió ampliamente en la década de 18308.

    Cuando Dios manda que se realice una tarea difícil, a veces envía mensajeros adicionales para incentivar a Su pueblo a que obedezca. En congruencia con ese modelo, José Smith les dijo a sus colaboradores que un ángel se le había aparecido tres veces entre 1834 y 1842, y le había mandado poner en práctica el matrimonio plural cuando él dudaba en llevarlo a cabo. Durante la tercera y última aparición, el ángel llegó con una espada desenvainada, amenazando a José Smith con destruirlo a menos que procediera a obedecer plenamente el mandamiento9.

    Hay evidencia fragmentaria que indica que José Smith obedeció el primer mandato del ángel al casarse con una esposa plural, Fanny Alger, en Kirtland, Ohio, a mediados de la década de 1830. Varios Santos de los Últimos Días que habían vivido en Kirtland informaron décadas después que José Smith se había casado con Alger, quien vivía y trabajaba en la casa de la familia Smith, después de obtener su consentimiento y el de los padres de ella10. Se sabe poco acerca de ese matrimonio, y no se sabe nada acerca de las conversaciones entre José y Emma con respecto a Alger. Cuando el matrimonio con Alger terminó en una separación, José parece haber puesto a un lado el tema del matrimonio plural hasta después de que la Iglesia se trasladara a Nauvoo, Illinois.

    El matrimonio plural y el matrimonio eterno

    La misma revelación que enseñaba sobre el matrimonio plural era parte de una revelación más amplia dada a José Smith: que el matrimonio podía perdurar más allá de la muerte y que el matrimonio eterno era esencial para heredar la plenitud que Dios desea para Sus hijos. Ya en 1840, José Smith le enseñó en privado al apóstol Parley P. Pratt que el “orden celestial” permitía que Parley Pratt y su esposa estuvieran juntos “por esta vida y la eternidad”11. José Smith también enseñó que hombres como Pratt, que se había vuelto a casar tras la muerte de su primera esposa, podían casarse (o sellarse) a sus esposas por la eternidad, bajo las condiciones apropiadas12.

    El sellamiento del esposo y la esposa por la eternidad se hizo posible mediante la restauración de las llaves y de las ordenanzas del sacerdocio. El 3 de abril de 1836, Elías el Profeta, el profeta del Antiguo Testamento, se apareció a José Smith y a Oliver Cowdery en el Templo de Kirtland y restauró las llaves del sacerdocio necesarias para efectuar ordenanzas por los vivos y por los muertos, incluso la de sellar a las familias13. Los matrimonios realizados por la autoridad del sacerdocio podían unir a los seres queridos unos a otros por la eternidad, dependiendo de su rectitud. Los matrimonios realizados sin esa autoridad terminarían con la muerte14.

    El matrimonio realizado por la autoridad del sacerdocio significaba que la procreación de hijos y la perpetuación de las familias continuarían en las eternidades. La revelación de José Smith sobre el matrimonio declaraba que la “continuación de las simientes por siempre jamás” ayudaba a cumplir los propósitos de Dios para Sus hijos15. Se dio esa promesa a todas las parejas que se casaran por la autoridad del sacerdocio y fueran fieles a sus convenios.

    El matrimonio plural en Nauvoo

    Durante gran parte de la historia del Oeste, el “interés” familiar —las consideraciones económicas, políticas y sociales— dominaban la elección de un cónyuge. Los padres tenían el poder para disponer matrimonios o para impedir uniones que desaprobaran. Ya para finales del siglo XVIII, el romance y la decisión personal empezaron a competir con esos motivos y prácticas tradicionales16. Ya para la época de José Smith, muchas parejas insistían en casarse por amor, como lo hicieron él y Emma cuando se escaparon para casarse en contra de los deseos de los padres de ella.

    Los motivos de los Santos de los Últimos Días para participar en el matrimonio plural a menudo eran más religiosos que económicos o románticos. Además del deseo de ser obedientes, un incentivo fuerte era la esperanza de vivir en la presencia de Dios con los miembros de la familia. En la revelación sobre el matrimonio, el Señor prometió a los participantes “coronas de vidas eternas” y la “exaltación en los mundos eternos”17. Hombres y mujeres, padres e hijos, antepasados y progenie, habían de ser “sellados” unos a otros, y ese compromiso perduraría en las eternidades, en concordancia con la promesa de Jesús de que las ordenanzas del sacerdocio efectuadas en la Tierra serían “[atadas] en los cielos”18.

