Uso individual y familiar
8 – 14 noviembre. Doctrina y Convenios 129–132: “Cuando recibimos una bendición de Dios, es porque [hemos obedecido]”
anterior siguiente

“8 – 14 noviembre. Doctrina y Convenios 129–132: ‘Cuando recibimos una bendición de Dios, es porque [hemos obedecido]’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“8 – 14 noviembre. Doctrina y Convenios 129–132”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

José Smith en Nauvoo, 1840, por Theodore Gorka.

8 – 14 noviembre

Doctrina y Convenios 129–132

“Cuando recibimos una bendición de Dios, es porque [hemos obedecido]”

Las secciones 129–132 enseñan muchos principios preciados, pero solo se resaltan algunos de ellos en esta reseña. ¿Qué otras verdades encuentra?

Anote sus impresiones

Brigham Young una vez dijo en cuanto a José Smith: “[P]odía simplificar las cosas celestiales para que las entendiera la mente finita” (en Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, pág. 533). Eso parece ser especialmente cierto de las enseñanzas del Profeta en Nauvoo en la década de 1840, algunas de las cuales están registradas en Doctrina y Convenios 129–132. ¿Cómo es el Salvador? “[E]s un varón como nosotros”. ¿Cómo es el cielo? “[L]a misma sociabilidad que existe entre nosotros aquí, existirá entre nosotros allá” (Doctrina y Convenios 130:1–2), y nuestras relaciones familiares más preciadas de este mundo, si son selladas por la debida autoridad, “estará[n] en pleno vigor” en el siguiente mundo (Doctrina y Convenios 132:19). Verdades como esas pueden hacer que el cielo parezca menos distante; glorioso, pero alcanzable.

Sin embargo, luego Dios nos pide en ocasiones que hagamos algo que nos es tan incómodo que no parece ser alcanzable. Para muchos de los primeros santos, el matrimonio plural fue uno de esos mandamientos. El mandamiento de tener esposas adicionales fue una prueba enorme de fe para José Smith, su esposa Emma y casi todos los que lo recibieron. Para pasar esa prueba, necesitaron más que solo sentimientos favorables sobre el Evangelio restaurado; necesitaron una fe en Dios que fuera más profunda que cualquier deseo o predisposición personal. El mandamiento ya no está en vigor, pero el fiel ejemplo de quienes lo vivieron permanece, y ese ejemplo nos inspira cuando se nos pide que hagamos nuestros propios “sacrificios [para] obedecer” (Doctrina y Convenios 132:50).

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 130–131

José Smith reveló verdades sobre la Trinidad y “el mundo venidero”.

Posiblemente note que las secciones 130–131 están escritas en un estilo diferente al de las otras secciones de Doctrina y Convenios, lo cual se debe a que las secciones 130–131 se basan en notas que William Clayton, uno de los secretarios de José Smith, conservó de cosas que escuchó al Profeta enseñar. Como resultado de ello, esas secciones son más colecciones de verdades que revelaciones coherentes dictadas. Aun así, existen algunos temas comunes entre muchas de esas verdades. Por ejemplo, usted podría leer las secciones 130–131 con preguntas como estas en mente: ¿Qué aprendo sobre Dios? ¿Qué aprendo sobre la vida después de la vida terrenal? ¿De qué manera influye ese conocimiento en mi vida?

Véase también “Sentimos gran regocijo en el corazón al oírle hablar”, Revelaciones en contexto, págs. 296–300.

Doctrina y Convenios 131:1–4; 132:7, 13–25

El Padre Celestial hizo posible que las familias sean eternas.

Una de las verdades más reconfortantes restauradas por medio del profeta José Smith es que el matrimonio y las relaciones familiares pueden perdurar para siempre. Mediante José Smith, el Señor restauró las ordenanzas y la autoridad necesarias para hacer que esas relaciones sean eternas (véase Doctrina y Convenios 132:7, 18–19). Mientras lee Doctrina y Convenios 131:1–4; 132:7, 13–15, piense en las relaciones familiares que usted tiene o espera tener en el futuro. ¿Qué influencia tienen esos versículos en lo que usted piensa sobre esas relaciones?

Sin embargo, a veces el principio de las familias eternas no es tan reconfortante; puede producir ansiedad e incluso tristeza cuando nuestra situación familiar actual no cumple con el ideal celestial. Cuando el presidente Henry B. Eyring se preocupó por una situación de ese tipo en su propia familia, recibió este sabio consejo de un miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles: “Usted simplemente viva digno del Reino Celestial, y la situación de su familia será más maravillosa de lo que pueda imaginar” (en “Un hogar en el que more el Espíritu del Señor”, Liahona, mayo de 2019, pág. 25). ¿De qué manera el seguir ese consejo podría bendecirle en su situación familiar actual?

Véase también Kristen M. Oaks, “A los solteros de la Iglesia”, devocional del Sistema Educativo de la Iglesia para jóvenes adultos, 11 de septiembre de 2011, broadcasts.ChurchofJesusChrist.org.

Las relaciones familiares pueden ser eternas por medio de las ordenanzas del templo.

Doctrina y Convenios 132:1–2, 29–40

El matrimonio plural es aceptable para Dios solo cuando Él lo manda.

Cualquiera que haya leído el Antiguo Testamento probablemente se haya preguntado por qué Abraham, Isaac, Jacob, Moisés y otros tuvieron varias esposas. ¿Estaban estos buenos hombres cometiendo adulterio? ¿O aprobaba Dios sus actos? Busque respuestas en Doctrina y Convenios 132:1–2, 29–40.

La norma de Dios en cuanto al matrimonio es que es entre un hombre y una mujer (véase el encabezamiento de la Declaración Oficial 1; véase también Jacob 2:27, 30). Sin embargo, ha habido épocas de la historia en las que Dios ha mandado a Sus hijos practicar el matrimonio plural.

Los primeros años de la Iglesia restaurada fueron una de esas épocas de excepción. Tras recibir el mandamiento, José Smith y otros Santos de los Últimos Días practicaron el matrimonio plural. Si desea aprender más en cuanto al matrimonio plural entre los primeros Santos de los Últimos Días, véase “Mercy Thompson y la revelación sobre el matrimonio” (Revelaciones en contexto, págs. 301–314); Santos, tomo I, págs. 294–296, 441–445, 491–501, 511–514; “El matrimonio plural en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” (Temas del Evangelio, topics.ChurchofJesusChrist.org); “Why Was It Necessary for Joseph Smith and Others to Practice Polygamy?” [¿Por qué fue necesario que José Smith y otras personas practicaran la poligamia?], video, ChurchofJesusChrist.org.

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 130:2, 18–19; 132:13, 19.

¿Cómo puede valerse de esos versículos para ayudar a su familia a dar prioridad a lo que perdura por la eternidad? Quizá juntos podrían poner en una valija o mochila artículos que representen cosas que, de acuerdo con Doctrina y Convenios 130:2, 18–19; 132:19, nos podemos llevar a la vida venidera, tales como fotografías de la familia o las Escrituras. ¿Qué nos enseña Doctrina y Convenios 132:13 sobre las cosas del mundo? Eso podría llevar a un análisis sobre centrarse en lo que tenga importancia eterna.

Doctrina y Convenios 130:20–21.

Podrían entonar una canción que hable de la gratitud, tal como “Cuenta tus bendiciones” (Himnos, nro. 157), y elaborar una lista de las bendiciones que su familia ha recibido por obedecer las leyes de Dios. ¿Qué bendiciones tenemos la esperanza de recibir? ¿Cómo podemos recibir esas bendiciones?

Doctrina y Convenios 131:1–4; 132:15–19.

El video “Marriage Is Sacred” [El matrimonio es sagrado] (ChurchofJesusChrist.org) podría ayudar a su familia a analizar las verdades de esos versículos. ¿Qué piensa el Señor en cuanto al matrimonio? ¿Cómo nos preparamos para tener un matrimonio eterno, ya sea que estemos casados o solteros?

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Las familias pueden ser eternas”, Canciones para los niños, pág. 98.

Cómo mejorar el estudio personal

Busque las verdades del Evangelio. Algunas verdades del Evangelio se declaran directamente; otras veces, están implícitas en algún ejemplo o relato. A medida que lea, pregúntese a sí mismo: “¿Qué verdad eterna se enseña en estos versículos?”.

Una sala de sellamientos en el Templo de París, Francia.