2009
Ayuda ante el desastre
anterior

Ayuda ante el desastre

Maremoto sacude las islas del Pacífico Sur.

Los miembros de la Iglesia se ayudan unos a otros y a su prójimo a limpiar después de que un terremoto con una magnitud de 8,0 provocara un maremoto ocurrido el 29 de septiembre de 2009 en el Pacífico Sur.

El terremoto y las oleadas del maremoto quitaron la vida a más de 180 personas, dejando cientos de personas perdidas o heridas, y destruyendo numerosos edificios. En Samoa se confirmó la muerte de 140 personas, más de 30 en Samoa Americana y 9 en Tonga. Entre los muertos había por lo menos 26 miembros de la Iglesia: 22 en Samoa y 4 en la contigua Samoa Americana.

Los líderes locales del sacerdocio ayudaron con las necesidades inmediatas, como la distribución de alimentos, agua y artículos de higiene; además, han trabajado conjuntamente con los oficiales de gobierno y organizaciones de socorro a fin de organizar medidas a largo plazo. El 6 de octubre, la Iglesia envió desde Salt Lake City un avión cargado de suministros.

Tifones azotan a Filipinas y a Vietnam

La Iglesia y sus miembros se movilizaron para brindar socorro después de que el tifón Ketsana azotara las Filipinas y el sureste de Asia, en el que perdieron la vida más de 300 personas en septiembre y octubre de 2009.

La tormenta primeramente se avistó en las Filipinas, donde más de medio millón de personas quedaron desplazadas. Más de 560.000 personas fueron evacuadas a más de 600 campamentos. Entre las 275 personas que perdieron la vida se encontraban 12 miembros de la Iglesia, mientras que otros 14 se contaban entre los desaparecidos. Las inundaciones destruyeron las casas de 44 miembros y causaron daños a 223 más. Por lo menos 25 capillas sufrieron daños por la inundación, y otras 25 se utilizaron como refugios provisionales.

En el tifón en Vietnam perdieron la vida más de 40 personas en inundaciones y deslizamientos. Antes de que se desatara la tormenta, se evacuaron de las provincias centrales a aproximadamente 200.000 personas. Todos los miembros y misioneros de la Iglesia en Vietnam se encuentran bien y se ha dado cuenta de cada uno de ellos.

A la semana siguiente, el tifón Parma azotó las provincias del norte de las Filipinas, donde por lo menos otras 160 personas perdieron la vida.

Varios terremotos asolan Indonesia

El 30 de septiembre ocurrió un terremoto con una magnitud de 7,6 a 50 km de la costa de la isla indonesia de Sumatra. Al día siguiente, ocurrió otro terremoto, con una magnitud de 6,8.

Perdieron la vida por lo menos 1.100 personas, hiriendo a cientos de personas más, dejándolas atrapadas bajo los escombros y los deslizamientos de tierra. El terremoto destruyó hospitales, escuelas, centros comerciales, puentes y caminos; cortó los cables de alta tensión y provocó derrumbes.

Todos los miembros de la Iglesia están bien, y no se han recibido informes en cuanto a daños a las propiedades de la Iglesia; el epicentro del terremoto se ubicó a 800 km de distancia de donde vivían los miembros.