    El primer matrimonio plural en Nauvoo tuvo lugar cuando Louisa Beaman y José Smith fueron sellados en abril de 184119. Él se casó con muchas otras esposas y autorizó que otros Santos de los Últimos Días practicaran el matrimonio plural. Al principio, esa práctica se extendió lentamente. Para junio de 1844, cuando murió José Smith, aproximadamente 29 hombres y 50 mujeres habían entrado en el matrimonio plural, además de José y sus esposas. Cuando los santos entraron al Valle del Lago Salado en 1847, por lo menos 196 hombres y 521 mujeres habían entrado en matrimonios plurales20. Los que participaron en los matrimonios plurales de aquella primera época prometieron mantener confidencial su participación, aunque preveían que llegaría el momento en que la práctica se reconocería públicamente.

    Sin embargo, los rumores se difundieron. Unos cuantos hombres se valieron de esos rumores de modo poco escrupuloso para seducir a algunas mujeres a unirse a ellos en una práctica desautorizada a veces conocida como “uniones conyugales espirituales”. Cuando esto se descubrió, esos hombres fueron excomulgados de la Iglesia21. Los rumores instaron a los miembros y a los líderes a publicar negaciones cuidadosamente elaboradas que denunciaban los “uniones conyugales espirituales” y la poligamia pero no mencionaban lo que José Smith y otros consideraban como el matrimonio “celestial” plural mandado por Dios22. Las declaraciones recalcaban que la Iglesia no practicaba ninguna ley marital aparte de la monogamia, aunque implícitamente dejaba abierta la posibilidad de que algunas personas, bajo la dirección del profeta viviente de Dios, pudieran hacerlo23.

    José Smith y el matrimonio plural

    Durante la época en que se practicó el matrimonio plural, los Santos de los Últimos Días hicieron una distinción entre los sellamientos por esta vida y la eternidad, y los sellamientos sólo por la eternidad. Los sellamientos por esta vida y la eternidad abarcaban compromisos y relaciones familiares durante esta vida, y generalmente incluían la posibilidad de relaciones sexuales. Los sellamientos sólo por la eternidad indicaban que eran relaciones sólo para la vida venidera.

    La evidencia indica que José Smith participó en ambos tipos de sellamientos. Se desconoce la cantidad exacta de mujeres a las que fue sellado en esta vida porque la evidencia es fragmentaria24. Algunas de las mujeres selladas a José Smith testificaron posteriormente que su matrimonio fue por esta vida y la eternidad, mientras que otras indicaron que sus relaciones fueron sólo por la eternidad25.

    La mayoría de las mujeres que fueron selladas a José Smith tenían entre 20 y 40 años al momento de su sellamiento a él. La mayor, Fanny Young, tenía 56 años. La menor era Helen Mar Kimball, hija de Heber C. y Vilate Murray Kimball, amigos íntimos de José Smith, la cual fue sellada a José Smith varios meses antes de cumplir los 15 años. El matrimonio a esa edad, que no es apropiado según las normas de hoy, era legal en esa época, y algunas mujeres se casaban a mediados de la adolescencia26. Helen Mar Kimball habló de su sellamiento a José Smith como “sólo por la eternidad”, lo cual sugiere que la relación no incluía las relaciones sexuales27. Después de la muerte de José Smith, Helen se volvió a casar y llegó a ser una defensora elocuente de él y del matrimonio plural28.

    Después de su casamiento con Louisa Beaman y antes de casarse con otras mujeres solteras, José Smith se selló a varias mujeres que ya estaban casadas29. Ni esas mujeres ni José Smith explicaron gran cosa acerca de esos sellamientos, aunque varias mujeres dijeron que fueron sólo por la eternidad30. Otras mujeres no dejaron ningún registro, por lo que se desconoce si su sellamiento fue por esta vida y la eternidad o sólo por la eternidad.

    Existen varias explicaciones posibles para esa práctica. Esos sellamientos pueden haber brindado una forma de crear un enlace eterno entre la familia de José Smith y otras familias dentro de la Iglesia31. Esos lazos se extendían tanto verticalmente, de padre a hijo, como horizontalmente, de una familia a otra. En la actualidad, esos lazos eternos se logran mediante el matrimonio en el templo de personas que también se sellan a su familia biológica, enlazando de esa forma a las familias. Los sellamientos de José Smith a mujeres que ya estaban casadas pueden haber sido una versión temprana del enlace de una familia a otra. En Nauvoo, la mayoría de los primeros esposos, si no es que todos, parecen haber seguido viviendo en la misma casa con su esposa durante la vida de José Smith, y quejas en cuanto a esos sellamientos con José Smith prácticamente no existen en los registros32.

