Primaria
23 – 29 noviembre. Éter 12–15: “Por medio de la fe todas las cosas se cumplen”
anterior siguiente

“23 – 29 noviembre. Éter 12–15: ‘Por medio de la fe todas las cosas se cumplen’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Libro de Mormón 2020 (2020)

“23 – 29 noviembre. Éter 12–15”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2020

Éter se oculta en el hueco de una roca, por Gary Ernest Smith.

23 – 29 noviembre

Éter 12–15

“Por medio de la fe todas las cosas se cumplen”

Mientras lea Éter 12–15, piense en los niños a quienes enseña. Las ideas de actividades de esta reseña podrían inspirarle con otras ideas que ayudarán a cubrir las necesidades de los niños de su clase.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Ayude a los niños a pensar en relatos de las Escrituras sobre personas que demostraron gran fe. En Éter 12:11–22 se encuentran algunos ejemplos.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Éter 12:6–22

La fe es creer en lo que no podemos ver.

Moroni dio varios ejemplos de personas que lograron grandes cosas gracias a su fe. Considere cómo puede utilizar esos ejemplos para enseñar a los niños lo que es la fe.

Posibles actividades

  • En Éter 12:6, lea a los niños “la fe es las cosas que se esperan y no se ven”, y pídales que repitan esa frase con usted. Diga a los niños en qué cosas cree aun cuando no las ha visto, y ayude a los niños a pensar en ejemplos adicionales. La canción “La fe” (Canciones para los niños, págs. 50–51) u otra canción que hable de la fe podría serles útil.

  • Muestre imágenes que representen los ejemplos de fe que se dan en Éter 12:13–15, 20–21 (véanse Libro de obras de arte del Evangelio, nros. 7885, y la hoja de actividades de esta semana). Permita que los niños le digan lo que ven en las imágenes y lo que saben sobre esas historias. Hable con los niños sobre la forma en que esas personas demostraron fe y lo que sucedió debido a su fe.

  • Lleve a cabo un juego de adivinanzas con los niños. Deles pistas sobre las personas fieles que se describen en Éter 12:13–15, 19–20 hasta que los niños adivinen de quién se trata. Luego permita que los niños jueguen de nuevo al turnarse para dar pistas sobre las mismas personas (u otras personas fieles) mientras que el resto de la clase adivina. Exprese lo que admira sobre la fe de esas personas.

Éter 12:23–27

Jesucristo puede ayudarme a ser fuerte.

Los niños en ocasiones afrontan situaciones en las que se sienten débiles, tal como Moroni. Ayúdeles a aprender lo que Moroni aprendió: que el Salvador puede “ha[cer] que las cosas débiles sean fuertes” (Éter 12:27).

Posibles actividades

  • Describa a los niños una tarea que requeriría mucha fuerza física. Invítelos a compartir ejemplos de cosas que ellos no son lo suficientemente fuertes para hacer ahora. ¿Cómo podríamos llegar a ser lo suficientemente fuertes para realizar esas tareas? Explique que también tenemos trabajo espiritual que hacer, pero que a veces nos sentimos espiritualmente débiles. Eso era lo que Moroni sentía sobre sus escritos en las planchas. Lea Éter 12:27 a los niños. ¿Qué prometió el Señor a los que se sienten débiles?

  • Comparta una experiencia en la que el Salvador le haya ayudado a usted o a alguien a quien conozca a hacer algo difícil. Testifique a los niños que si buscan Su ayuda, Jesús les puede ayudar a ser fuertes, aun cuando se sientan débiles.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Éter 12:5–6

La fe es creer en lo que no podemos ver.

Los niños a quienes enseña están edificando el fundamento de su testimonio. El consejo de Moroni en cuanto a la fe, que se encuentra en Éter 12:6, puede ayudarles.

Posibles actividades

  • Explique que el profeta Éter intentó enseñar a los jareditas “cosas grandes y maravillosas”, pero no creyeron lo que les dijo. Invite a los niños a leer Éter 12:5 para averiguar por qué no creyeron. ¿Cuáles son algunas de las cosas que el Padre Celestial quiere que creamos aun cuando no podamos verlas? Lean juntos Éter 12:6. ¿Qué enseñó Moroni a las personas que no creían en cosas espirituales porque no podían verlas?

  • Muestre a uno de los niños una imagen sin dejar que los otros niños la vean, y pida al niño que la describa al resto de la clase. Si cuenta con suficiente tiempo, permita que otros niños se turnen para hacer lo mismo con diferentes imágenes. Luego invítelos a leer Éter 12:6 y a encontrar esta frase: “… la fe es las cosas que se esperan y no se ven”. ¿Cómo demostramos fe en Jesucristo cuando no podemos verlo?

  • Pida a los niños que lean esta frase en Éter 12:6: “… no recibís ningún testimonio sino hasta después de la prueba de vuestra fe”. Ayude a los niños a entender que cuando obedecemos un mandamiento, podemos saber que es verdadero. Pídales que piensen en principios del Evangelio de los que Dios quiere que tengamos un testimonio, tal como pagar el diezmo, santificar el día de reposo o vivir la Palabra de Sabiduría. Luego escriba A fin de obtener un testimonio de , debo . Hable de cómo usted ha ejercitado fe a fin de obtener su testimonio de esas y otras verdades del Evangelio.

Éter 12:4, 32

La esperanza es como un ancla para mi alma.

Ayude a los niños a quienes enseña a entender que podemos tener la “esperanza de un mundo mejor” gracias a nuestra fe en Cristo (Éter 12:4).

Posibles actividades

  • Comparta con los niños la definición de esperanza que se encuentra en “Esperanza” (Guía para el Estudio de las Escrituras, escrituras.churchofjesuschrist.org). Según esa definición y Éter 12:4, 32, ¿en qué debemos tener esperanza? (véase también Moroni 7:40–42). Ayude a los niños a pensar en palabras que sean sinónimos de esperanza, junto con palabras que signifiquen lo opuesto de esperanza. Comparta con ellos algunas verdades del Evangelio que le den esperanza, e invítelos a hacer lo mismo.

  • Muestre una imagen (o haga una ilustración en la pizarra) de un barco y un ancla. ¿Por qué necesitan anclas los barcos? ¿Qué le sucedería a un barco que no tuviera ancla? Lean juntos Éter 12:4 y pregunte a los niños en qué sentido es la esperanza como un ancla. Invite a los niños a hacer sus propios dibujos de un barco y un ancla para que puedan enseñarle a su familia en cuanto a la esperanza.

Éter 12:23–29

Jesucristo puede ayudarme a ser fuerte.

A medida que los niños van creciendo, llegan a ser más conscientes de sus debilidades. Utilice esos versículos para enseñarles cómo el Salvador puede hacer “que las cosas débiles sean fuertes” (Éter 12:27).

Posibles actividades

  • Pida a los niños que lean Éter 12:23–25 a fin de averiguar por qué estaba preocupado Moroni. Pregúnteles si en alguna ocasión han tenido sentimientos similares. Luego invítelos a leer los versículos 26–27 a fin de averiguar cómo el Señor alentó a Moroni. ¿Qué debemos hacer para que el Señor nos pueda ayudar a ser fuertes cuando nos sintamos débiles? Comparta una experiencia en la que el Salvador le haya ayudado a ser lo suficientemente fuerte para hacer algo difícil.

  • Invite a los niños a hacer un dibujo de algo débil y de algo fuerte. Luego invítelos a agregar a su dibujo algunas palabras y frases de Éter 12:23–29 que les enseñen sobre la forma en que el Salvador nos puede ayudar a convertir nuestras debilidades en fortalezas. Inste a los niños a pensar en una debilidad que tengan y a luego buscar la ayuda del Señor para llegar a ser fuertes.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a escribir una verdad de la que les gustaría obtener un testimonio. Ayúdeles a fijarse una meta de ejercitar fe para que puedan obtener un testimonio de esa verdad.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Procure comprender a los niños a quienes enseña. “Busque la forma de entender la situación de [los niños] a quienes enseña, así como sus intereses, talentos y necesidades. Haga preguntas, escuche con atención y observe lo que los alumnos dicen y hacen en diferentes situaciones… [P]ida sugerencias a los padres. Sobre todo, ore para obtener el entendimiento que solo el Espíritu puede dar” (Enseñar a la manera del Salvador, pág. 7).