Modelos de liderazgo de templo e historia familiar, reuniones de coordinación y planes de barrio
anterior siguiente

Modelos de liderazgo de templo e historia familiar, reuniones de coordinación y planes de barrio

Instrucción para líderes de templo e historia familiar 2019 • 28 de febrero de 2019 • Teatro del Centro de Conferencias

Piensen qué respuesta recibirían si le preguntaran a un consultor de templo e historia familiar de barrio: ¿Quién lo capacita a usted? ¿Quién es su líder? ¿Quién le da sus asignaciones? ¿A quién rinde cuentas? y ¿Quién lo ayuda?

Si la respuesta es “No estoy del todo seguro” o si solo se le quedan mirando, ¿a qué se debe la confusión del consultor de templo e historia familiar de barrio? ¿Es porque las cosas han cambiado en el último año y todavía está tratando de comprender e implementar las nuevas instrucciones? O ¿es que el obispo y el presidente del cuórum de élderes no han comunicado qué modelo de liderazgo están usando, ya sea el número 1 en azul, el 2 en rojo, el 3 en verde o el 4 en morado?

Miremos el número 1, el modelo azul.

Un consultor rinde cuentas al líder de templo e historia familiar de barrio, quien trabaja con la presidencia del cuórum de élderes, que supervisa la obra bajo la dirección del obispo. Para desviarse de este modelo estándar de liderazgo se requiere una buena razón, la conformidad del presidente de estaca y la confirmación del Espíritu Santo. En ramas y barrios muy pequeños, algunos de estos llamamientos se pueden consolidar, tal como se muestra en las siguientes diapositivas.

Si no se ha llamado a un líder de templo e historia familiar de barrio, uno de los consejeros de la presidencia del cuórum de élderes toma esa función. Eso se debe a que el presidente del cuórum de élderes por lo general delega esa responsabilidad en uno de sus consejeros.

Si el presidente del cuórum de élderes no ha delegado esta asignación, el modelo de liderazgo sería así:

Si el obispo no ha delegado al presidente del cuórum de élderes, el modelo sería así:

Obispos y presidentes de cuórum de élderes, decidan si usarán el modelo número 1, 2, 3 o 4 ¡y que no sea un secreto! El uso eficaz de los consultores de templo e historia familiar de barrio es esencial para cumplir con una responsabilidad divinamente señalada. Malgastar la buena disposición de un fiel consultor de templo e historia familiar de barrio es descorazonador. El modelo de liderazgo de barrio no debe ser ambiguo para los consultores. Recomendamos firmemente el modelo número 1 para la mayoría de los barrios.

Con el fin de ayudar a todos los líderes de barrio a cumplir con la obra de salvación, la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce han autorizado una reunión de coordinación de templo e historia familiar y un plan de templo e historia familiar de barrio. Analicemos primero el plan y, después, la reunión de coordinación.

El consejo de barrio desarrolla y analiza un plan sencillo de templo e historia familiar de barrio, y el obispo lo aprueba. El plan incluye formas de elevar la visión y actitud generales del barrio hacia la obra del templo e historia familiar.

Un plan de templo e historia familiar de barrio podría tratar: cómo hacer participar a los niños de diez y once años en la obra de historia familiar, alentándolos a ser dignos de una recomendación de templo de uso limitado y a usarla a la edad adecuada; cómo incluir a todos los nuevos conversos, de once años en adelante, en la obra de historia familiar y cómo facilitarles la obtención y el uso de una recomendación de uso limitado; cómo ayudar a los miembros de barrio que no tienen sus cuatro generaciones en FamilySearch; cómo ayudar a las personas asignadas a prepararse para el templo y alentar, coordinar y facilitar la asistencia al templo sin establecer cantidades determinadas o sistemas de informes sobre la asistencia al templo.

Para que los consultores de templo e historia familiar participen, se podría llevar a cabo una reunión de coordinación de templo e historia familiar de barrio. Tener un grupo de personas dedicadas que juntas generen entusiasmo hacia la obra y que mantengan en la mente de los líderes de barrio la obra del templo e historia familiar a medida que sirven a los miembros del barrio. El propósito de la reunión es coordinar la obra del templo e historia familiar de barrio y la implementación del plan de templo e historia familiar de barrio. La reunión se realiza con regularidad. El líder de templo e historia familiar de barrio asiste y es quien dirige la reunión con los consultores de templo e historia familiar de barrio. Tan a menudo como lo permitan las circunstancias, también asisten un miembro de la presidencia de la Sociedad de Socorro y un miembro de la presidencia del cuórum de élderes. En ocasiones, incluso se podría invitar a los misioneros de tiempo completo.

Con un plan sencillo y claro de templo e historia familiar de barrio, la reunión de coordinación no debería durar mucho —recuerden, es mejor tener una reunión no muy buena a no tener una reunión. La reunión debería estar centrada en las personas y, a veces, no hace falta que sea en persona. La meta no es llevar a cabo una reunión; la meta es coordinar la obra del templo e historia familiar del barrio. A menudo, los mensajes de texto, correos electrónicos y llamadas telefónicas pueden lograr la coordinación necesaria. Otras veces, la reunión puede ser más eficaz si se lleva a cabo en persona.

Estas son las invitaciones. Por favor, aclaren los modelos de liderazgo a los consultores de templo e historia familiar de barrio e implementen las reuniones de coordinación de templo e historia familiar de barrio y los planes de templo e historia familiar de barrio. Al hacerlo, el Señor acelerará Su obra de ambos lados del velo y, en el proceso, ustedes serán bendecidos. En el nombre de Jesucristo. Amén.