    Otra explicación de esos sellamientos puede haber sido que José Smith estaba renuente a entrar en el matrimonio plural por la pena que le causaría a su esposa Emma. Tal vez él haya pensado que los sellamientos a mujeres casadas cumplirían con el mandato del Señor sin requerirle que tuviera relaciones maritales normales33. Eso podría explicar porqué, según Lorenzo Snow, el ángel reprendió a José por haber “dudado” en cuanto al matrimonio plural aun después de haber entrado en la práctica34. Después de esa reprensión, según esta interpretación, José regresó principalmente a sellarse con mujeres solteras.

    Otra posibilidad es que, en una época en que el periodo de vida de una persona era más corto que hoy día, las mujeres fieles sentían la urgencia de ser selladas por la autoridad del sacerdocio. Varias de esas mujeres estaban casadas con hombres que no eran mormones o que habían sido mormones, y más de una de ellas expresó posteriormente que era infeliz en su matrimonio. Al vivir en una época en que era difícil obtener un divorcio, es posible que esas mujeres hayan creído que el sellamiento a José Smith les daría las bendiciones que de otra manera no recibirían en la vida venidera35.

    Las mujeres que se unieron a José Smith en matrimonio plural arriesgaron su reputación y su amor propio al asociarse con un principio muy ajeno a su cultura y tan fácilmente malentendido por otras personas. “Hice un sacrificio mayor que entregar mi vida”, dijo Zina Huntington Jacobs, “ya que no esperaba que jamás se me volviera a considerar una mujer honorable”. Sin embargo, escribió, “Escudriñé las Escrituras, y mediante la oración humilde a mi Padre Celestial, obtuve un testimonio por mí misma”36. Después de la muerte de José, la mayoría de las mujeres selladas a él se trasladaron a Utah con los santos,permanecieron siendo miembros fieles y defendieron tanto el matrimonio plural como a José Smith37.

    José y Emma

    El matrimonio plural fue difícil para todos los que participaron en él. Para Emma, la esposa de José Smith, fue una prueba intensamente dolorosa. Son pocos los registros de las reacciones de Emma al matrimonio plural; no dejó ningún relato escrito por ella, lo cual imposibilita el recrear sus pensamientos. José y Emma se amaban y se respetaban profundamente. Después de que él entró en el matrimonio plural, en su diario, derramó los sentimientos de su corazón en cuanto a su “amada Emma”, a la que describió como “mi Emma valiente, firme y decidida, inmutable y afectuosa”. Después de la muerte de José, Emma guardó un mechón de cabello de él en un medallón que llevaba alrededor del cuello38.

    Emma aprobó, al menos por un tiempo, por lo menos cuatro de los matrimonios de José Smith en Nauvoo y aceptó que esas cuatro esposas vivieran en su casa. Es posible que haya aprobado otros matrimonios también39, pero es muy probable que Emma no se haya enterado de todos los sellamientos de José40. Vaciló en su opinión del matrimonio plural; en ocasiones lo apoyaba y en otras lo denunciaba.

    En el verano de 1843, José Smith dictó la revelación sobre el matrimonio; un texto largo y complejo que contenía promesas gloriosas y advertencias severas, algunas de ellas dirigidas a Emma41. La revelación instruía a los hombres y las mujeres a obedecer la ley y los mandatos de Dios para poder recibir la plenitud de Su gloria.

    La revelación sobre el matrimonio requería que una esposa diera su consentimiento antes de que su esposo pudiera entrar en el matrimonio plural42. No obstante, hacia el final de la revelación, el Señor dijo que si la primera esposa “no acepta esta ley” —el mandato de practicar el matrimonio plural— entonces el esposo quedaría “exento de la ley de Sara”, supuestamente el requisito de que el esposo obtuviera el consentimiento de la primera esposa antes de casarse con mujeres adicionales43. Después de que Emma se opuso al matrimonio plural, José quedó en un dilema angustioso, obligado a escoger entre la voluntad de Dios y la de su amada Emma. Es posible que haya pensado que el rechazo por parte de Emma del matrimonio plural lo eximía de la ley de Sara. La decisión de ella de “no [aceptar] esta ley” le permitía a él casarse con esposas adicionales sin el consentimiento de ella. Debido a la muerte prematura de José y a la decisión de Emma de permanecer en Nauvoo y de no hablar del matrimonio plural después de que la Iglesia se trasladó al Oeste, sólo ellos dos conocen muchos aspectos de su historia.

