Primaria
14 – 20 septiembre. 3 Nefi 8–11: “Levantaos y venid a mí”
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“14 – 20 septiembre. 3 Nefi 8–11: ‘Levantaos y venid a mí’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Libro de Mormón 2020 (2020)

“14 – 20 septiembre. 3 Nefi 8–11”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2020

Yo soy la luz del mundo, por James Fullmer.

14 – 20 septiembre

3 Nefi 8–11

“Levantaos y venid a mí”

Lea 3 Nefi 8–11 pensando en los niños a quienes enseña. Las ideas de esta reseña le pueden ayudar a guiar su preparación.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Muestre una imagen de cuando Jesucristo se apareció en el continente americano, tal como la que se encuentra en la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar. Invite a los niños a señalar los detalles de la imagen y a compartir algo que sepan sobre el relato que representa.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

3 Nefi 8–11

Jesucristo me invita a venir a Él.

Probablemente no le sea posible compartir con los niños todos los detalles de la aparición del Salvador al pueblo de Nefi, pero puede ayudarles a sentir el amor que demostró al pueblo en 3 Nefi 8–11.

Posibles actividades

  • Relate a los niños sobre las tormentas y las tinieblas que se describen en 3 Nefi 8, teniendo cuidado de no asustarlos ni disgustarlos. Podría utilizar el “Capítulo 42: Las señales de la crucifixión de Cristo” (Historias del Libro de Mormón, págs. 117–119, o el video correspondiente en churchofjesuschrist.org). Pregunte a los niños cómo se habrían sentido si hubieran estado en esas tormentas y tinieblas. Explique que las tormentas y tinieblas eran señales de que Jesús había muerto, y muestre una imagen de la Crucifixión (véase Libro de obras de arte del Evangelio, nro. 57). Luego lea 3 Nefi 9:13. ¿Qué dijo Jesús que Él haría por quienes se arrepintieran? Ayude a los niños a entender que la palabra “sanar” de ese versículo significa que Jesús los perdonaría.

  • Muestre la imagen que se encuentra en la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar mientras describe con sus propias palabras la aparición del Salvador resucitado a los nefitas y lamanitas. Lea pasajes cortos de 3 Nefi 11 que les ayuden a sentir el carácter sagrado de ese acontecimiento. Invítelos a cerrar los ojos y a imaginar cómo se sentirían si tuvieran la oportunidad de ver a Jesús; o bien, muestre el primer minuto del video “Mi gozo es completo” (churchofjesuschrist.org). Diga a los niños cómo se siente usted cuando lee sobre esos acontecimientos y medita en ellos. Testifique que Jesús quiere que todos vengamos a Él y sintamos Su amor. Llene la hoja de actividades con los niños.

3 Nefi 10:4–6

Jesús protege a Su pueblo como una gallina protege a sus polluelos.

La imagen de una gallina que junta a sus polluelos puede enseñar a los niños en cuanto al consuelo y la protección que el Salvador ofrece si venimos a Él.

Posibles actividades

  • Muestre una imagen de una gallina cuidando a sus polluelos. Lea 3 Nefi 10:6 y diga a los niños cómo la gallina llama a sus polluelos y los protege bajo sus alas cuando hay peligro. Analicen en qué sentido Jesús es como la gallina y nosotros como los polluelos. ¿Cómo podemos venir a Él y hallar seguridad?

  • Coloque una imagen de Jesús en la pared. Invite a los niños a caminar por el salón mientras lee 3 Nefi 10:4 en voz alta. Dígales que se dirijan hacia la imagen de Jesús cuando escuchen las palabras “juntado” o “junta”. Repita la actividad mientras lee los versículos 5 y 6. Comparta con los niños la forma en que usted ha acudido al Salvador en busca de seguridad, y testifique que Él nos protegerá de peligros espirituales a medida que guardemos Sus mandamientos.

3 Nefi 11:21–26

Jesucristo quiere que me bautice.

Los niños a quienes enseña se están preparando para ser bautizados. Las enseñanzas de Cristo en esos pasajes pueden ayudarles a saber por qué el bautismo es importante.

