2018
Fútbol, domingos y planchazos espirituales
anterior siguiente

Fútbol, domingos y planchazos espirituales

Para Will, decidir no jugar al fútbol los domingos podía significar decidir no jugar en uno de los mejores equipos.

California: Youth

Cuando era niña, mis amigos y yo jugábamos a un juego que se llama “Sumergirse o zambullirse”. En esencia, todo lo que hacía falta era una piscina o lago profundo y algo desde donde saltar, como un trampolín, por ejemplo. Para jugar, te lanzabas del trampolín y, al mismo momento, alguien gritaba: “¡Sumergirse!”, lo cual significaba que debías caer al agua con los pies, primeramente; o gritaba: “¡Zambullirse!”, lo que significaba que eran las manos las que debían entrar primero en el agua, como en un clavado.

Cuando se intenta reaccionar en medio del aire, por lo general terminas dando vueltas mientras caes, o bien dando un planchazo muy doloroso.

La vida no tiene que ser un juego de “Sumergirse o zambullirse”; puedes tomar muchas decisiones con bastante antelación y evitar muchos “planchazos espirituales”. El profeta del Antiguo Testamento Josué no dijo: “Escoged a último momento, antes que sea demasiado tarde”; más bien, dijo: “Escogeos hoy a quién sirváis” (Josué 24:15; cursiva agregada).

Will W., de 14 años, de San Francisco, California, EE. UU., probablemente no sufra muchos planchazos espirituales, ya que cree en tomar las decisiones con anticipación.

“Si tomas la decisión de hacer o no algo antes que surja la oportunidad de hacerlo, las cosas son mucho más sencillas”, dice. “Digamos que vas a una fiesta y alguien te ofrece una bebida alcohólica. Si tuvieras que escoger en ese preciso momento, podrías sentirte tentado a tomarla. Pero si hubieras decidido hace mucho decir ‘no’ si alguien te ofreciera una bebida alcohólica en alguna oportunidad, te sentirías mucho más seguro de ti mismo. Ni siquiera tendrías tiempo para sentirte tentado. Dirías ‘no’, porque ya lo habrías decidido hace mucho tiempo”.

El lema de la Mutual para 2018 es: “Aprende de mí y escucha mis palabras; camina en la mansedumbre de mi Espíritu, y en mí tendrás paz” (D. y C. 19:23). Para Will, la paz significa sentir confianza en sí mismo al escoger lo correcto y no preocuparse por los comentarios negativos de los demás. Will recibe dicha paz gracias a haber tomado con anticipación la decisión de escuchar —y obedecer— las palabras de Jesucristo.

“A veces los muchachos se burlan de lo que hago o de lo que no hago, pero no me molesta en realidad, porque decidí hace mucho tiempo que así es como quiero vivir”, dice.

Una de las decisiones que Will y su familia habían tomado hacía mucho tiempo era la de santificar el día de reposo. Aquello se tornó un tanto difícil cuando se aceptó a Will en un selecto equipo de fútbol. No obstante, tal como Nefi, su familia cree que “el Señor… nunca da mandamientos a los hijos de los hombres sin prepararles una vía para que cumplan lo que les ha mandado” (1 Nefi 3:7).

Para Will, el fútbol lo es casi todo; su mamá suele decir: “Él come fútbol, bebe fútbol, sueña fútbol y ama el fútbol. Es su pasión y es muy buen jugador”.

Football, Sundays, and Spiritual Belly Flops

De modo que cuando Will ingresó en uno de los equipos más destacados del área, estaba muy entusiasmado. Había un solo problema: el equipo jugaba muchos de los partidos los domingos. La mayoría de los equipos no aceptaría a un jugador que se ausentaría en todos los partidos dominicales. Decidir no jugar los domingos podía significar perder su lugar en el equipo.

Pero Will ya había tomado esa decisión hacía mucho tiempo; él santificaría el día de reposo.

Will y la familia oraron juntos y dijeron al Padre Celestial que deseaban guardar Sus mandamientos, y pidieron Su ayuda. Luego, Will y su madre hablaron con los entrenadores del equipo en cuanto a sus creencias. Para su sorpresa, los entrenadores querían que Will estuviera en el equipo, ¡aunque no jugara los domingos!

“Sé que cuando honro el día de reposo, se me bendice”, dice Will. “Quizás no tenga la oportunidad de jugar tantos partidos como los demás, pero he visto bendiciones, como, por ejemplo, que algunos partidos dominicales se cambien a otro día repentinamente. Además, creo que juego mejor porque tengo un día de descanso”.

Y eso no es todo. Will enseguida descubrió que uno de sus compañeros del equipo también era miembro de la Iglesia. Después de algunos meses de jugar juntos, el otro muchacho siguió el ejemplo de Will y dejó de jugar los domingos.

Si sientes que no recibes las bendiciones de la obediencia, podría ser porque no puedes ver todo lo que el Padre Celestial tiene reservado para ti. Decidir dar oído a las palabras de Cristo y servir al Señor siempre es la decisión correcta, así que, ¡tómala ahora!

Family Life

“Les suplico que tomen la determinación aquí mismo, ahora mismo, de no desviarse del sendero que nos llevará a nuestra meta: la vida eterna con nuestro Padre Celestial”, dijo el presidente Thomas S. Monson (“Los tres aspectos de las decisiones”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 68).

No hagas de tu vida un juego de “Sumergirse o zambullirse”; no te arriesgues a un planchazo espiritual, ni de cualquier otra clase. Decide ahora mismo seguir a Jesucristo y disfrutar de la paz que Él trae a tu vida.