    Prueba y testimonio espiritual

    Años después, en Utah, los que participaron en el matrimonio plural en Nauvoo hablaron de sus motivos para entrar en la práctica. Dios declaró en el Libro de Mormón que la monogamia es la norma; sin embargo, a veces mandaba el matrimonio plural para que Su pueblo pudiera “levantar posteridad para [Él]”44. De hecho, el matrimonio plural dio como resultado un mayor número de hijos de padres creyentes45.

    Algunos santos también consideraban el matrimonio plural como un proceso redentor de sacrificio y de refinamiento espiritual. Según Helen Mar Kimball, José Smith declaró que “la práctica de este principio sería la prueba más difícil que tendrían los santos para probar su fe”. Aunque fue una de las pruebas “más severas” de su vida, ella testificó que también había sido “una de las bendiciones más grandes”46. Su padre, Heber C. Kimball, estuvo de acuerdo. “Nunca sentí más pesar”, dijo él acerca del momento en que se enteró del matrimonio plural en 1841. “Lloré por días… Tenía una buena esposa. Estaba satisfecho”47.

    La decisión de aceptar una prueba tan desgarradora usualmente se tomaba sólo después de orar sinceramente y de intensa reflexión. Brigham Young dijo que, al enterarse del matrimonio plural, “fue la primera vez en mi vida que deseé morir”48. “Tuve que orar sin cesar”, dijo él, “tuve que ejercer la fe; y el Señor me reveló la verdad de ello, y quedé satisfecho”49. Heber C. Kimball halló consuelo sólo después de que su esposa Vilate tuvo una visión que le testificó que el matrimonio plural era correcto. “Me dijo”, recordó posteriormente la hija de Vilate, “que jamás vio a un hombre tan feliz como a mi padre cuando le describió la visión y le dijo que estaba satisfecha y que sabía que era de Dios”50.

    Lucy Walker recordó la agitación interior que sintió cuando José Smith la invitó a ser su esposa. “Todo sentimiento de mi alma se rebelaba con repulsión contra ello”, escribió. Sin embargo, después de varias noches de rodillas en oración sin poder descansar, encontró alivio cuando su habitación “se llenó de una santa influencia” similar a “la luz brillante del sol”. Dijo ella: “Mi alma quedó inundada de una dulce y tranquila paz que jamás había sentido”, y “una felicidad suprema embargó todo mi ser”51.

    No todos tuvieron experiencias similares. Algunos Santos de los Últimos Días rechazaron el principio del matrimonio plural y abandonaron la Iglesia, mientras que otros rehusaron entrar en la práctica pero permanecieron fieles52. Sin embargo, para muchas mujeres y muchos hombres, esa repulsión y angustia iniciales fueron seguidas de lucha, resolución y, al final, luz y paz. Experiencias sagradas permitieron que los santos avanzaran con fe53.

    Conclusión

    El desafío de introducir un principio tan controvertido como el matrimonio plural es casi imposible de exagerar. Un testimonio espiritual de su veracidad permitió que José Smith y otros Santos de los Últimos Días aceptaran ese principio. Por más difícil que haya sido, la introducción del matrimonio plural en Nauvoo en verdad “levantó posteridad” para Dios. Una cantidad considerable de los miembros de hoy descienden de Santos de los Últimos Días fieles que practicaron el matrimonio plural.

    Los miembros de la Iglesia ya no practican el matrimonio plural54. De conformidad con las enseñanzas de José Smith, la Iglesia permite que un hombre cuya esposa haya muerto se selle a otra mujer cuando se vuelve a casar. Más aun, a los miembros se les permite llevar a cabo ordenanzas a favor de hombres y mujeres que han fallecido y que se casaron más de una vez en la Tierra, sellándolos a todos los cónyuges con los que estuvieron legalmente casados. La naturaleza precisa de esas relaciones en la siguiente vida se desconoce, y muchas relaciones familiares se pondrán en orden en la vida venidera. Se anima a los Santos de los Últimos Días a confiar en nuestro sabio Padre Celestial, que ama a Sus hijos y hace todas las cosas para el progreso y la salvación de ellos55.