Primaria
12 – 18 octubre. 3 Nefi 20–26: “Sois los hijos del convenio”
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“12 – 18 octubre. 3 Nefi 20–26: ‘Sois los hijos del convenio’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Libro de Mormón 2020 (2020)

“12 – 18 octubre. 3 Nefi 20–26”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2020

Ilustración de cuando Cristo se aparece a los nefitas, por Andrew Bosley.

12 – 18 octubre

3 Nefi 20–26

“Sois los hijos del convenio”

Cuando lea 3 Nefi 20–26, “escudriñ[e] estas cosas diligentemente” (3 Nefi 23:1) a fin de hallar verdades que se sienta inspirado a compartir con los niños de su clase.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Pase una imagen del Salvador entre los niños. Cuando cada niño sostenga la imagen, invítelo a compartir algo que hizo o enseñó Jesús cuando visitó al pueblo del Libro de Mormón. Podrían compartir algo que aprendieron en casa o en la Primaria.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

3 Nefi 20:1

Puedo orar en mi corazón.

Si la clase aprendió acerca de la oración la semana pasada, podría emplearlo como base y ampliarlo con una de estas actividades.

Posibles actividades

  • Pida a los niños que le demuestren lo que hacen cuando oran. ¿Qué hacen con la cabeza? ¿Con los brazos? ¿Con los ojos? Explique que a veces queremos hablar con el Padre Celestial pero no podemos arrodillarnos ni cerrar los ojos. ¿Qué podemos hacer? Lea esto a los niños en 3 Nefi 20:1: “[Jesús] les mandó que no cesaran de orar en sus corazones”. Diga a los niños cómo ora usted en su corazón.

  • Dibuje una boca y un corazón en la pizarra, y pida a los niños que señalen la boca y le digan algunas cosas que dicen cuando oran; luego pídales que señalen el corazón y explíqueles que podemos decir esas mismas cosas en nuestro corazón. Testifique que el Padre Celestial conoce nuestros sentimientos y pensamientos.

3 Nefi 24:8–12

El pago del diezmo trae bendiciones.

No se espera que los niños que no hayan sido bautizados paguen diezmo. Sin embargo, nunca es demasiado pronto para enseñarles los principios y las bendiciones relacionadas con esa ley.

Posibles actividades

  • Si el salón de clases cuenta con una ventana, invite a los niños a mirarla. Si abrimos la ventana ¿qué puede entrar al salón? Lea 3 Nefi 24:10 y explique que cuando pagamos el diezmo, se abren las “ventanas de los cielos” y recibimos bendiciones en nuestra vida.

  • Muestre a los niños diez monedas (u otros objetos pequeños). Invíteles a contar las monedas con usted. Testifique que todo lo que tenemos es una bendición del Padre Celestial. Separe una moneda y explique que cuando pagamos el diezmo, entregamos al Padre Celestial una décima parte de lo que ganamos. Muestre imágenes que representen la forma en que se utiliza el diezmo para bendecir a la Iglesia del Señor (tales como construir templos, predicar el Evangelio, etc.; véase Libro de obras de arte del Evangelio, nros. 109–110, 118–119).

  • Entonen juntos una canción sobre el diezmo, tal como “Mi diezmo al Señor daré” (Liahona, octubre de 2006, pág. 13 de la sección Amigos). Señale las frases que enseñen por qué pagamos el diezmo.

3 Nefi 25:5–6

El Padre Celestial quiere que aprenda en cuanto a mis antepasados.

Tal como se profetiza en esos versículos, Elías el Profeta ha restaurado las llaves de sellamiento que nos permiten estar con nuestra familia por la eternidad.

Posibles actividades

  • Lea 3 Nefi 25:6 e invite a los niños a ponerse la mano sobre el corazón cada vez que escuchen la palabra “corazón”. Explique que el Padre Celestial desea que “los hijos” (es decir, todos nosotros) aprendamos en cuanto a “los padres” (o sea, nuestros padres, abuelos y bisabuelos) y que sintamos amor por ellos.

  • Invite a uno de los padres de alguno de los niños a hablar sobre sus antepasados; o bien, cuente a los niños una historia sobre uno de sus antepasados. De ser posible, muestre fotografías. Testifique que el Padre Celestial quiere que estemos con nuestra familia para siempre, y es por eso que nos dio templos. Canten juntos “Las familias pueden ser eternas” (Canciones para los niños, pág. 98).

