¿De dónde vine?
Notas al pie de página
Tema

¿DE DÓNDE VINE?

Parenthood

Su vida no comenzó al momento de nacer, ni terminará al morir. Ha sido creado con un cuerpo espiritual (al que a veces se le llama alma) y con un cuerpo físico. Nuestro Padre Celestial creó su espíritu, y usted vivió con Él en calidad de espíritu antes de nacer en la tierra. Lo conoció y lo amó a Él, y Él lo conoció y lo amó a usted. A este periodo se le llama vida preterrenal.

A lo largo de su vida preterrenal, se le enseñaron principios y mandamientos que conducirían a la felicidad. Usted aumentó en inteligencia y aprendió a amar la verdad, y se le enseñó el Plan de Salvación. Durante esa vida preterrenal, Jesucristo fue escogido como el Salvador; usted aprendió que por medio de Él podría vencer las consecuencias ocasionadas por las malas decisiones.

Una parte primordial del plan de Dios fue que usted viniera a la tierra a recibir un cuerpo físico y a aprender a tomar decisiones correctas. Usted no recordaría el haber vivido en la presencia de nuestro Padre Celestial, pero Él le proporcionaría la capacidad de distinguir entre el bien y el mal; podría reconocer Su amor y Su verdad. A través de sus experiencias y pruebas, aprendería a tomar decisiones correctas constantemente. Con la ayuda de Jesucristo, podría regresar a vivir con nuestro Padre Celestial una vez que su vida en la tierra llegase a su fin.

En su vida preterrenal, usted aprendió que sólo al tomar la decisión de seguir el plan de Dios recibiría paz y satisfacción duraderas en esta vida y por la eternidad. Debido a que Él le ama, nuestro Padre Celestial le proporcionó el albedrío, o sea, el poder de tomar decisiones. Él le permitió decidir si seguiría Su plan y al Señor Jesucristo.

Satanás, uno de los hijos espirituales de Dios, se rebeló en contra de nuestro Padre Celestial y no aceptó Su plan. Él quería obligarnos a todos a hacer su voluntad. Lamentablemente, muchos de los hijos de nuestro Padre Celestial optaron por seguir a Satanás, y tanto él como sus seguidores fueron echados de la presencia de Dios y no se les permitió nacer en la tierra. Ellos aún existen como espíritus; son muy desdichados, y quieren que usted también lo sea. Ellos lo tientan a usted y a todos los hijos de Dios a cometer actos que les traerán desdicha y que no son agradables ante Dios.

En la vida preterrenal, usted optó por tener fe en Jesucristo y seguir el plan de Dios. Debido a las decisiones que tomó, usted nació en la tierra. Únicamente si toma esas mismas decisiones encontrará paz en esta vida y podrá regresar a vivir con nuestro Padre Celestial después de que esta vida llegue a su fin.