2 – 8 diciembre. 1–3 Juan; Judas: ‘Dios es amor’
    Notas al pie de página

    “2 – 8 diciembre. 1–3 Juan; Judas: ‘Dios es amor’” Ven. Sígueme — Para uso individual y familiar: Nuevo Testamento 2019 (2019)

    “2 – 8 diciembre. 1–3 Juan; Judas”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar: 2019

    Jesucristo con unos niños sonriendo

    Amor perfecto, por Del Parson

    2 – 8 diciembre

    1–3 Juan; Judas

    “Dios es amor”

    Al leer las epístolas de Juan y Judas, procure recibir inspiración sobre la manera en que puede demostrar su amor por Dios. Anote esas impresiones y póngalas en práctica.

    Anote sus impresiones

    Cuando Juan y Judas escribieron sus epístolas, ya estaba en curso la Apostasía que se había predicho, la cual era la consecuencia de una intensa persecución y la corrupción de la doctrina. Algunos falsos maestros incluso cuestionaban si Jesucristo realmente había venido “en la carne” (véanse, por ejemplo, 1 Juan 4:1–3; 2 Juan 1:7). De modo que el apóstol Juan dio inicio a su primera epístola expresando su testimonio personal del Salvador: “Este es el testimonio que damos de lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida” (Traducción de José Smith, 1 Juan 1:1,  nota a al pie de página). Aunque probablemente el mensaje más potente en las epístolas de Juan sea el amor: el amor de Dios por nosotros y el amor que debemos tener por Él y por Sus hijos. Después de todo, Juan había experimentado personalmente el amor del Salvador (véase Juan 13:23; 20:2), y él deseaba que los santos sintieran ese mismo amor al afrontar adversidades y oposición, porque “en el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Juan 4:18).

    icono de estudio personal

    Ideas para el estudio personal de las Escrituras

    1 Juan

    Dios es luz y Dios es amor.

    Si tuviera que escoger una o dos palabras para describir a Dios, ¿cuáles usaría? En sus epístolas, Juan utilizó las palabras “luz” y “amor” (1 Juan 1:5; 4:8, 16). Al leer 1 Juan, medite en las experiencias de Juan que están registradas en el Evangelio de Juan, y considere cómo esas experiencias pueden haberle enseñado a Juan acerca de la luz y el amor de Dios. ¿Qué experiencias personales le han enseñado que Dios es luz y amor?

    Véanse también Juan 3:16–21; 15:9–17; 2 Nefi 26:24; Doctrina y Convenios 50:24; 88:6, 12–13; 93:36–37.

    1 Juan 2:24–3:3

    Yo puedo llegar a ser como Jesucristo.

    ¿La meta de llegar a ser como Cristo le parece demasiado elevada? Considere el consejo de Juan: “Hijitos, permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza… [y] seremos semejantes a él” (1 Juan 2:28; 3:2). ¿Qué encuentra en 1 Juan 2:24–3:3 que le da confianza y consuelo como discípulo de Jesucristo? Al estudiar las epístolas de Juan, busque otros principios o consejos que puedan ayudarle en sus esfuerzos por llegar a ser más como Cristo.

    Véanse también Moroni 7:48; Doctrina y Convenios 88:67–68; “Llegar a ser como Dios”, Temas del Evangelio, topics.lds.org.

    Traducción de José Smith, 1 Juan 4:12

    ¿“Ninguno ha visto jamás a Dios”?

    Traducción de José Smith, 1 Juan 4:12 aclara que “ninguno ha visto jamás a Dios, salvo los que creen” (en 1 Juan 4:12, nota a al pie de página; véanse también Juan 6:46; 3 Juan 1:11). Las Escrituras registran varias instancias en las que Dios el Padre se ha manifestado a personas fieles, incluso al propio Juan (véase Apocalipsis 4; véanse también Hechos 7:55–56; 1 Nefi 1:8; Doctrina y Convenios 76:23; José Smith—Historia 1:16–17).

    1 Juan 5

    Al ejercer la fe en Jesucristo y nacer de nuevo, puedo vencer al mundo.

    La idea de vencer al mundo aparece muchas veces en los escritos de Juan. Juan registró que Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción. Pero confiad; yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Y en Apocalipsis 2–3, Juan registró las promesas del Señor a aquellos que vencen al mundo. ¿Qué dijo Juan acerca de vencer al mundo en 1 Juan 5:3–5? Al leer 1 Juan 5, busque lo que debemos hacer para vencer al mundo y tener la vida eterna. ¿En qué consistiría vencer al mundo en su vida? Hallará respuestas y reflexiones en el mensaje del élder Neil L. Andersen “Vencer al mundo” (Liahona, mayo de 2017, págs. 58–62).

    icono de estudio familiar

    Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

    Al leer las Escrituras con su familia, el Espíritu le ayudará a saber qué principios debe enfatizar y analizar a fin de cubrir las necesidades de su familia. A continuación, presentamos algunas sugerencias:

    1 Juan 2:8–11.

    Para ayudar a su familia a meditar en las enseñanzas de Juan, reúnalos en un cuarto oscuro y permita que los integrantes de su familia experimenten la diferencia entre “andar en tinieblas” y “andar en la luz”. ¿Por qué el odiar o aborrecer nos hace andar en tinieblas y tropezar? ¿De qué manera el amarnos unos a otros trae luz a nuestra vida?

    1 Juan 3:21–22.

    ¿Qué hay en estos versículos que aumenta la confianza que tenemos en Dios y la capacidad para recibir respuestas a nuestras oraciones? Además, podría buscar “Oración” en la , Guía para el Estudio de las Escrituras (scriptures.lds.org), o en Temas del Evangelio (topics.lds.org).

    1 Juan 5:2–3.

    ¿Hay algunos mandamientos que consideramos “gravosos” o difíciles de obedecer? Nuestro amor a Dios, ¿cómo cambia la forma en que consideramos Sus mandamientos?

    Familia orando de rodillas

    Guardar los mandamientos de Dios nos ayuda a vencer al mundo.

    Judas 1:3–4

    ¿Existen algunos peligros espirituales que hayan “entrado” en nuestra vida o en nuestra familia? (Judas 1:4). ¿Cómo podemos seguir la admonición de Judas de “[luchar] enérgicamente por la fe” y resistir esos peligros? (Judas 1:3). ¿Qué podemos hacer para asegurarnos de que en nuestra familia la “paz y [el] amor [nos] sean multiplicados”? (Judas 1:2).

    Para consultar más ideas para enseñar a los niños, vea la reseña de esta semana de Ven, sígueme—Para la Primaria.

    Cómo mejorar el estudio personal

    Encuentre el amor de Dios. El élder M. Russell Ballard enseñó: “[El] evangelio es de amor, amor por Dios y de los unos por los otros” (“El amor de Dios y sus creaciones”, Liahona, julio de 1988, pág. 58). Al leer las Escrituras, podría tomar nota o marcar las palabras y las frases que demuestren el amor de Dios.

    Cristo camina por la orilla de un lago

    Camina conmigo, por Greg K. Olsen