Los templos nos unen a Dios y a los demás

Gracias al sacrificio de Jesucristo y a las promesas que hacemos cuando elegimos seguirlo, podemos esperar anhelosamente volver a vivir con nuestros seres queridos y con Dios después de esta vida.

four young people walk outside of the temple

Los convenios son promesas

En momentos importantes de nuestra vida, podemos fortalecer nuestra relación con Dios y recibir bendiciones especiales de Él por medio de los convenios. Un convenio es una promesa sagrada entre Dios y Sus hijos aquí en la tierra. Dios establece las condiciones del convenio y nos da la opción de aceptarlas. Al honrar las promesas que hemos hecho, podemos tener plena fe en que Dios siempre cumplirá Sus promesas para con nosotros. La oportunidad de tener una relación de convenio con Dios está al alcance de todos Sus hijos.

John the Baptist Baptizes Christ

Para los miembros de la Iglesia, el primer convenio que hacemos con Dios tiene lugar cuando somos bautizados. Los convenios a menudo se hacen mediante ordenanzas sagradas como el bautismo. Una ordenanza es una ceremonia religiosa realizada con la autoridad del sacerdocio de Dios. Después del bautismo, recibimos el Espíritu Santo a través de otra ordenanza. Juntos, estos compromisos sagrados nos ofrecen un nuevo comienzo: nuestros pecados son perdonados y nos convertimos en miembros de la Iglesia de Jesucristo. Cumplir los convenios con Dios nos fortalece a lo largo de nuestra vida.

Cuando somos bautizados, prometemos a Dios que guardaremos Sus mandamientos, mostraremos amor a los demás y tomaremos sobre nosotros el nombre de Jesucristo. Y si hacemos estas cosas, Dios promete perdonar nuestros pecados, bendecirnos con Su Espíritu Santo y ayudarnos a volver a vivir con Él para siempre.

Cada domingo, en la Iglesia, renovamos el convenio que hicimos en el bautismo al tomar la Santa Cena del Señor (que es similar a la comunión o la eucaristía). Este hermoso recordatorio de nuestro convenio sigue el modelo de la Santa Cena que Jesús presentó a Sus apóstoles antes de Su muerte.

En el templo hacemos convenios

A group of youth walking towards the St. George Utah Temple.

Los templos son diferentes de los miles de edificios locales de la Iglesia, donde celebramos los servicios de adoración dominicales y realizamos otras actividades. Los templos son Casas del Señor únicas y son lugares especiales y sagrados dedicados a la obra más sagrada de Dios.

Después del bautismo, los miembros adultos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pueden hacer convenios adicionales con Dios en el templo, los cuales fortalecerán su relación con Él y les traerán bendiciones aún mayores.

La investidura

La palabra investidura significa “don”. En la ordenanza de investidura del templo, los miembros adultos de la Iglesia aprenden más sobre el evangelio de Jesucristo. También hacen convenios solemnes que incluyen la promesa de obedecer los mandamientos de Dios y dedicar todo lo que tienen y todo lo que son al Señor. A cambio, reciben bendiciones como un mayor conocimiento del plan de Dios para nuestra felicidad, un mayor poder para seguir el ejemplo de Jesús y la oportunidad de vivir para siempre con Dios algún día.

Sellamiento

Uno de los grandes gozos del evangelio de Jesucristo es la promesa de que los lazos familiares pueden continuar más allá de esta vida terrenal. En el templo, las familias pueden unirse por toda la eternidad. Este matrimonio especial en el templo se llama “sellamiento”. Durante una ceremonia de sellamiento en el templo, los novios se arrodillan ante un altar para hacer convenios entre ellos y con Dios. Prometen honrarse y amarse completamente y se comprometen a seguir las enseñanzas y el ejemplo de Jesús. A su vez, se les promete que su matrimonio y su familia podrán perdurar más allá de esta vida y hasta la eternidad.

Young couple stands outside the Ogden Utah Temple. They are looking out at the temple in the background with the Angel Moroni being almost top center of the image. He is wearing a dark blue suit with white collared shirt. She is in a white dress. It is late afternoon/early evening.

Ordenanzas por antepasados fallecidos

Creemos en un Dios perfectamente justo y misericordioso que nunca negaría a uno de Sus hijos las bendiciones de la vida eterna ni una familia eterna por circunstancias que no pueden controlar. Dios ha provisto una manera para que realicemos bautismos, investiduras y sellamientos por representante a favor de nuestros antepasados que tal vez no hayan tenido la oportunidad antes de morir. “Por representante” significa simplemente que alguien que está vivo puede actuar como sustituto en nombre de alguien que ha fallecido. Estas sagradas ceremonias se llevan a cabo únicamente en los templos. Como la vida continúa después de la muerte, creemos que nuestros antepasados pueden elegir aceptar o rechazar esta ofrenda hecha con amor para ellos.

Preguntas habituales

¿En qué se diferencia un templo de una iglesia común?
¿Puedo entrar en un templo?
¿Cómo son los casamientos en el templo?
Tu familia puede estar junta para siempre
Los misioneros pueden enseñarte más sobre cómo las bendiciones de los convenios bautismales y del templo, incluida la promesa de una familia eterna, pueden formar parte de tu vida.
Solicita una visita