Mujeres Jóvenes y Sacerdocio Aarónico
14 febrero. ¿Qué es el sacerdocio? Doctrina y Convenios 12–13; José Smith—Historia 1:66–75
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“14 febrero. ¿Qué es el sacerdocio? Doctrina y Convenios 12–13; José Smith—Historia 1:66–75”, Ven, sígueme — Para cuórums del Sacerdocio Aarónico y clases de las Mujeres Jóvenes: Temas doctrinales 2021 (2020)

“14 febrero. ¿Qué es el sacerdocio?” Ven, sígueme — Para cuórums del Sacerdocio Aarónico y clases de las Mujeres Jóvenes: Temas doctrinales 2021

Sobre vosotros, mis consiervos, por Linda Curley Christensen y Michael T. Malm

14 febrero

¿Qué es el sacerdocio?

Doctrina y Convenios 12–13; José Smith—Historia 1:66–75

Deliberar en consejo

Dirigido por un miembro de la presidencia de cuórum o de clase; 10–20 minutos aproximadamente

Al principio de la reunión, reciten juntos el Lema de los cuórums del Sacerdocio Aarónico o el Lema de las Mujeres Jóvenes. Después dirijan un análisis sobre asuntos como los siguientes y planifiquen maneras de actuar de conformidad con lo que conversen (pueden decidir en la reunión de presidencia cuáles serán esos asuntos a analizar):

  • Nuestro cuórum o clase. ¿Qué actividades hemos tenido recientemente? ¿Tuvieron éxito? ¿Qué salió bien y cómo podemos mejorarlas?

  • Nuestros deberes y responsabilidades. ¿Quién necesita de nuestro servicio? ¿Cómo podemos ayudar a esas personas?

  • Nuestra vida. ¿En qué metas estamos trabajando individualmente? ¿Qué experiencias podemos compartir? ¿Qué bendiciones hemos recibido?

Según sea apropiado, hagan lo siguiente al terminar la lección:

  • Testificar de los principios que se enseñaron.

  • Recordar a los miembros del cuórum o de la clase los planes y las invitaciones que se hicieron durante la reunión.

Enseñar la doctrina

Dirigido por un líder adulto o un(a) joven; 25–35 minutos aproximadamente

Prepárate espiritualmente

Al leer sobre la restauración del Sacerdocio Aarónico en Doctrina y Convenios 13, trata de hacerlo desde la perspectiva de las personas a las que enseñas. ¿Comprenden el poder del sacerdocio en su vida? ¿De qué manera las ordenanzas del sacerdocio, tales como el bautismo y la Santa Cena, te han ayudado a recibir el poder del Salvador? Piensa en experiencias que podrías compartir. A fin de prepararte para enseñar sobre el sacerdocio, considera estudiar las Escrituras que se sugieren en la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar y “Sacerdocio” en la Guía para el Estudio de las Escrituras (scriptures.ChurchofJesusChrist.org).

Las Escrituras nos ayudan a entender la forma en que el sacerdocio bendice nuestra vida.

Aprender juntos

Para iniciar un análisis sobre el sacerdocio, podrías invitar a los miembros del cuórum o de la clase a compartir lo que saben acerca de la restauración del Sacerdocio Aarónico, incluso lo que leyeron esta semana en Doctrina y Convenios 13 y José Smith—Historia 1:66–75. También podrías mostrar una imagen de la restauración del Sacerdocio Aarónico (tal como Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, nro. 93) e invitar a los miembros del cuórum o de la clase a compartir lo que sepan sobre ese acontecimiento. ¿Por qué estamos agradecidos de que se haya restaurado el sacerdocio? Las siguientes actividades pueden ayudar a quienes enseñas a comprender mejor qué es el sacerdocio y cómo nos bendice.

  • ¿Cómo explicarían los miembros del cuórum o de la clase qué es el sacerdocio a alguien que jamás haya escuchado de él? Para ayudarles, podrías escribir en la pizarra algunas preguntas que la gente podría tener con respecto al sacerdocio, tales como ¿Qué es el sacerdocio? ¿Cómo se recibe el sacerdocio? ¿Cómo debe actuar un poseedor del sacerdocio? ¿Qué hacen los poseedores del sacerdocio? Invita a quienes enseñas a buscar respuestas utilizando las Escrituras y otros recursos que se encuentran en “Recursos de apoyo” y a escribir sus respuestas en la pizarra. Tal vez podrías pedirles que hablen de las bendiciones que han recibido en su vida gracias al sacerdocio. (Véase Dale G. Renlund, “El sacerdocio y el poder redentor del Salvador”, Liahona, noviembre de 2017, págs. 64–67).

  • Si enseñas a poseedores del Sacerdocio Aarónico, ellos podrían beneficiarse al leer el mensaje del hermano Douglas D. Holmes, “Lo que todo poseedor del Sacerdocio Aarónico debe entender” (Liahona, mayo de 2018, págs. 50–53). Podrías asignarle a cada miembro del cuórum que repase los primeros párrafos del mensaje o una de las otras cuatro secciones. Invita a cada uno a buscar algo que él sienta que todo poseedor del Sacerdocio Aarónico debe entender, y dale la oportunidad de compartir lo que aprendió y de explicar por qué escogió esa enseñanza.

  • Si enseñas a las mujeres jóvenes, podrías compartir el mensaje del presidente Russell M. Nelson, “Tesoros espirituales”, el cual está dirigido a ellas (Liahona, noviembre de 2019, págs. 76–79). Podrías pedir a los miembros de la clase que repasen el mensaje en busca de algo que puedan hacer para “atraer el poder del Salvador” más plenamente a su vida (página 77). ¿Qué nos enseñó el presidente Nelson sobre cómo podemos tener acceso al poder del sacerdocio? ¿Cómo puede bendecirnos el poder del sacerdocio? Alienta a las mujeres jóvenes a considerar cómo actuarán de acuerdo con la siguiente invitación del presidente Nelson: “Les ruego que estudien con espíritu de oración todas las verdades que puedan encontrar sobre el poder del sacerdocio” (página 79).

Actuar con fe

Insta a los miembros del cuórum o de la clase a meditar y anotar lo que harán para actuar de conformidad con las impresiones que hayan recibido el día de hoy. ¿En qué forma se relaciona la clase de hoy con las metas personales que se han puesto? Si lo desean, los miembros del cuórum o de la clase podrían compartir sus ideas.

Recursos de apoyo

Enseñar a la manera del Salvador

El Salvador enseñó a Sus discípulos a recurrir a las Escrituras para recibir respuestas a sus preguntas y fortaleza espiritual. ¿Cómo puedes alentar a quienes enseñas a acudir a las Escrituras para recibir respuestas a sus preguntas y desafíos? (Véase Enseñar a la manera del Salvador, 2016, pág. 30).