La función de las reuniones de coordinación en la obra del templo e historia
anterior

La función de las reuniones de coordinación en la obra del templo e historia

Instrucción para líderes de templo e historia familiar 2019 • 28 de febrero de 2019 • Teatro del Centro de Conferencias

[Élder David A. Bednar]

Hermanos y hermanas, es necesario que el Espíritu, la espontaneidad de lo que acabamos de ver —y, espero, la sencillez— ocurran una y otra vez en toda la tierra.

El élder Foster presta servicio como director ejecutivo del Departamento de Historia Familiar y antes de esta reunión le dije que lo iba a invitar a expresar el deseo de su corazón. Élder Foster, por favor.

[Élder Bradley D. Foster]

Gracias, élder Bednar. Oramos todo el tiempo al respecto. Este sería el deseo de nuestro corazón: que diéramos oído y actuásemos como mencionó el élder Renlund, para llamar en este nuevo llamamiento de líder de templo e historia familiar. Luego los obispos deben hacer que se los agregue a Fuentes de recursos para líderes y secretarios. Necesitamos saber quiénes son para poder hablar con ellos.

Luego es que todos tengan la oportunidad de conocer la aplicación Árbol Familiar y que la descarguen. Esto bendecirá a las personas, como demostró el élder Stevenson. Primero, para descubrir quiénes son, lo cual los llevará a descubrir quién es su familia, lo cual, a su vez, los conducirá a descubrir cómo están conectados con su Padre Celestial. Por favor, hagan esto y todos serán bendecidos. Gracias.

[Élder Bednar]

Gracias, élder Foster.

Élder Renlund, ¿desea añadir algo antes de que concluyamos? Voy a quedarme aquí.

[Élder Dale G. Renlund]

Decir solamente que la aplicación Árbol Familiar es como una droga de iniciación. Es casi como si necesitara tener una advertencia.

[Élder Bednar]

¡Se lo dice un médico!

[Élder Renlund]

¡Porque es adictiva! Y lo otro que le falta a la aplicación es que no tiene un botón que diga “Me siento culpable”. Es asombroso, pues la gente que tenga una cuenta va a recibir ayuda, como se nos ha enseñado. Creo que esto es increíble, el Señor ha abierto la puerta para que se haga realidad.

[Élder Bednar]

Élder Stevenson, por favor. ¿Algún pensamiento final que quiera comunicar?

[Élder Gary E. Stevenson]

Gracias, élder Bednar. Hablamos mucho sobre la tecnología y los riesgos, las preocupaciones y las inquietudes que conlleva, así como del tiempo que pasamos delante de una pantalla. Y aquí estamos, juntos, hablando de tecnología de una manera positiva y todos los elementos y aspectos positivos. Parece que este es un lugar donde la tecnología está llenando la medida de su creación. También debemos incorporarla y dejar que nuestros hijos y nuestras familias lo hagan también. Gracias.

[Élder Bednar]

Concluimos con esta cita del profeta José Smith: “La edificación de Sion es una causa que ha interesado al pueblo de Dios en todas las edades; es un tema que los profetas, reyes y sacerdotes han tratado con gozo particular. Han mirado adelante, con gloriosa expectativa, hacia el día en que vivimos; e inspirados por celestiales y gozosas expectativas, cantaron, escribieron y profetizaron acerca de esta, nuestra época; pero murieron sin verla. Nosotros somos el pueblo favorecido que Dios ha elegido para llevar a cabo la gloria de los últimos días; a nosotros nos es permitido verla, participar en ella y ayudar a extender esta gloria de los últimos días…

“Una obra que Dios y los ángeles han contemplado con deleite por generaciones y que vigorizó el alma de los patriarcas y profetas del pasado; una obra destinada a llevar a cabo la destrucción de los poderes de las tinieblas, la renovación de la tierra, la gloria de Dios y la salvación de la familia humana”1.

Nosotros tres, que prestamos servicio en el Departamento del Templo e Historia Familiar, junto con todos los miembros del Cuórum de los Doce que están sentados en el estrado, damos voz a nuestro testimonio unificado de la veracidad, la divinidad y la realidad de esta obra. Invocamos sobre ustedes la bendición de que puedan ver, participar y ser bendecidos, tanto ahora como en la eternidad, por las lecciones que aprendan durante el servicio que brinden. En el sagrado nombre de Jesucristo. Amén.