Manuales y llamamientos
19. Música


“19. Música”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2020.

“19. Música”, Manual General.

19.

Música

19.1

El propósito de la música en la Iglesia

En una revelación al profeta José Smith, el Señor dijo: “… mi alma se deleita en el canto del corazón; sí, la canción de los justos es una oración para mí, y será contestada con una bendición sobre su cabeza” (Doctrina y Convenios 25:12). También dijo: “… los justos […] vendrán a Sion entonando canciones de gozo sempiterno” (Doctrina y Convenios 45:71).

La música sagrada aumenta la fe en Jesucristo, invita al Espíritu y enseña doctrina. También produce un sentimiento de reverencia, unifica a los miembros y proporciona una manera de adorar al Padre Celestial y a Jesucristo.

19.2

La música en el hogar

Por medio de Sus profetas, el Señor ha alentado a las personas y a las familias a utilizar música edificante en su vida diaria. Cantar y escuchar música sagrada puede propiciar un espíritu de belleza y paz, y también puede aumentar el amor y la unidad entre los integrantes de la familia. Los himnos pueden ayudar a las personas a adquirir valor y a resistir la tentación.

Las grabaciones de música de la Iglesia están disponibles en las siguientes fuentes:

La Iglesia proporciona recursos para ayudar a las personas y a las familias a obtener conocimientos básicos de música, que se pueden encontrar en music.ChurchofJesusChrist.org (véase también 19.6). El adquirir aptitudes musicales amplía las oportunidades para que los miembros presten servicio en el hogar y en la Iglesia.

19.3

La música en las reuniones de la Iglesia

La música sagrada es una parte vital de la reunión sacramental y de otras reuniones de la Iglesia. Tiene poder para invitar al Espíritu y acerca a las personas a Dios. “El canto de los himnos muchas veces es en sí un elocuente sermón” (véase Himnos, pág. ix).

19.3.1

Planificar la música para las reuniones de la Iglesia

Los coordinadores de música de barrio y de estaca se ponen de acuerdo con los líderes del sacerdocio a fin de planificar la música para los servicios de adoración. Seleccionan música que realce el espíritu de adoración en las reuniones.

Los himnos se utilizan con el fin de que toda la congregación los entone en los servicios de adoración. Se pueden utilizar himnos u otras selecciones musicales sagradas para música de preludio y posludio, música de coro y presentaciones de solistas o grupos pequeños. Toda la música de las reuniones de la Iglesia debe presentarse con espíritu de adoración al Padre Celestial y a Jesucristo, no como una presentación para exhibir el talento musical.

Las selecciones musicales deben estar en armonía con el espíritu de adoración de los himnos y deben enseñar el Evangelio con poder y claridad.

La música sagrada que se ha compuesto o se canta con diversos estilos musicales y culturales podría ayudar a unificar a las congregaciones. Los coordinadores de música y los líderes del sacerdocio podrían incluir una variedad de estilos musicales apropiados que resulten atractivos para los miembros de diversos orígenes.

19.3.2

La música en la reunión sacramental

Los miembros se reúnen en la reunión sacramental con el fin de recordar a Jesucristo al participar de la Santa Cena. Se reúnen para edificar la fe y el testimonio, y para adorar al Padre Celestial y a Jesucristo. Se debe seleccionar música que ayude a lograr esos propósitos.

La música de la reunión sacramental incluye himnos entonados por la congregación para la apertura y cierre de la reunión, y antes de bendecir y repartir la Santa Cena. Los himnos cantados por la congregación brindan la oportunidad de que los miembros se unan al participar juntos, de manera activa, en la adoración. El himno sacramental debe tener como tema la Santa Cena en sí o el sacrificio del Salvador. Para obtener más información, véase “Himnos para congregaciones”, Himnos, págs. 274–276.

La música de preludio se toca mientras los miembros se reúnen antes de la reunión y tiene el propósito de crear un ambiente de adoración que invite al Espíritu. Después de la última oración, se toca un posludio instrumental mientras los miembros salen de la reunión. Se pueden seleccionar himnos y otro tipo de música sagrada para el preludio y el posludio.

Una reunión sacramental también podría incluir un himno adicional que la congregación entone a la mitad de la reunión, por ejemplo, entre los discursos, o podría incluir una o más selecciones musicales que podrían ser presentadas por coros (véase 19.3.7), solistas vocales o instrumentales, o grupos pequeños. Las reuniones sacramentales no se deben dejar en manos de grupos musicales externos.

Se podrá utilizar el piano, el órgano u otro instrumento aprobado por el obispado para acompañar el canto de los himnos en la reunión sacramental (véase 19.3.6).

Los coordinadores de música y los obispados tratan de encontrar un equilibrio entre los himnos conocidos y los menos conocidos. Las selecciones musicales que presente el coro de barrio u otras personas pueden ayudar a los miembros a familiarizarse más con los himnos que no sean tan conocidos.

19.3.3

La música en las clases y en otras reuniones de barrio

El canto de los himnos puede ser una manera eficaz de presentar o reafirmar principios del Evangelio. Los líderes animan a los maestros a utilizar himnos y otra música sagrada para mejorar su enseñanza.

Las reuniones de cuórum y las clases dominicales no comienzan de forma rutinaria con un himno de apertura.

19.3.4

La música para las conferencias de estaca

La música para las conferencias de estaca debe planificarse de modo que fortalezca la fe y el testimonio y debe seguir los principios que se encuentran en 19.3.1. La autoridad que preside revisa todas las selecciones musicales propuestas al principio de la planificación.

La música para la conferencia de estaca, por lo general, incluye himnos entonados por la congregación y otras selecciones musicales por parte de un coro, de solistas o de grupos pequeños. Por lo general, la congregación entona un himno a la mitad de la reunión. Las presidencias de estaca podrían aprobar el uso de instrumentos de acompañamiento y de presentaciones de solistas aparte del piano y el órgano (véase 19.3.6).

19.3.5

Otro tipo de música en la capilla

En ocasiones, la capilla (el salón sacramental) se podría utilizar para eventos culturales que incluyan música secular, tales como conciertos, recitales y otras presentaciones. Aunque se desaconseja aplaudir en los servicios de adoración, podría ser apropiado en este tipo de eventos.

Los líderes locales del sacerdocio responden las preguntas pertinentes a las actividades culturales que se lleven a cabo en la capilla. En 35.5 se puede obtener información sobre el uso apropiado de los centros de reuniones.

19.3.6

Los instrumentos musicales

Por lo general, en las reuniones de la Iglesia se tocan instrumentos como música de preludio y posludio y para el acompañamiento de himnos. Donde estén disponibles y donde los miembros puedan tocarlos, el órgano y el piano son los instrumentos estándar. Los obispados podrían aprobar el uso de otros instrumentos para acompañar el canto de la congregación, para la música de preludio y posludio y para otras selecciones musicales.

Los instrumentos musicales deben transmitir un sentimiento de adoración y tocarse de conformidad con el espíritu de la reunión.

Si no se dispusiera de piano, órgano, pianista u organista, se podrán utilizar grabaciones (véase 19.2).

19.3.6.1

Adquisición de instrumentos musicales

Por lo general, a los edificios de la Iglesia se les proporciona un órgano, pianos o teclados electrónicos. Los líderes podrían ponerse en contacto con el gerente local de propiedades para obtener información sobre la adquisición de instrumentos nuevos o de reemplazo.

19.3.6.2

Mantenimiento de los instrumentos musicales

Los pianos se afinan y a los órganos se les da mantenimiento de manera regular. El obispo o el representante de edificios de estaca pueden ponerse en contacto con el gerente de propiedades si tienen preguntas al respecto. Según sea necesario, también pueden usar Informes de problemas de propiedades (FIR) para enviar una solicitud de mantenimiento y reparación de pianos y órganos (véase 35.4.2).

19.3.7

Los coros

Desde la época del Antiguo Testamento, los hijos de Dios han cantado en coros con el fin de ofrecerle alabanzas. Los coros de la Iglesia glorifican a Dios, unifican y edifican a los miembros de la Iglesia y llevan gozo a los participantes y a las congregaciones.

19.3.7.1

Imagen
Los coros de barrio

Donde haya suficientes miembros, en los barrios se podrían organizar coros que canten con regularidad en la reunión sacramental. El obispado puede llamar a un director de coro y a un pianista (véase 19.4.3.3).

Los miembros del barrio pueden ofrecerse como voluntarios para cantar en el coro. También se podría invitar a los miembros y a otras personas a participar y no se llevan a cabo audiciones.

Se insta a los coros a utilizar los himnos de la Iglesia. El canto de los himnos invita al Espíritu y ayuda a los participantes del coro y a las congregaciones a aprender el Evangelio (véase Himnos, págs. 276–278). Si se utilizan otras selecciones musicales sagradas, se deben seguir las pautas que se encuentran en 19.3.1.

Por lo general, los ensayos del coro no duran más de una hora.

Si se necesitan partituras para el coro del barrio, se pueden comprar con fondos del presupuesto del barrio (véase 19.7.1). Se anima a los coros de barrio a que compartan las partituras adquiridas con otros coros de la estaca. Duplicar partituras sin el permiso del propietario de los derechos de autor es contrario a las normas de la Iglesia (véase 38.8.10).

Además del coro de barrio, se puede invitar a familias y a grupos de mujeres, hombres, jóvenes o niños a cantar en las reuniones de la Iglesia.

19.3.7.2

Imagen
Los coros de estaca y multiestaca

Con la aprobación de los líderes de estaca o de Área, se podrían organizar coros de estaca y multiestaca para conferencias de estaca y otras ocasiones, tales como eventos de la comunidad. Después de la reunión o del evento, el coro se disuelve hasta que se presenten otras ocasiones.

19.4

Los líderes de música en el barrio

19.4.1

El obispado

El obispo tiene la responsabilidad de la música en el barrio y podría delegar esta responsabilidad en uno de sus consejeros. Los obispados tienen las siguientes responsabilidades:

  • Llamar y apartar a miembros para que sirvan en los llamamientos de música que se describen en 19.4.219.4.3, según sea necesario.

  • Ponerse de acuerdo con el coordinador de música del barrio a fin de planificar la música para las reuniones sacramentales (véase 19.3.1).

  • Enseñar acerca de la importancia de adorar por medio de la música en las reuniones. Animar a los miembros a participar en el canto de la congregación. Animar a los miembros, en particular a los jóvenes, a utilizar música edificante en su vida diaria (véase 19.2).

  • Determinar en qué ocasiones se pueden utilizar instrumentos que no sean el piano ni el órgano en las reuniones de la Iglesia (véase 19.3.6).

  • Apoyar al coro del barrio alentando a los miembros a participar en él.

19.4.2

El coordinador de música de barrio

El coordinador de música de barrio presta servicio bajo la dirección del obispado y tiene las siguientes responsabilidades:

  • Ser un recurso para el obispado y otros líderes del barrio en cuanto a asuntos relacionados con la música. Asistir a las reuniones del consejo de barrio, según lo invite el obispo, a fin de ayudar a coordinar la música en el barrio.

  • Colaborar con el obispado con el objeto de planificar la música para las reuniones sacramentales (véanse 19.3.119.3.2).

  • Recomendar y supervisar programas de capacitación de música en el barrio, si fueran necesarios (véase 19.6). Ayudar a los miembros a encontrar oportunidades de desarrollar y utilizar sus talentos musicales en el barrio.

  • Según lo solicite el obispado, recomendar a miembros para que sirvan en llamamientos de música de barrio. Orientar a quienes sirvan en esos llamamientos, ofreciéndoles apoyo, instrucción y capacitación, según sea necesario.

  • Prestar servicio en otros llamamientos de música de barrio si no se ha llamado a otras personas.

  • Consultar con el coordinador de música de estaca para recibir capacitación y apoyo, según sea necesario.

19.4.3

Imagen
Llamamientos adicionales

En los barrios que sean lo suficientemente grandes, el obispado podría llamar a miembros para que presten servicio en los siguientes llamamientos. Se podría llamar a servir a los jóvenes y a personas de otras religiones. Los obispados podrían adaptar estos llamamientos según sea necesario a fin de satisfacer las necesidades del barrio.

19.4.3.1

El líder de música de barrio

El líder de música dirige los himnos de la congregación en la reunión sacramental y en otras reuniones del barrio, según se le solicite.

19.4.3.2

El pianista u organista de barrio

El pianista u organista de barrio proporciona la música de preludio y de posludio, así como el acompañamiento de los himnos en la reunión sacramental y en otras reuniones del barrio, según se le solicite. Cuando sea necesario, también podría acompañar al coro o prestar servicio como pianista de la Primaria.

Si no hay nadie en el barrio que pueda tocar el piano o el órgano, están disponibles las siguientes opciones:

  • Un miembro podría tocar un instrumento alternativo aprobado por el obispo (véase 19.3.6).

  • Algunos centros de reuniones cuentan con pianos y órganos digitales que tocan acompañamientos de himnos previamente programados (véase 19.3.6.1).

  • Los miembros podrían utilizar grabaciones de las siguientes fuentes:

19.4.3.3

El director del coro y el pianista u organista del coro

El director del coro de barrio recomienda la música que vaya a cantar el coro, dirige sus ensayos y lo dirige en las reuniones sacramentales (véase 19.3.7).

El pianista u organista del coro de barrio toca en los ensayos y en las ocasiones en las que el coro cante en las reuniones sacramentales.

En el manual Curso de dirección musical, págs. 73–83, hay más información sobre cómo dirigir coros.

19.4.3.4

El líder de música y el pianista de la Primaria

Véase 12.3.4.

19.4.3.5

Los especialistas en música

El obispado podría llamar a especialistas para que ayuden con la capacitación en el barrio en cuanto a la música (véase 19.6).

19.5

Los líderes de música en la estaca

19.5.1

La presidencia de estaca

El presidente de estaca supervisa la música en la estaca y podría asignar las siguientes responsabilidades a uno de sus consejeros o a un miembro del sumo consejo:

  • Llamar y apartar a miembros para que sirvan en los llamamientos de música que se describen en 19.5.219.5.3, según sea necesario.

  • Consultar con el coordinador de música de estaca a fin de planificar la música para las conferencias de estaca y otros eventos de estaca (véanse 19.3.119.3.419.3.7.2).

  • Enseñar acerca de la importancia de adorar por medio de la música en las reuniones. Animar a los miembros a participar en el canto de la congregación. Animar a los miembros a utilizar música edificante en su vida diaria (véase 19.2).

  • Determinar en qué ocasiones se pueden utilizar instrumentos que no sean el piano ni el órgano en las reuniones de estaca (véase 19.3.6).

19.5.2

El coordinador de música de estaca

Bajo la dirección de la presidencia de estaca, el coordinador de música de estaca tiene las siguientes responsabilidades:

  • Servir como recurso para la presidencia y otros líderes de estaca en asuntos relacionados con la música.

  • Consultar con la presidencia de estaca a fin de planificar la música para las conferencias de estaca y otros eventos de estaca (véanse 19.3.119.3.419.3.7.2).

  • Recomendar y supervisar los programas de capacitación de música en la estaca (véase 19.6).

  • Según lo solicite la presidencia de estaca, recomendar a miembros para que desempeñen llamamientos de música de estaca. Orientar a las personas que sirvan en esos llamamientos. Ofrecer apoyo, instrucción y capacitación, según sea necesario.

  • Brindar capacitación y apoyo a los coordinadores de música de barrio, según sea necesario.

  • Servir como líder de música y director de coro en las reuniones de estaca, si no se ha llamado a otras personas.

19.5.3

Imagen
Los especialistas de estaca en música

Se podría llamar a especialistas de estaca en música, según sea necesario. Entre esos llamamientos podría haber un director de coro de estaca, un líder de música de estaca y un pianista u organista de estaca. También se podría asignar a especialistas de estaca en música para que brinden capacitación relacionada con la música (véase 19.6).

19.6

Capacitación y recursos de música

La obtención de conocimientos básicos de música prepara a los miembros para que utilicen sus talentos para prestar servicio en la Iglesia. Los siguientes recursos podrían ser de ayuda a las personas que tengan llamamientos de música. También podrían ser de utilidad para todos los miembros que estén interesados en desarrollar sus habilidades musicales.

Los materiales de capacitación básica de música se encuentran en la sección “El uso del himnario”, en Himnos, y en la sección “Cómo usar este libro de canciones”, en Canciones para los niños.

Los siguientes recursos también podrían ser de utilidad:

  • En la aplicación Música sagrada y en línea en music.ChurchofJesusChrist.org se ofrece una colección de partituras y grabaciones musicales que pueden usarse en el hogar y en la Iglesia. El hecho de escuchar grabaciones puede ayudar a que los miembros se familiaricen más con los himnos.

  • El reproductor interactivo de música de LaIglesiadeJesucristo.org puede resultar útil a quienes deseen aprender nueva música o desarrollar habilidades musicales.

  • El Curso elemental de música puede ayudar a los miembros a aprender a leer y a tocar música. Incluye el juego del Curso de dirección musical y el juego del Curso de acompañamiento musical. Estos recursos se pueden comprar en store.ChurchofJesusChrist.org.

  • En las Oficinas Generales de la Iglesia se ha establecido un fondo de educación musical con el fin de proporcionar teclados, materiales de capacitación e instrucción a los miembros que procuren desarrollar habilidades musicales. Para obtener información sobre este fondo, véase musicfund.ChurchofJesusChrist.org.

Los coordinadores de música de estaca y de barrio podrían organizar cursos de capacitación básica de música para líderes de música, directores de coro o pianistas u organistas. Entre los participantes podrían estar quienes sirvan actualmente en llamamientos de música y otros adultos, jóvenes y niños que estén interesados en el tema. Los coordinadores de música o los especialistas en música podrían enseñar los cursos. Los coordinadores de música también podrían recomendar a instructores calificados para que impartan la capacitación.

Donde haya suficientes miembros, los coordinadores de música podrían consultar con los líderes del sacerdocio y recomendar que se organicen talleres de capacitación de estaca o multiestaca. No se cobran honorarios por la capacitación auspiciada por la Iglesia.

19.7

Normas y pautas adicionales

19.7.1

Adquisición y empleo de la música

A los centros de reuniones nuevos se les suministra una cantidad de himnarios. Se pueden comprar más himnarios, música para coros y otros materiales de música con los fondos del presupuesto de la estaca o del barrio.

19.7.2

Uso de los instrumentos de los centros de reuniones para practicar, recibir instrucción privada y llevar a cabo recitales

Cuando no haya una alternativa razonable, los líderes del sacerdocio pueden autorizar el uso de los pianos y órganos del centro de reuniones para practicar, para impartir instrucción particular remunerada y para recitales en los que participen miembros de las unidades que utilizan el centro de reuniones. Esta autorización es una excepción, tal como se describe en 35.5.2.1. No se debe cobrar la admisión a los recitales.

19.7.3

Los coros de la comunidad

La Iglesia no patrocina coros de la comunidad que estén dirigidos o integrados principalmente por miembros de la Iglesia y que impliquen un compromiso a largo plazo. Los nombres de esos coros no deben hacer alusión a la Iglesia.

Si la presidencia de estaca lo aprueba, los coros de la comunidad podrían utilizar los edificios de la Iglesia para realizar ensayos y actuaciones. Los coros deben seguir las pautas y normas de la Iglesia relacionadas con el uso de los centros de reuniones (véase 35.5).