Libro de Mormón 2020
23 – 29 noviembre. Éter 12–15: “Por medio de la fe todas las cosas se cumplen”
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“23 – 29 noviembre. Éter 12–15: ‘Por medio de la fe todas las cosas se cumplen’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Libro de Mormón 2020 (2020)

“23 – 29 noviembre. Mosíah 12–15”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2020

Éter se oculta en el hueco de una roca, por Gary Ernest Smith.

23 – 29 noviembre

Éter 12–15

“Por medio de la fe todas las cosas se cumplen”

Al registrar las impresiones que reciba, usted invitará a que vengan más revelaciones y su testimonio se fortalecerá. Además, le ayudará a recordar sus impresiones y a compartirlas con los demás en el futuro.

Anote sus impresiones

Las profecías de Éter a los jareditas fueron “grandes y maravillosas” (Éter 12:5). Él “les habló de todas las cosas, desde el principio del hombre” (Éter 13:2). Vio anticipadamente “los días de Cristo” y la Nueva Jerusalén en los últimos días (Éter 13:4). También habló de la “ esperanza de un mundo mejor, sí, aun un lugar a la diestra de Dios” (Éter 12:4), pero los jareditas rechazaron sus palabras, por las mismas razones que el pueblo rechaza a menudo las profecías de los siervos de Dios en la actualidad: “porque no las [ven]” (Éter 12:5). Se requiere fe para creer en las promesas o amonestaciones acerca de cosas que no podemos ver, así como se requirió fe por parte de Éter para profetizar “cosas grandes y maravillosas” a un pueblo incrédulo. Se requirió fe por parte de Moroni para confiar en que el Señor podía tomar su “debilidad en escribir” y convertirla en una fortaleza (véase Éter 12:23–27). Es la clase de fe que nos hace “seguros y firmes, abundando siempre en buenas obras, siendo impulsados a glorificar a Dios” (Éter 12:4), y es la clase de fe por la cual “todas las cosas se cumplen” (Éter 12:3).

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Éter 12

La fe en Jesucristo nos conduce a poderosos milagros.

Muchas personas hoy en día, al igual que los jareditas en los días de Éter, desean ver evidencias antes de creer en Dios y en Su poder. Sin embargo, Moroni enseñó que “la fe es las cosas que se esperan y no se ven” y que usted “no recib[irá] ningún testimonio sino hasta después de la prueba de [su] fe” (Éter 12:6).

Fíjese cada vez que vea la palabra “fe” en Éter 12, y registre lo que aprende acerca de la fe. Busque respuestas a preguntas como estas: ¿Qué es la fe? ¿Cuáles son los frutos de vivir una vida por la fe? Usted podría anotar sus pensamientos acerca de los testimonios que ha obtenido “después de la prueba de [su] fe” (Éter 12:6).

Véanse también Hebreos 11; Alma 32.

Éter 12:1–9, 28, 32

Jesucristo nos da “una esperanza más excelente”.

Además de ofrecernos profundas enseñanzas sobre la fe, Éter 12 también enseña mucho acerca de la esperanza. Preste atención a todas las veces que aparece la palabra “esperanza”. ¿Qué significa la esperanza para usted? ¿Qué razones tenía Éter para tener “esperanza de un mundo mejor”? (véase Éter 12:2–5). ¿Cómo le ha brindado el evangelio de Jesucristo “una esperanza más excelente”? (Éter 12:32).

Visita DaGracias.LaIglesiadeJesucristo.org para escuchar un mensaje del presidente Russell M. Nelson sobre la manera de hallar paz y sanación, sin importar tus circunstancias.

Véanse también Moroni 7:40–41; Dieter F. Uchtdorf, “El poder infinito de la esperanza”, Liahona, noviembre de 2008, págs. 21–24; Predicad Mi Evangelio, pág. 117.

Éter 12:23–29

Jesucristo puede hacer que las cosas débiles sean fuertes.

Cuando leemos los poderosos escritos de Moroni, es fácil olvidar que él se preocupaba por su “debilidad en escribir” y temía que las personas se burlaran de sus palabras (véase Éter 12:23–25). Sin embargo, Dios prometió que Él “har[ía] que las cosas débiles sean fuertes” para los humildes (versículo 27), y el poder espiritual que hay en los escritos de Moroni es una evidencia convincente de que el Señor cumplió esa promesa.

