Jesús nos enseñó a amarnos unos a otros

Jesús es el mejor ejemplo de amor. Seguirlo es amar a Dios y servir a los que te rodean.

Missionaries helping distribute food during a service project in Hong Kong.

Los dos grandes mandamientos

Jesucristo enseñó que los dos mandamientos más grandes son amar a Dios y amar a los demás.

El Salvador dejó claro que amar a “tu prójimo” es algo más que ser amable con las personas que viven cerca de ti. Parte de la responsabilidad de Sus seguidores es mostrar caridad, el amor puro de Cristo, a todo el mundo, incluso a aquellos que podrías considerar tus enemigos. Si seguimos el primer mandamiento como lo hizo Jesús, amar a Dios con todo el corazón, Él puede ayudarnos a amar mejor a todos Sus hijos, incluso cuando parezca difícil.

Texas: JustServe - Henry's Home

Cómo demostramos amor

A veces, servir a los demás puede ser más significativo, y más divertido, cuando lo haces con otra persona. ¡Nos encantaría que sirvieras con nosotros! Estas son algunas de las formas en que trabajamos juntos para mostrar caridad semejante a la de Cristo.

Ministrar

Dentro de nuestras congregaciones, a los miembros de la Iglesia se los divide en grupos de dos y se les asignan algunas personas a las que ministrar. Cuando ministramos a los demás, intentamos servirles como lo haría el Salvador. Los compañeros ministrantes están pensados para que funcionen como una especie de amigos que vienen incluidos. Se aseguran de que todos los miembros de la congregación tengan a alguien que vele por ellos y a quien puedan recurrir si necesitan algo.

Servicios de Bienestar

En toda la Iglesia se anima a los miembros a ayunar y orar mensualmente, sin comer ni beber durante unas veinticuatro horas (si son físicamente capaces). Luego, los miembros de la Iglesia donan el dinero que se habría utilizado para esas comidas a un fondo de ayuda a los necesitados.

Con estas donaciones, los líderes locales pueden ayudar a los necesitados con apoyo económico para alimentación, vivienda y transporte. Los líderes de la Iglesia también ayudan a las personas que reciben asistencia a elaborar un plan para mejorar su situación, a menudo utilizando recursos adicionales como servicios de empleo, asesoramiento a través de los Servicios para la Familia, cursos de autosuficiencia, etc.

Esta ayuda permite a los necesitados sentir el amor del Salvador, así como el amor de su comunidad y su familia, incluso, y especialmente, cuando los tiempos son difíciles.

Ayuda en caso de desastres

Cuando se producen desastres en todo el mundo, la Iglesia y sus miembros se movilizan para ayudar. Como parte de un sólido sistema de ayuda en caso de desastres, la Iglesia proporciona alimentos, suministros médicos, ropa y otros artículos de primera necesidad en zonas afectadas por desastres naturales, guerras y otros acontecimientos de gravedad. La Iglesia también colabora con otras organizaciones de confianza para cubrir las necesidades singulares que surgen en cada situación.

Los miembros de la Iglesia también están ansiosos por participar. Cuando se produce un desastre, los miembros y los misioneros de la zona se organizan rápidamente para recoger y clasificar donativos, retirar escombros y proporcionar alimentos, ropa, refugio y apoyo emocional, cuando es necesario.

Ayuda humanitaria

La Iglesia trabaja para cuidar de los necesitados de todo el mundo a través de diversos programas y proyectos.

Esta labor varía de una zona a otra en función de las necesidades específicas de cada región. La Iglesia se centra especialmente en mejorar el acceso al agua potable y el saneamiento, la atención materna y neonatal, la asistencia sanitaria, la educación, la seguridad alimentaria y la ayuda a los refugiados. Trabajar con organizaciones de confianza para llevar a cabo estas iniciativas ayuda a la Iglesia a maximizar el impacto de nuestros esfuerzos por amar al prójimo como a nosotros mismos.

Service Activity

Cómo puedes mostrar amor

¿Qué supone para ti amar a tu prójimo? Aquí tienes algunas ideas sobre cómo puedes seguir el ejemplo de Jesús:

  • Ora para saber cómo puedes ayudar a los demás.
  • Busca pequeñas oportunidades para mostrar bondad a lo largo del día.
  • Esfuérzate por perdonar a quienes crees que te han hecho daño.
  • Busca oportunidades de trabajo voluntario en tu comunidad.
  • Difunde mensajes edificantes y positivos en las redes sociales, y evita siempre los ataques personales.
  • Levántate contra el acoso, el racismo y otras formas de discriminación.
  • Haz cumplidos sinceros.
  • Comunícate con amigos que estén pasando por un momento difícil.
  • Acércate a personas que puedan sentirse solas.
  • Apoya los esfuerzos para atender a los necesitados.

Para encontrar proyectos de servicio en tu zona o maneras de prestar servicio a distancia, puedes visitar SirveAhora.org.

Ven a servir con nosotros
Si buscas una comunidad de personas cariñosas que quieran hacer del mundo un lugar mejor, ¡nos encantaría que te unieras a nosotros! Puedes empezar por conocer mejor nuestra Iglesia a través de los miembros que trabajan como misioneros voluntarios en tu zona.
Solicita una visita
Conoce la comunidad de nuestra Iglesia
Recibe nuestra serie de correos electrónicos sobre cómo es ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.