Posibles actividades

  • Lea 3 Nefi 11:21–26 e invite a los niños a ponerse de pie cada vez que escuchen alguna conjugación de la palabra “bautizar”. Explique que Jesús enseñó la manera correcta de ser bautizado. Muestre la imagen de un niño que está siendo bautizado (véase el Libro de obras de arte del Evangelio, nro. 104). Si los niños han visto un bautismo anteriormente, invítelos a describir lo que vieron. ¿Quién llevó a cabo el bautismo y cómo lo hizo?

  • Con anticipación, invite al padre de uno de los niños a asistir a la clase y a compartir con los niños por qué es importante que seamos bautizados por inmersión por alguien que posea el sacerdocio. Él también podría explicar a los niños lo que sucederá cuando se bauticen y las bendiciones que recibirán. Aliéntelo a utilizar 3 Nefi 11:23–26 en su explicación.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

3 Nefi 8–11

Cuando estoy en tinieblas, Jesucristo puede ser mi luz.

Un poderoso mensaje de esos capítulos es que Jesucristo es la Luz del mundo y puede ser una luz en nuestra vida.

Posibles actividades

  • Lean juntos 3 Nefi 8:5–7, 11–23 y 10:9–13 (si es posible, oscurezca el salón a medida que vaya leyendo). Haga pausas en la lectura de vez en cuando y pregunte a los niños cómo habría sido vivir esos acontecimientos. Lea con los niños algunas de las palabras que Jesucristo pronunció a los del pueblo cuando estaban en tinieblas (véase 3 Nefi 9:13–14, 18). ¿Por qué Jesucristo se llamó a Sí mismo la Luz del Mundo? ¿Qué invitó Jesús al pueblo y a nosotros a hacer para que Él pueda ser nuestra luz? (véase 3 Nefi 9:20–22).

  • Muestre a los niños un mapa del mundo y ayúdeles a encontrar Jerusalén y el continente americano. Explique que la destrucción que se describe en 3 Nefi 8 fue una señal al pueblo del continente americano de que Jesucristo había sido crucificado en Jerusalén. Lean juntos 3 Nefi 11:1–15 y pida a los niños que le digan cuando encuentren algo en esos versículos que les ayude a sentir el amor de Dios. Comparta el versículo 37 y testifique que el Salvador ama a todos los niños. Exprese su testimonio de la veracidad de lo que están leyendo.

Uno por uno, por Walter Rane.

3 Nefi 11:1–8

Puedo aprender a reconocer la voz de Dios en mi vida.

Al principio el pueblo no entendió la voz que escuchó del cielo. ¿Qué pueden aprender los niños en cuanto a recibir revelación de ese relato?

Posibles actividades

  • Lea 3 Nefi 11:1–4 con los niños, deteniéndose para hacer preguntas como “¿Por qué creen que la gente no podía entender la voz?”. Luego pídales que lean los versículos 5–7 para averiguar qué hizo la gente que les ayudó a entender la voz en su corazón. ¿De qué manera podemos tratar de escuchar a Dios cuando Él nos habla al corazón por medio del Espíritu Santo?

  • Reproduzca la grabación de un himno o de una canción de la Primaria en volumen muy bajo para que sea difícil de escuchar. Pregunte a los niños si pueden entender lo que dice la canción. Luego ayude a los niños a buscar descripciones de la voz del cielo en 3 Nefi 11:3. ¿Por qué Dios no nos habla con una voz “áspera” ni “fuerte”? ¿Qué podemos hacer para escucharlo mejor?

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a contarle a alguien sobre la visita de Jesús al continente americano (si es posible, a alguien que todavía no lo sepa).

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Trate las interrupciones con amor. “En ocasiones, un niño podría interrumpir el aprendizaje del resto de los integrantes de la clase. Si eso sucede, muestre paciencia, amor y comprensión hacia los desafíos que ese niño pudiera estar afrontando… Si el niño que causa interrupciones tiene necesidades especiales, hable con el o la especialista en discapacidades del barrio o de la estaca, o bien visite el sitio disabilities.churchofjesuschrist.org para averiguar cómo puede satisfacer mejor esas necesidades” (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 26).