Menú de los Jóvenes

    Cuando el presidente Nelson aprendió chino

    Matthew Flitton Church Magazines

    El presidente Nelson hizo amistades para toda la vida, compartió el Evangelio y fortaleció las relaciones de la Iglesia con China, todo porque él siguió al profeta.

    En 1979, el presidente Russell M. Nelson estaba en un seminario cuando el presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) dijo a quienes estaban allí: “Deberíamos estar al servicio del pueblo chino; deberíamos aprender su idioma; deberíamos orar por ellos y ayudarles”.

    Y aunque había muchas razones para no hacerlo, eso es exactamente lo que hizo el presidente Nelson.

    “Y no le oí decir: ‘¡Todos menos el hermano Nelson!’”, dijo en el Devocional mundial para los jóvenes. Así que él y su esposa se pusieron a estudiar chino mandarín.

    Presidente Nelson

    “Seis semanas después del pedido del presidente Kimball, asistía a la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Cirugía Torácica”, dijo el presidente Nelson. “Esta se realizaba en Boston, Massachusetts, EE. UU. Esa mañana, había orado en mi habitación del hotel por el pueblo de China, como lo había pedido el presidente Kimball. Fui a la primera reunión del día y me senté donde siempre me sentaba en esas reuniones profesionales: en el frente de la sala. Sin embargo, a medida que avanzaba la reunión empecé a sentirme cada vez más incómodo en mi asiento. Cuando apagaron las luces para una presentación de diapositivas, me levanté y fui en silencio al fondo de la habitación, a un lugar donde normalmente nunca me sentaba. Cuando volvieron a encender las luces, vi que estaba sentado a un lado de un médico chino. Se presentó como el profesor Wu Ying-Kai, ¡de Beijing, China!

    El presidente Nelson empezó a hablarle en mandarín e invitó al Dr. Wu a una disertación en la facultad de medicina de la Universidad de Utah. El Dr. Wu aceptó y, después de su visita, invitó al presidente Nelson a China, donde se hizo amigo del Dr. Zhang Zheng-Xiang. El presidente Nelson volvió a China varias veces para visitar y enseñar en facultades de medicina china.

    Presidente Nelson

    Fue el Dr. Zhang quien pidió al presidente Nelson que llevara a cabo una cirugía de derivación arterial coronaria por injerto al famoso cantante de ópera, Fang Rongxiang. El presidente Nelson acababa de ser llamado como Apóstol, pero la Primera Presidencia lo autorizó y volvió a China para realizar la operación. Fue la última cirugía que el presidente Nelson realizó y generó varias consecuencias buenas, dando al presidente Nelson muchas oportunidades para reunirse con líderes del gobierno en nombre de la Iglesia. En 2015, el presidente Nelson fue llamado “un viejo amigo de China” por su trabajo de introducir la cirugía de corazón abierto al país.

    Otro beneficio que provino de la decisión del presidente Nelson de seguir al profeta fue más personal. En 1990, el Dr. Zhang escribió el presidente Nelson para decirle que se jubilaría y se mudaría a Canadá. Sus estudios y experiencias le habían llevado a creer que la Iglesia SUD era la única que tenía sentido y preguntó al presidente Nelson si podía hacer arreglos para que alguien le enseñara el Evangelio una vez que se mudara. El presidente Nelson rápidamente hizo los arreglos y en ese mes de abril, el presidente Nelson bautizó a su amigo, el Dr. Zhang. El Dr. Zhang entonces bautizó a su esposa. Un año más tarde, el presidente Nelson se unió a los Zhang cuando recibieron sus investiduras y luego efectuó la ceremonia de sellamiento para ellos.

    Por medio de la determinación del presidente Nelson de seguir el consejo de un profeta, desarrolló amistades, compartió el Evangelio y fortaleció las relaciones de la Iglesia con un país. A causa de su obediencia, el Señor pudo usarlo para conectarse con otras personas.

    “Tengo un testimonio de que cuando hacemos todo lo que el profeta de Dios nos pide que hagamos, el camino se abrirá y las vidas cambiarán”, dijo. El presidente Nelson ha dado a los jóvenes de la Iglesia un llamado a la acción especial. ¿Lo seguirás?

    ¡Comparte tu experiencia! ¿Qué bendiciones u oportunidades has visto cuando seguiste el consejo del profeta?

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia