Escuela Dominical
18 – 24 enero. Doctrina y Convenios 3–5: “Mi obra avanzará”
anterior siguiente

“18 – 24 enero. Doctrina y Convenios 3–5: ‘Mi obra avanzará’”, Ven, sígueme — Para la Escuela Dominical Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“18 – 24 enero. Doctrina y Convenios 3–5”, Ven, sígueme — Para la Escuela Dominical 2021

Época de cosecha en Francia, por James Taylor Harwood.

18 – 24 enero

Doctrina y Convenios 3–5

“Mi obra avanzará”

Si estudia Doctrina y Convenios 3–5 antes de repasar las ideas de esta reseña, podrá recibir la guía del Espíritu Santo. La reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar podría ayudarle a comprender la historia que condujo a las revelaciones registradas en estas secciones.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Conceda a los miembros de la clase algunos minutos para que repasen los pasajes de las Escrituras que leyeron en casa y encuentren uno que les haya parecido significativo. Después invítelos a compartir lo que hayan aprendido con otra persona de la clase.

Enseñar la doctrina

Doctrina y Convenios 3:1–15

Debemos confiar en Dios en lugar de temer al hombre.

  • Al igual que José Smith, todos tenemos experiencias en las que nos sentimos presionados por otras personas para hacer algo que sabemos que está mal. ¿Qué verdades aprendemos en Doctrina y Convenios 3:1–15 que puedan ayudarnos a mantenernos fieles a Dios en situaciones semejantes?

  • José Smith necesitó ser amonestado por temer al hombre más que a Dios, aunque también necesitó que se le alentara. Invite a los miembros de la clase a buscar en la sección 3 la forma en la que el Señor disciplinó y animó a José. Por ejemplo, ellos podrían hacer una lista en la pizarra de frases de los versículos 1–15 que contengan las reprobaciones del Señor y otras frases que contengan Sus palabras de ánimo para que se arrepintiera y permaneciera fiel. ¿Qué nos enseña la experiencia de José sobre la forma en que el Salvador nos ayuda a superar nuestros errores?

Doctrina y Convenios 4

El Señor nos pide que lo sirvamos a Él con todo el corazón.

  • Las cualidades que describen a los siervos del Señor que se mencionan en Doctrina y Convenios 4:5–6 también son las cualidades de Jesucristo. Para ayudar a los miembros de la clase a averiguar más, podría invitarlos a que elijan una de las cualidades y busquen definiciones u otros pasajes de las Escrituras que les ayuden a comprender mejor esa cualidad (véase, por ejemplo, la cita de la hermana Elaine S. Dalton en “Recursos adicionales”). Después podría pedir a algunas personas que compartan lo que hayan encontrado. Ellas también podrían compartir por qué la cualidad que eligieron es un requisito para prestar servicio en el reino de Dios. ¿Cómo podemos desarrollar más esas cualidades? (Véase el versículo 7).

  • La sección Doctrina y Convenios 4 fue dirigida a José Smith, padre, quien quería saber cómo podía ayudar en la obra del Señor. Esta sección también le puede servir a cualquiera de nosotros que tenga el deseo de servir al Señor. Una manera de estudiar la sección consiste en que los miembros de la clase se junten en pequeños grupos y escriban una descripción laboral de los siervos de Dios, haciendo uso de la sección 4 como guía. ¿En qué se diferencian esas cualidades de otras descripciones laborales? ¿Por qué son esenciales esas cualidades para hacer la obra de Dios? La cita del élder David A. Bednar que se encuentra en “Recursos adicionales” puede ayudar a los miembros de la clase a comprender la importancia de desarrollar esas cualidades.

Doctrina y Convenios 5

El testimonio de la verdad viene a aquellos que son humildes y creyentes.

  • Si las planchas de oro se mostraran para que las viera el mundo, ¿convencería eso a todos de la veracidad del Libro de Mormón? ¿Por qué sí o por qué no? (Véase Doctrina y Convenios 5:7). Quizá los miembros de la clase podrían escudriñar la sección 5 en busca de ideas que puedan ayudarlos a responder a alguien que pida pruebas de que el Libro de Mormón es verdadero. ¿Qué enseñó el Señor a José Smith y a Martin Harris que nos pueda ayudar a obtener un testimonio propio de verdades del Evangelio?

    Martin Harris, por Lewis A. Ramsey.

Recursos adicionales

Virtud significa fortaleza.

La hermana Elaine S. Dalton dio esta explicación de la virtud: “… La virtud es una palabra que no solemos oír en la sociedad actual, pero la raíz latina virtus significa fuerza. Las mujeres y los hombres virtuosos poseen una apacible dignidad y una fortaleza interior. Ellos tienen confianza porque son dignos de recibir el Espíritu Santo” (“El regreso a la virtud”, Liahona, noviembre de 2008, pág. 79).

Llegar a ser misionero.

El élder David A. Bednar dijo: “… el proceso de llegar a ser misioneros no exige que un jovencito lleve camisa blanca y corbata [o que una jovencita lleve vestido] a la escuela todos los días o que siga las reglas misionales en lo que concierne a la hora de acostarse y levantarse… Pero pueden incrementar su deseo de servir a Dios [véase Doctrina y Convenios 4:3] y pueden empezar a pensar como piensan los misioneros, a leer lo que leen los misioneros, a orar como oran los misioneros y a sentir lo que sienten los misioneros. Pueden evitar las influencias mundanas que hacen que el Espíritu Santo se aleje, y pueden aumentar su confianza al reconocer los susurros espirituales y responder a ellos” (véase “Llegar a ser misioneros”, Liahona, noviembre de 2005, pág. 46).

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Haga preguntas que fomenten el análisis significativo. Las preguntas que tienen más de una respuesta correcta invitan a los alumnos a responder conforme a sus propios pensamientos, sentimientos y experiencias personales. Por ejemplo, podría preguntar: “¿Cómo saben en qué momento Dios les está hablando a ustedes?” (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 33).