Liahona
¿Cómo podemos oír la voz de Dios?
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Ven, sígueme: Libro de Mormón

¿Cómo podemos oír la voz de Dios?

3 Nefi 8–11

14 – 20 septiembre

Justo antes del ministerio del Salvador entre los nefitas, después de Su resurrección, ellos oyeron la voz del Padre Celestial que presentaba a Jesucristo como “mi Hijo Amado, en quien me complazco” (3 Nefi 11:7). La experiencia de los nefitas puede enseñarnos mucho sobre cómo podemos oír la voz de Dios por medio del Espíritu Santo en nuestra propia vida.

Asistir al templo

Los nefitas se hallaban reunidos en los alrededores del templo en la tierra de Abundancia (véase 3 Nefi 11:1). Estar en ese lugar sagrado les proporcionó la oportunidad de oír la voz de Dios.

¿Cómo podemos prepararnos para asistir al templo y oír la voz de Dios por medio del Espíritu?

Sentir el poder

Al principio, los nefitas oyeron una “voz suave”, pero “no entendieron la voz” (3 Nefi 11:3). Esa voz “penetró hasta lo más profundo de los que la oyeron” (3 Nefi 11:3).

¿Cómo podemos sentir el poder de la “voz apacible y delicada” del Espíritu? (véase 1 Reyes 19:11–12).

Aguzar el oído

Después de que los nefitas oyeron la voz por tercera vez, “aguzaron el oído para escucharla” (3 Nefi 11:5). Se humillaron y estuvieron dispuestos a escuchar.

¿Cómo podemos humillarnos para oír la voz de Dios a través del Espíritu?

Volverse hacia la Fuente

Una vez que los nefitas aguzaron el oído, “mira[ron] atentamente hacia el cielo, de donde venía el sonido” y “entendieron la voz que oyeron” (3 Nefi 11:5–6).

Ilustraciones por Carolyn Vibbert.