Menú de los Jóvenes

    4 maneras de iluminar el mundo… ¡sin necesidad de máquinas expendedoras!

    J. Ryan Jensen Church Magazines

    No necesitas una máquina expendedora para iluminar el mundo que te rodea.

    En pasado mes de diciembre, la Manzana del Templo estaba repleta de visitantes. Eso no era algo inusual. Después de todo, cada año millones de personas visitan la Manzana del Templo en Salt Lake City, Utah, EE. UU. Vinieron por las luces, los villancicos, los nacimientos conmemorativos del nacimiento del Salvador colocados a lo largo de los jardines… y por las máquinas expendedoras.

    Sí. Has leído bien. Máquinas expendedoras,

    pero no estaban llenas de las cosas típicas. Contenían cosas como toallitas para bebés, botiquines de primeros auxilios, agua, alimentos, lentes y hasta pollos y cabras para las personas necesitadas de todo el mundo. Y las personas hicieron cola durante horas para comprarlos, pero no para sí mismos.

    La “compra” de estos artículos era en realidad un donativo a varias organizaciones de beneficencia que brindan apoyo a quienes lo necesitan. En menos de un mes, esas máquinas expendedoras generaron más de medio millón de dólares en donativos.

    La generosidad de los visitantes de la Manzana del Templo dio para mucho. Pero no hace falta que visites la Manzana del Templo ni esperes a que aparezca una máquina expendedora para poder ayudar a los necesitados. Hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a iluminar el mundo, iluminar la comunidad, iluminar a tu familia e iluminar tu fe sin tener que gastar dinero.

    ¿Qué puedes hacer? Fíjate en algunas de estas ideas:

    4 ámbitos en los que puedes iluminar el mundo

    En tu propio hogar

    Las madres y los padres siempre suelen tener otra tarea para ti cuando menos ganas tienes. ¿Qué tal si los sorprendes haciendo algo sin que te lo pidan y sin esperar una recompensa de ellos a cambio? Prepara una comida para tu familia. Lava la ropa. Limpia el baño. Ayuda a uno de tus hermanos con sus deberes escolares. Siempre hay oportunidades de prestar servicio en el hogar.

    Más allá de la cerca

    Hay todo tipo de vecinos: mayores o jóvenes, amables o gruñones. Algunos no hablan el mismo idioma que tú. Otros no comparten tus creencias. ¡El Salvador también prestó servicio a personas gruñonas que no compartían sus creencias! También alimentó a los hambrientos, así que tal vez podrías prestar servicio en un refugio o un comedor para personas sin recursos. Él lloró con las personas que tenían familiares enfermos y tú quizás podrías ofrecerte como voluntario en un hospital. Él invitó a los niños a venir a Él, así que tal vez tú podrías ayudar en algún programa extraescolar.

    Por todo el mundo

    El brazo humanitario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se le llama LDS Charities. Esta organización patrocina proyectos de socorro y desarrollo en 189 países. El año pasado trabajó con más de cuarenta organizaciones asociadas. En ldscharities.org puedes enterarte de los diferentes proyectos patrocinados por la Iglesia y encontrar maneras de hacer un donativo o apoyar esas iniciativas.

    Al otro lado del velo

    Presta servicio a las personas al otro lado del velo efectuando la obra de historia familiar, asistiendo al templo y conservando recuerdos al hablar con aquellos que conocieron a los miembros de la familia que ya han fallecido. Para comenzar a realizar estas actividades, visita FamilySearch.org o descarga las aplicaciones Recuerdos de FamilySearch y Árbol de FamilySearch.

    ¿Qué has hecho para ayudar a iluminar el mundo? Envía tus historias y fotos a newera@ldschurch.org y puede que las compartamos con otros jóvenes que están buscando buenas ideas.

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia