Libro de Mormón 2020
9 – 15 noviembre. Éter 1–5: “Rasg[ad] ese velo de incredulidad”
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“9 – 15 noviembre. Éter 1–5: ‘Rasg[ad] ese velo de incredulidad’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Libro de Mormón 2020 (2020)

“9 – 15 noviembre. Éter 1–5”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2020

Los jareditas abandonan Babel, por Albin Veselka.

9 – 15 noviembre

Éter 1–5

“Rasg[ad] ese velo de incredulidad”

El libro de Éter es el registro de los jareditas, quienes llegaron a la tierra prometida cientos de años antes que los nefitas. Dios inspiró a Moroni a incluir el registro de Éter en el Libro de Mormón por motivo de su relevancia para nuestros días. ¿Cómo cree que ese registro es relevante para su vida?

Anote sus impresiones

Si bien es cierto que los caminos de Dios son más altos que los nuestros, y que siempre debemos sujetarnos a Su voluntad, Él también nos alienta a que pensemos y actuemos por nosotros mismos. Esa es una lección que aprendieron Jared y su hermano. Por ejemplo, la idea de viajar a una nueva tierra que fuese “la más favorecida de toda la tierra” parece haber surgido en la mente de Jared, y el Señor “se compadeció” y prometió concederle su petición, diciendo: “Y así obraré contigo, porque me has suplicado todo este largo tiempo” (véase Éter 1:38–43). Así mismo, cuando el hermano de Jared se dio cuenta de la oscuridad que habría en el interior de los barcos que los llevarían a la tierra prometida, el Señor lo invitó a sugerir una solución, haciéndole la pregunta que nosotros usualmente le hacemos a Él: “Qué quieres que yo haga?” (Éter 2:23). El mensaje parece ser que no debemos esperar que Dios nos mande en todas las cosas. Podemos compartir con Él nuestros propios pensamientos y nuestras ideas, y Él nos escuchará y nos dará Su confirmación; o si no, nos aconsejará de otra manera. En ocasiones, lo único que nos separa de las bendiciones que estamos buscando es nuestro propio “velo de incredulidad”; y si podemos “rasg[ar] ese velo” (Éter 4:15), puede que nos sorprendamos de lo que el Señor está dispuesto a hacer por nosotros.

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Éter 1:33–43

Al suplicarle al Señor, Él tendrá compasión de mí.

Éter 1:33–43 nos presenta tres oraciones que hizo el hermano de Jared. ¿Qué aprende de la respuesta del Señor a cada una de las oraciones? Recuerde alguna ocasión en que usted experimentó la compasión del Señor al suplicarle en oración. Usted podría registrar esta experiencia y compartirla con alguien que necesite escuchar su testimonio.

Éter 2; 3:1–6; 4:7–15

Puedo recibir revelación para mi vida.

El presidente Russell M. Nelson dijo: “Mis amados hermanos y hermanas, les suplico que aumenten su capacidad espiritual para recibir revelación… Elijan hacer el trabajo espiritual que se necesita para disfrutar del don del Espíritu Santo y oír la voz del Espíritu con mayor frecuencia y claridad” (“Revelación para la Iglesia, revelación para nuestras vidas”, Liahona, mayo de 2018, pág. 96).

En su estudio de Éter 2; 3:1–6 y 4:7–15, ¿qué verdades encuentra que le ayudan a entender cómo buscar la revelación personal? Usted podría marcar con un color las preguntas o inquietudes que tuvo el hermano de Jared y lo que él hizo al respecto, y marcar con otro color cómo el Señor le ayudó y le dio a conocer Su voluntad. ¿Qué le llama a la atención acerca de la manera en que el hermano de Jared conversaba con el Señor y qué aprende de esto en cuanto a la manera en que usted podría aumentar el flujo de revelación en su vida?

Éter 2:16–25

El Señor me preparará para atravesar mi “gran mar”.

Para llegar a la tierra prometida, los jareditas se enfrentaban a un enorme obstáculo: atravesar el “gran mar” (Éter 2:25). La expresión “gran mar” puede ser una buena descripción de lo que a veces parecen nuestras pruebas y desafíos. En ocasiones, tal como fue el caso de los jareditas, atravesar nuestro propio “gran mar” es la única manera de cumplir con la voluntad de Dios para nosotros. ¿Ve usted en Éter 2:16–25 algunas semejanzas con su vida? ¿Cómo le ha preparado el Señor para sus desafíos? ¿Qué podría estar pidiendo Él de usted ahora para prepararle para lo que Él necesita que haga en el futuro?

Éter 3

Yo soy creado a imagen de Dios.

En el monte de Shelem, el hermano de Jared aprendió mucho acerca de Dios y de sí mismo. ¿Qué aprende usted de Éter 3 acerca de la naturaleza física y espiritual de Dios? ¿De qué modo le ayudan estas verdades a entender su identidad y su potencial divinos?

Todos somos hijos de Dios.

Éter 3:6–16

¿Fue el hermano de Jared la primera persona que vio al Señor?

Dios se había mostrado a otros profetas antes que al hermano de Jared (por ejemplo, véase Moisés 7:4, 59); entonces, ¿por qué el Señor le dijo: “Nunca me he mostrado al hombre”? (Éter 3:15). El élder Jeffrey R. Holland ofreció esta posible explicación: “Cristo le estaba diciendo al hermano de Jared: ‘Nunca me he mostrado al hombre de esta manera, sin que fuera Mi voluntad, movido únicamente por la fe del que contempla’” (Christ and the New Covenant, 1997, pág. 23).

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Al leer las Escrituras con su familia, el Espíritu le ayudará a saber qué principios debe enfatizar y analizar a fin de cubrir las necesidades de su familia. A continuación se presentan algunas ideas:

Éter 1:34–37

¿Qué aprendemos en esos versículos sobre el orar por otras personas? ¿Qué otras verdades sobre la oración aprendemos de estos versículos?

Éter 2:16–3:6

¿Qué aprendemos del ejemplo del hermano de Jared sobre cómo hallar respuestas a nuestros problemas y preguntas? Los miembros de la familia podrían compartir experiencias de ocasiones en que buscaron y recibieron respuestas del Señor.

Éter 4:11–12

Después de leer estos versículos, los miembros de la familia podrían escribir algunas cosas cotidianas que influyen en nuestra familia (tales como películas, canciones, juegos y personas) sobre tiras de papel y colocarlas en un recipiente. Luego, podrían turnarse para extraer una tira del recipiente y analizarla para ver si los “persuad[e]… a hacer lo bueno” (Éter 4:12). ¿Qué cambios se sienten inspirados a hacer como familia?

Éter 5

Podrían esconder un objeto o un regalo en una caja e invitar a un miembro de la familia a ver dentro de la caja y dar pistas al resto de la familia para ayudarles a adivinar lo que es. A medida que lean juntos Éter 5, analicen por qué es importante que el Señor utilice testigos en Su obra. ¿Cómo podemos compartir nuestro testimonio del Libro de Mormón con los demás?

Para consultar más ideas para enseñar a los niños, vea la reseña de esta semana en Ven, sígueme — Para la Primaria.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Esté siempre preparado. Las oportunidades informales para enseñar pasan muy rápidamente; por eso es importante que las aproveche cuando surjan… Por ejemplo, es posible que un adolescente que tenga que tomar una decisión difícil esté preparado para aprender sobre la manera de recibir revelación personal” (Enseñar a la manera del Salvador, pág. 16).

¿Viste más que esto?, por Marcus Alan Vincent.