Usted ha sido llamado como maestro de la Iglesia de Jesucristo
    Notas al pie de página
    Theme

    “Usted ha sido llamado como maestro de la Iglesia de Jesucristo”, Ven, sígueme — Para la Escuela Dominical Libro de Mormón 2020 (2020)

    “Usted ha sido llamado como maestro de la Iglesia de Jesucristo”, Ven, sígueme — Para la Escuela Dominical 2020

    Jesus Christ. Good Shepherd

    Usted ha sido llamado como maestro de la Iglesia de Jesucristo

    Usted ha sido llamado por Dios para enseñar a Sus hijos a la manera del Salvador y fue apartado para este llamamiento por la autoridad de Su santo sacerdocio. Aun cuando no tenga experiencia como maestro, al vivir dignamente, orar a diario y estudiar las Escrituras, el Padre Celestial le concederá la influencia y el poder del Espíritu Santo que le ayudarán a tener éxito (véase 2 Nefi 33:1).

    Los que han sido confiados a su cuidado son hijos del Padre Celestial, y Él sabe lo que ellos necesitan y cuál es la mejor manera de llegar a ellos. Por medio del Espíritu Santo, Dios le guiará mientras se prepare y cuando esté enseñando. Él le revelará lo que debe decir y hacer (véase 2 Nefi 32:5).

    El propósito esencial de la enseñanza y el aprendizaje del Evangelio es cambiar vidas. Su meta como maestro es ayudar a las personas a las que enseña a hacer todo lo que puedan para convertirse más al evangelio de Jesucristo, lo cual es una labor que se extiende más allá de la hora de clase. Invite a las personas a las que enseña a participar activamente en el aprendizaje de los principios y la doctrina de Jesucristo, y a actuar de conformidad con lo que aprendan. Aliéntelos a que hagan de su estudio individual y familiar la fuente principal de su aprendizaje del Evangelio. A medida que actúen con fe, estudiando de forma individual y familiar, invitarán al Espíritu a su vida y es el Espíritu lo que conduce a la verdadera conversión. Todo lo que usted haga como maestro debe apuntar hacia ese sagrado objetivo.

    Enseñe solo la doctrina del evangelio restaurado de Jesucristo tal y como se halla en las Escrituras y las palabras de los profetas de los últimos días. La doctrina pura —la verdad eterna e inmutable impartida por Dios y Sus siervos— invita al Espíritu y tiene el poder de cambiar vidas.

    El llamamiento de enseñar es una responsabilidad sagrada y es normal sentirse abrumado de vez en cuando. Sin embargo, recuerde que su Padre Celestial le ha llamado y que nunca le abandonará. Esta es Su obra y si sirve con “todo [su] corazón, alma, mente y fuerza” (D. y C. 4:2), Él aumentará sus habilidades, dones y talentos, y su servicio bendecirá la vida de las personas a las que enseña.