Después de leer Éter 12:23–29, medite en las ocasiones en que Dios le ha ayudado a reconocer sus debilidades y le ha hecho fuerte a pesar de ellas. Probablemente, esta sea también una ocasión propicia para pensar en las debilidades con las que usted lucha actualmente. ¿Qué piensa usted que debe hacer para humillarse ante el Señor y mostrar su fe en Él a fin de recibir Su promesa de que Él “har[á] que las cosas débiles sean fuertes”? (Éter 12:27).

Al meditar en estos versículos, puede resultarle útil la siguiente cita del élder Neal A. Maxwell: “Cuando en las Escrituras leemos acerca de la ‘debilidad’ del hombre, ese término abarca la genérica y necesaria flaqueza inherente a la condición humana, en la cual la carne influye en el espíritu incesantemente (véase Éter 12:28–29). Sin embargo, la debilidad asimismo abarca las debilidades específicas de cada uno, las cuales se espera que venzamos (véanse Doctrina y Convenios 66:3; Jacob 4:7)” (Lord, Increase Our Faith, 1994, pág. 84).

Véase también “Gracia”, Temas del Evangelio, topics.churchofjesuschrist.org).

Éter 13:13–22; 14–15

Rechazar a los profetas trae consigo peligro espiritual.

Históricamente, el rey de los jareditas ocupaba un cargo peligroso. Esto fue especialmente cierto para Coriántumr, ya que muchos “hombres poderosos… intentaron destruir[le]” (Éter 13:15–16). En Éter 13:15–22, fíjese en lo que hizo Coriántumr para protegerse y lo que el profeta Éter le aconsejó hacer en lugar de eso. A medida que lea el resto del libro de Éter, medite en las consecuencias de rechazar a los profetas. ¿Qué le sucede a las personas cuando “el Espíritu del Señor [deja] de luchar con ell[a]s”? (Éter 15:19).

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Al leer las Escrituras con su familia, el Espíritu le ayudará a saber qué principios debe enfatizar y analizar a fin de cubrir las necesidades de su familia. A continuación se presentan algunas ideas:

Éter 12:7–22

A medida que lean juntos estos versículos, ustedes podrían revisar algunos ejemplos inspiradores de fe que han leído en el Libro de Mormón. Esto podría llevar a un análisis de ejemplos de fe en su historia familiar o en sus propias vidas; consideren el registrar esas experiencias si aún no lo han hecho.

Éter 12:27

¿Por qué nos da el Señor debilidades? ¿Cuál es nuestra parte para hacer que “las cosas débiles sean fuertes”? ¿Cuál es la parte que hace el Salvador?

Éter 12:41

¿Hay una manera divertida para enseñar a los niños a “buscar a… Jesús”? Una forma podría ser esconder una ilustración de Jesús por la casa para que los miembros de la familia tengan que “buscar” y encontrar la ilustración. ¿De qué forma buscamos a Jesús, y cómo somos bendecidos cuando lo hallamos?

Éter 13:13–14; 15:19, 33–34

Puede resultar interesante para los miembros de su familia que comparen la experiencia de Éter con las de Mormón y Moroni (véase Mormón 6; 8:1–10). ¿En qué se asemejan? ¿En qué sentido se asemeja el proceso que siguieron los nefitas hacia la destrucción con el de los jareditas? (Compare Éter 15:19 con Moroni 8:28). ¿Qué verdades aprendemos que nos ayudan a evitar lo que les sucedió a ellos?

Para consultar más ideas para enseñar a los niños, vea la reseña de esta semana en Ven, sígueme — Para la Primaria.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Invíteles a que hagan preguntas. Los niños son curiosos por naturaleza. A veces, podría pensar que las preguntas de ellos son distracciones de lo que usted está tratando de enseñar. En lugar de hacer eso, considere sus preguntas como oportunidades. Las preguntas que ellos hacen son un indicio de que están listos para aprender. Esas preguntas le dan a usted una idea valiosa de lo que piensan, las inquietudes que tienen y cómo reaccionan ante lo que aprenden (véase Enseñar a la manera del Salvador, págs.25–26).

Maravillosas fueron las profecías de Éter, por Walter Rane.