Una gran obra
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“Una gran obra”, Para la Fortaleza de la Juventud, enero de 2021, págs. 20–21.

Una gran obra

Lema para los jóvenes 2021:
Doctrina y Convenios 64:33–34

El Señor les ha invitado a que se unan a “la obra más grandiosa” sobre la tierra1.

Ustedes, mujeres y hombres jóvenes maravillosos, forman parte de algo magnífico: están “poniendo los cimientos de una gran obra” (Doctrina y Convenios 64:33). Esa obra ayuda al Señor Jesucristo a llevar a cabo Su misión a medida que participamos en el recogimiento de Israel en ambos lados del velo y en la edificación de Sion.

Unirse al batallón de jóvenes

El presidente Russell M. Nelson les ha invitado a cada uno de ustedes a unirse a esa obra como parte del “batallón de jóvenes del Señor”2. Pero ¿qué es un batallón? Un batallón es una unidad especializada diseñada para realizar tareas específicas en conjunto. Eso significa que ustedes son parte de una unidad especializada para encontrar y cumplir su parte en la gran obra del Señor.

Cuando el profeta les invitó a que vieran el propósito de sus vidas con un enfoque en el recogimiento de Israel, la vida de ustedes empezó a parecerse a la de Moisés. Moisés, que fue criado como príncipe de Egipto, tuvo que huir para salvar su vida y más tarde se conformó con su simple vida cuidando ovejas. Sin embargo, el Señor lo llamó y declaró: “Tengo una obra para ti” (Moisés 1:6). Nuestro Padre Celestial sabía algo que Moisés no sabía: que con la ayuda de Dios, Moisés podría ser fundamental en rescatar una gran nación; podría hacer cualquier cosa.

Ustedes pueden marcar una diferencia

Quizás se pregunten: “Yo no soy Moisés. ¿Acaso puedo marcar una diferencia en este mundo?”. A veces nos hemos sentido de la misma manera, pero hemos estado por aquí lo suficiente para saber que la respuesta es sí. Vemos jóvenes comunes y corrientes todos los días que deciden no vivir vidas comunes y corrientes. Ellos están teniendo una poderosa influencia en quienes les rodean simplemente por el hecho de ser, discretamente, verdaderos discípulos de Jesucristo. Están desarrollando sus talentos y ayudando a que sus familias tengan éxito. Ustedes son llamados por un profeta a “poner los cimientos de una gran obra”. Cuando confiamos en Jesucristo y buscamos hacer Su voluntad, ¡marcamos una diferencia!

No están solos en esto. Al unirse al batallón del Señor, se unen a un amplio grupo de jóvenes de todo el mundo. Estamos con ustedes hombro con hombro junto con sus padres, líderes y amigos, apóstoles y profetas, y los mismos ángeles del cielo; todos luchando juntos para llevar a cabo la obra del Señor (véase Doctrina y Convenios 84:88).

De las cosas pequeñas proceden las grandes

Iremos poco a poco. El Señor nos invita a dar pasos pequeños y sencillos al embarcarnos en esta gran obra (véase Doctrina y Convenios 64:33). Las acciones consistentes y fieles harán que avancemos y nos invitarán a tender una mano y ayudar a los que nos rodean. Algunas de esas cosas sencillas pueden adaptarse a ustedes personalmente, ya que el camino no será exactamente igual para todos.

Oren para saber quiénes son y para comprender la función personal que tienen en el plan de Dios. Oren para saber qué cosas pequeñas y sencillas deben hacer cada día. Es probable que tengan que salir de su zona de confort, pero a medida que estén dispuestos a actuar conforme a las impresiones que reciban, se les dará más.

Como enseñó recientemente el presidente Nelson: “Al tratar de ser discípulos de Jesucristo, nuestros esfuerzos por escucharle a Él han de ser cada vez con mayor intención. Se requiere un esfuerzo consciente y constante para llenar nuestra vida diaria con Sus palabras, Sus enseñanzas y Sus verdades”3.

El Señor les expandirá sus habilidades y aumentará su gozo

A medida que busquen revelación, el Señor les guiará para que sepan cómo utilizar sus talentos individuales y su personalidad para servir y vivir el Evangelio. Él ampliará su imaginación, creatividad y capacidad en maneras que nunca imaginaron que serían posibles.

A medida que ofrezcan al Señor su corazón y mente dispuestos, descubrirán más amigos y mayores oportunidades para servir. Su sentido de identidad y propósito se fortalecerá y encontrarán gozo.

A veces podemos sentirnos satisfechos al conformarnos y seguir adelante sin esfuerzo, pero Dios nos tiene reservado algo más. Así como tuvo una gran obra para Moisés, Él tiene una gran obra para ustedes. ¡No se cansen! Tenemos plena confianza en ustedes, el batallón de jóvenes del Señor.