Enseñar la doctrina: Niños mayores

3 Nefi 23:1, 5

Puedo escudriñar las Escrituras diligentemente.

El Salvador dijo a la multitud que escudriñara las Escrituras, y Él quiso asegurarse de que escribieran las palabras de los profetas (véanse 3 Nefi 23:1, 5–13; 26:2).

Posibles actividades

  • Invite a los niños a leer 3 Nefi 23:1, 5 y a buscar una palabra que se repite tres veces. ¿Qué significa escudriñar las palabras de los profetas? ¿Cuál es la diferencia entre escudriñar y solo leer? Diga a los niños cómo usted escudriña las Escrituras y lo que encuentra allí.

  • Entregue a cada niño una tarjeta u hoja pequeña de papel, e invítelos a anotar la referencia de un pasaje favorito de las Escrituras. (De ser necesario, deles sugerencias). Permita que se turnen para esconder la tarjeta en el salón mientras que el resto de los niños se cubren los ojos. Pida a los niños que busquen la Escritura y, cuando la encuentren, que la lean juntos. ¿Qué encontramos en ese pasaje de las Escrituras que es importante para nosotros?

3 Nefi 24:8–12

Pagar el diezmo abre las ventanas de los cielos.

Cuando enseña a los niños en cuanto al diezmo, los está preparando para recibir “una bendición tal que no haya donde contenerla” (3 Nefi 24:10).

Posibles actividades

  • En la pizarra, escriba Si pago diezmos, el Señor . Invite a los niños a leer 3 Nefi 24:8–12 y ayúdeles a encontrar frases que completen esa frase. Comparta una experiencia en la que haya sido bendecido por haber pagado el diezmo.

  • Anote algunas cantidades de dinero en la pizarra y ayude a los niños a calcular cuánto sería el diezmo que debemos dar (diez por ciento) por cada cantidad. Enséñeles cómo llenar un formulario de donación de diezmos.

  • Ayude a los niños a enumerar en la pizarra algunas de las formas en que se utiliza el diezmo para bendecir a la Iglesia del Señor (para construir templos, predicar el Evangelio, publicar las Escrituras, etc.). Pida a los niños que hagan dibujos (o que busquen imágenes en las revistas de la Iglesia) de formas en que los diezmos bendicen a la Iglesia.

3 Nefi 25:5–6

El Padre Celestial quiere que aprenda en cuanto a mis antepasados.

Considere cómo inspirará a los niños a buscar a sus antepasados para que cuando tengan la edad suficiente para ir al templo, puedan llevar a cabo las ordenanzas a favor de esos antepasados.

Posibles actividades

  • Diga a los niños que 3 Nefi 25:5–6 contiene una profecía sobre un acontecimiento que sucedería en los últimos días. Invítelos a leer esos versículos para averiguar de qué se trata. Testifique que esa profecía ya se cumplió, e invite a los niños a leer sobre ella en Doctrina y Convenios 110:13–16 (véase también Libro de obras de arte del Evangelio, nro. 95). Explique que cuando aprendemos sobre nuestros antepasados y llevamos a cabo la obra del templo por ellos, nuestro corazón se está volviendo a nuestros padres.

  • Hable a los niños acerca de uno de sus antepasados que haya fallecido sin la oportunidad de ser bautizado. Si es posible, muéstreles una fotografía. Exprese su testimonio de que el Padre Celestial ama a esa persona, por lo que preparó una vía para que él o ella recibiera el bautismo por medio de la obra que se lleva a cabo en los templos. Pida a los niños que busquen una frase en 3 Nefi 25:6 que pudiera describir lo que usted siente en cuanto a su antepasado.

  • Ayude a los niños a llenar un árbol familiar con los nombres de sus padres y abuelos. Aliéntelos a que les pidan a sus padres que les ayuden a agregar más nombres.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a que pidan a sus padres o abuelos que les cuenten historias sobre sus antepasados.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Los niños aprenden de muchas maneras. Los niños disfrutan aprender por medio de experiencias nuevas y variadas; utilice actividades que les permitan moverse, hacer uso de todos sus sentidos y probar cosas nuevas (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 25).